Un reflejo de la sociedad

Autor: Amadeu Casellas Ramón. Editado por El Grillo Libertario. Cornellá de Llobregat, 2014. 363 páginas

De lo único de lo que me arrepiento de lo que he hecho en toda mi vida, es del susto que he podido dar a los empleados y clientes en cada banco o caja de ahorros cuando entraba para llevarme dinero a punta de pistola. A todos ellos les pido disculpas

El nombre de Amadeu Casellas es sinónimo de lucha. En 1976 entró en contacto con el anarquismo y comenzó una prolífica carrera como atracador de bancos. El dinero fue a parar a distintas causas y pronto se ganó el apodo de “Robin Hood”. Fue encarcelado por primera vez en 1979 y, desde entonces, ha ido entrando y saliendo de prisión con el paso de los años, cumpliendo largas condenas pese a no tener delitos de sangre a sus espaldas.

En el año 2008, habiendo superado el tiempo máximo de condena, comenzó una huelga de hambre que duró 80 días, con el apoyo de organizaciones como la Cruz Negra Anarquista y la CNT. Se puso fin a la misma tras comprometerse Serveis Penitenciaris a tramitar su semilibertad pero, ante su incumplimiento, en 2009, inició una segunda huelga que duró 99 días y, en esta ocasión, contó con apoyos más amplios, incluido el de algunos políticos de ERC. Amadeu salió en libertad en el año 2010, tocado de salud, pero repleto de fuerzas.

Este libro repasa, en primera persona, su trayectoria vital. Desde sus comienzos en la militancia política y su consideración de anarquista, pasando por su estancia en prisión y su contacto con miembros de la Coordinadora de Presos en Lucha (COPEL).

Por desgracia, en junio del año pasado (2019) Amadeu volvió a prisión, acusado de participar en un robo de 300.000 euros, hecho que siempre ha negado. En una entrevista que dio a finales de diciembre manifestó que las cárceles «han retrocedido 30 o 40 años en derechos«.

Y allí ha permanecido, en preventiva, hasta el pasado 14 de mayo. Y es que, tras celebrarse su juicio, el juez decidió ponerle en libertad, a la espera de que se dicte sentencia, lo cual es una buena señal de cara a una posible absolución.

Comparte y difunde
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad