El Destacamento Penal de Bustarviejo

4 kilómetros. Recorrido circular. Dificultad: Fácil, sin apenas desnivel. Salida: Cementerio de Bustarviejo.

El paseo al Destacamento Penal y al Viaducto de Bustarviejo es un camino de ida y vuelta que no implica ninguna dificultad. Está pensado para todos los públicos, apenas tiene desnivel y está recomendado para cualquier caminante durante las cuatro estaciones del año. Recomendamos salir desde el sur del pueblo, junto al cementerio. De allí sale un sendero que conduce al viandante a una dehesa. Como explica la web Sierra Norte Madrid, el paisaje «es el derivado de las diferentes formas del granito: lanchares, berrocales, piedras caballeras, etc., que vamos a ir viendo según descendemos a ambos lados del camino principal dirección al Destacamento Penal. Este es un paisaje abierto y algo descarnado donde se intercalan las zonas de pasto con las laderas pedregosas de los montes que nos circundan tapizados por jaras y algunas plantas leñosas como el tomillo«.

Tras recorrer unos 1,9 kilómetros se llega al Destacamento Penal, una estancia de piedra conocida en el lugar como Los Barracones. Se trata de una estructura de planta rectangular con un patio central donde se alojaban presos del franquismo (la mayoría políticos, pero algunos sociales también) cuando no estaban trabajando.

El Penal de Bustarviejo se creó en 1944 como parte del programa de redención de penas por trabajos, sistema ideado por el régimen franquista​ para solventar el problema de saturación de las prisiones que había tras la guerra y, a la vez, disponer de mano de obra cuasi-esclava que realizara trabajos principalmente destinados a la construcción de infraestructuras o a la reparación de aquellas dañadas en la Guerra Civil. Además, este sistema sirvió como propaganda para la dictadura pues buscaba incidir sobre la ideología de los enemigos. Como explica un artículo de Público, «por estas dependencias pasaron entre 1944 y 1952 una media anual de 100 presos que participaron en la obra de la línea férrea entre Madrid y Burgos construyendo dos túneles (de 395 y 248 metros), un viaducto (de 26 metros de altura, con 11 arcos de 12 metros de luz) y una estación de tren ubicada en las afueras del pueblo, a cargo de la empresa contratista Hermanos Nicolás Gómez. En total, para la construcción de esta línea férrea el régimen instaló nueve destacamentos penales en el tramo comprendido entre las localidades madrileñas de Chamartín y Garganta de los Montes«.

Respecto a la estructura represiva del Penal, esta incluyó: la vivienda del teniente de la policía armada, tres barracones para los presos, un patio central, un economato, una enfermería, una cocina, letrinas y habitaciones para los guardias situadas en la parte delantera actuando como un filtro entre los presos y el exterior. Como estructuras secundarias se pueden encontrar cuatro garitas, el polvorín, las cuadras y un lavadero de ropa. Alrededor se pueden observar varias torretas cuya función era controlar incursiones del exterior, como las de los «maquis», más que a los propios presos. Esta peculiaridad se puede deducir por una arquitectura orientada al exterior. Algo llamativo es la falta de una verja pues tenían permitido estar fuera del destacamento en su horario de descanso, reflejando una idea de falsa libertad, la cual fue introducida durante el franquismo con el objetivo de llevar a cabo un moldeamiento ideológico y aprovechar la fuerza productiva de los presos.

Había una serie de colonias de familiares de presos instalada junto al Penal de Bustarviejo. Vivían en chabolas por encima de los barracones de los presos y con una línea de directa visibilidad de los mismos, para controlar que sus parientes siguieran con vida. Por cada día de duro trabajo en la vía del tren, cada preso recibía una paga de 50 céntimos. Su mujer, si estaba casado, recibiría 2 pesetas al día, más una peseta por cada hijo menor de 15 años que tuviera el matrimonio. Un sistema económico que condenaba a cientos de familias a la pobreza, pero también al control social, pues la única forma de recibir el dinero era viviendo, en cabañas improvisadas, junto al Destacamento Penal, a la vista de la Guardia Civil.

Una vez dentro del centro penitenciario, se aprecian formas de deshumanización tales como el caso de las letrinas, configuradas en forma de espacios sin intimidad. El número de presos oscilaba las 100-200 personas, que se alojaban en tres habitaciones colectivas en situación de hacinamiento. Las ventanas en las habitaciones estaban situadas a gran altura, lo cual conllevaba a una mala visión del exterior, otro ejemplo de represión desde el punto de vista arquitectónico.

En 1952, finalizadas las obras, el Destacamento quedó abandonado para su posterior conversión en un corral y manga ganadera.

En abril de 2016 se creó la Asociación de Memoria Histórica Los Barracones, con el fin de promover la rehabilitación del sitio y su historia, además de llevar a cabo actividades educativas y turísticas, a través de visitas guiadas un día al mes (confirmaciones y reservas a amhlosbarracones@gmail.com ó 639 35 22 30). ​Hoy en día, el Destacamento Penal de Bustarviejo es uno de las construcciones de este tipo mejor preservados de toda España. Fernando Trueba lo utilizó para rodar algunas escenas de la película La Reina de España.

Además del Penal (con su edificio principal y las torres de vigilancia de los guardias), se puede visitar la vía del tren (ahora inoperativa, por lo que no hay riesgo de atropello) y caminar por ella hasta el viaducto y la antigua estación de tren, ambas construidas por los presos del franquismo. Si se decide volver a Bustarviejo por el viaducto y la cañada que sigue, el «paisaje es más umbrío con prados de pasto y muros de piedra seca donde los fresnos trasmochados nos indican que, hasta hace poco tiempo, sus brotes tiernos se seguían podando para dar alimento al ganado«, como explica Sierra Norte Madrid.

Se puede ver un mapa de la ruta pinchando aquí y un PDF con una descripción más detallada de la misma en la web del Ayuntamiento de Bustarviejo

Recomendamos también la descripción de la ruta en las webs Llegar Sin Avisar y Bellum Nostrum

Comparte y difunde
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad