¿Feminismo para qué? Feminismo para todo

El 20 de mayo del año 2011 (cuando este periódico llevaba tan solo cuatro números publicados) unas compañeras colocaban una pancarta con el lema «La revolución será feminista o no será» en un punto visible de la Plaza de Sol. Por entonces era hogar del 15-M. No ocupaba más espacio que la gigantesca foto del nazi Himmler con orejas de Mickey Mouse o las proclamas de todo tipo que asediaban la cara de Paz Vega sobre un anuncio kilométrico de una marca de champú. Estas otras expresiones de «indignación» se veían acumulando desde el mismo día en que se tomó la plaza “siempre que no promocionaran a ningún colectivo” concreto.

La vida de la pancarta feminista fue, sin embargo, muy corta. La más corta. Tras un abucheo tumultuoso un hombre la desprendió, convencido, imaginamos, de que así defendía un «consenso de mínimos» que por entonces comenzaba a mutar en dogma de fe poco reflexionado.

Entre aquellos días y el último 8M ha pasado de todo. Para empezar, han pasado ocho años. En la última huelga un pequeño cartel rezaba «Lo contrario al feminismo es la ignoracia». Cuánta verdad. El diferencial entre los estados de opinión de 2011 y 2019 se traduce en pura ironía. En un artículo titulado «De la pancarta arrancada del 15M a la victoria política del 8M» (ElDiario.es, 10 de marzo de 2018), Juanlu Sánchez recuerda el episodio del abucheo y valora el eslógan como «primer aviso«a los hombres. Avisos, en realidad, ha habido muchos. El movimiento feminista es longevo. Pero el evento sí demostró que el movimiento indignado fue corto de miras a la hora de entender la potencia trasformadora de la lucha por los derechos de las mujeres. Afortunadamente, pronto nació la Comisión de Feminismos Sol.

Las Actas de la Comisión aun pueden consultarse en la web de TomaLaPlaza.net. El 23 de mayo de 2011 tuvieron Asamblea. El primer punto del orden del día fue valorar una propuesta recibida de la Asamblea General que sugería cambiar su nombre por el de «Comisión de Igualdad». El consenso de la Comisión fue muy claro: «nos seguiremos llamando Comisión de Feminismos». Menos mal. En los primeros días de la Plaza el feminismo tuvo que luchar, sobre todo, por su derecho a existir.

Por supuesto, el feminismo en el Estado no nació en el año 2011 pero la fecha nos sirve de punto de partida para plantear algunos aspectos tan profundos como maravillosos que matizan los ecos de un discurso, a día de hoy, mayoritario. Un mero ejercicio de memoria nos enseña que el feminismo es transversalidad en práctica y en potencia.

Un feminismo antirracista

Afroféminas, el colectivo de mujeres negras y afrodescendientes, explicaba el 6 de marzo de 2018 que no irían a la huelga convocada para el día 8 siguiente. La decisión provocó todo tipo de reacciones dentro y fuera del feminismo. Su fundadora, Antoinette Torres, explicaba que su «reivindicación fundamental es la deshumanización de la mujer racializada» porque el patriarcado no oprime por igual a todas las mujeres. La perspectiva de Afroféminas fue comentada en los corrillos y publicada en los diarios. Su decisión de no ir al 8M propició que prestáramos la atención merecida a la intersección entre machismo y racismo.

La correlación no es causalidad, pero el 25 de octubre de 2018, siete meses después, la filósofa y activista Ángela Davis daba en Madrid una charla titulada «El feminismo será antirracista o no será«. El eslógan nos quiere sonar a cierta pancarta. Nadie esparaba que cientos de mujeres hicieran cola durante horas para poder escucharla. La fila no sólo era enorme, sino que fue ejemplo de autoorganización y solidaridad pese a que la gran mayoría no pudo entrar.

El pasado 8M la frase «El feminismo será antirracista o no será» ya se había incorporado como consigna general en muchos de los bloques convocados. La lucha contra el racismo continúa, pero aquella decisión de Afroféminas nos recuerda que, a veces, es necesario antagonizar para promover el debate y salir reforzadas como grupo.

Un feminismo compuesto

No consigo imaginar un momento en que pudiéramos haber hablado sobre prostitución en el contexto del 15M. Desde que la ministra Valerio cantara gol el 30 de agosto de 2018 cuando se legalizó el sindicato de prostitutas OTRAS (el cual fue posteriormente ilegalizado por la Audiencia Nacional) y Towanda Rebels saludara a los puteros en youtube, los derechos laborales y sociales de las prostitutas han sido objeto de intenso debate dentro del feminismo.

El intento de legalización de la Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras) como sindicato reavivó la discusión sobre conceptos como la sexualidad, el trabajo y la libertad individual. Nos obligó a ponernos al día en el contenido de las tesis abolicionista, reglamentarista, prohibicionista y regulacionista. Nos hizo preguntarnos de nuevo ¿qué define la esclavitud?, ¿existe la libertad en el trabajo?, ¿es legítima una estrategia planteada al margen de las mujeres afectadas por ella?

Nuevamente, la antagonía favoreció el contexto para escuchar a las trabajadoras sexuales y sus demandas. En este periódico publicamos la entrevista a Putas Libertarias del Raval en la edición de diciembre 2018 o el artículo «Crisis y prostitución» en la edición de septiembre de 2012.

El asunto está lejos de alcanzar un esbozo de consenso. En la última huelga feminista, algún bloque cantaba “Putas y bolleras somos clase obrera” y algún otro portaba una cabecera defendiendo el abolicionismo. No estoy segura de que ambas cosas sean excluyentes pero el debate ha sido tenso. No obstante, las distintas posiciones han sabido encontrar la manera de coexistir sin olvidar, sin pasar de largo. Lo más importante es que el trabajo sexual ha dejado de ser un asunto ignorado.

Un feminismo de clase

Sin duda el papel más desconcertante de estos meses lo han tenido los sindicatos mayoritarios. Las demandas del feminismo exceden con creces los parámetros decimonónicos laborales a los que están acostumbrados. Que si huelga, que si paros, que si dos horas por turno, que si sólo manifestación. Parece que CCOO y UGT necesitan urgentemente una renovación interior para poder seguir el ritmo de sus propias afiliadas. Cuando ellos hablan de salario mínimo, ellas abordan la feminización de la pobreza; cuando ellos hablan de desigualdad, ellas ya comentan el valor del trabajo reproductivo. Este descompás se cobra aún algunas víctimas como las trabajadoras de la fresa o Las Kellys.

Pese a la rémora sindical, los bloques de la última convocatoria recuperaron un discurso de clase que hizo las veces de réplica al pretendido feminismo individualista y liberal que propugna Ciudadanos. El último 8M repudió la propuesta clasista e interesada de Inés Arrimadas porque, como diría Irantzu Varela, “el cuerpo de las mujeres es la última frontera del capitalismo”.

Un feminismo ecologista

La profesora Yayo Herrero le ha dado un buen empujón al Ecofeminismo (un término relativamente nuevo para designar un saber antiguo) este último año. Con frecuencia hemos encontrado reflexiones sobre la división sexual del trabajo en nuestra sociedad o el cuestionamiento del concepto hegemónico de «producción». Se trata de un salto cualitativo respecto de las meras protestas por la brecha salarial o el reparto del trabajo doméstico. La zancada tiene de grande lo que tiene también de natural. Y es que el Ecofeminismo se abre paso a golpe de coherencia.

Como dice Mary Mellor en Feminismo y Ecología (1997), «el ecofeminismo es un movimiento que ve una conexión entre la explotación y la degradación del mundo natural y la subordinación y la opresión de las mujeres. Emergió a mediados de los años 70 junto a la segunda ola del feminismo y el movimiento verde. El ecofeminismo une elementos del feminismo y del ecologismo, pero ofrece a la vez un desafío para ambos. Del movimiento verde toma su preocupación por el impacto de las actividades humanas en el mundo inanimado y del feminismo toma la visión de género de la humanidad, en el sentido que subordina, explota y oprime a las mujeres«. Estas aportaciones de dos pensamientos críticos -feminismo y ecología- nos ofrecen la oportunidad de enfrentarnos no sólo a la dominación de las mujeres en la sociedad patriarcal sino también a una ideología y una estructura de dominación de la Naturaleza ligada al paradigma patriarcal del varón amo y guerrero.

Esta misma filosofía se manifiesta en otros puntos del globo, pero sin renunciar al capitalismo, como por ejemplo, en los planteamientos de la política demócrata estadounidense Alexandria Ocasio Cortez y su Green New Deal.

Un feminismo omnipresente

Al igual que el feminismo sirve de sustrato para nuevas (y viejas) propuestas económicas y sociales, los derechos de las mujeres se han dejado notar en todos los ámbitos. Desde el aniversario de las Mujeres y Niñas en la Ciencia del 11 de febrero hasta la integración del 8M en la agenda de grupos sociales y sectoriales específicos.

Este año, las mujeres de la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca (PAH), los Sindicatos de Inquilinas o la plataforma Bloques en Lucha publicaban manifiestos específicos sobre el papel de las mujeres y, aún más importante, la sororidad entre ellas que hace posible su trabajo. Entre sus consignas destaca «¡Somos mujeres libres en territorios libres!«.

La huelga de los dos últimos años ha sido diseñada para poder participar de muchas maneras: sin trabajar, sin consumir y/o sin cuidar; favoreciendo la visibilidad de quienes no pueden hacer un paro laboral. Solidaridad entre mujeres sea cual sea su situación.

Un feminismo con su propia némesis

La tercera Ley de Newton dice que “para cada acción hay una reacción igual y en sentido opuesto”. El pasado 2 de noviembre un tipo disparó a las alumnas de una clase de yoga en Florida, Estados Unidos. El agresor se identificaba como “incel”, una abreviatura para la expresión “célibe involuntario”, y buscaba la venganza contra las mujeres por no querer tener relaciones sexuales con él. No sé cuántos eufemismos pueden inventar los medios para evitar la palabra misógino.

En los últimos años estamos sufriendo el renacer del fascismo y el autoritarismo heteropatriarcal en todo el Planeta. Fenómenos como Bolsonaro o VOX -el partido político de Forocoches– han colocado los cimientos ideológicos de un futuro distópico peligrosamente parecido a la República de Guilead de la novela El cuento de la Criada. Estos grupos abogan explícitamente por restricciones en los derechos de las mujeres, les homosexuales, transexuales y las personas no binarias.

VOX es una reacción al éxito del movimiento feminista. VOX reacciona a la eficacia no a la mera existencia. El partido de Abascal ha dejado atrás las ambigüedades heteropatriarcales del conservadurismo pepero y se arroja de lleno a los brazos de una misoginia descarada y organizada. Las televisiones han acogido en sus platós a sus polémicos y esperpénticos portavoces, desplazando los márgenes del debate social hasta transportarnos en el tiempo dos siglos hacia atrás.

La misoginia busca en estos días un formato para institucionalizarse. Este nuevo enemigo nos reta a combatirlo con dosis de imaginación y sin dejarnos arrastrar a los marcos de un debate ya superado que niegue la importancia de la diversidad.

Un feminismo vivo y maduro

Este repaso no puede terminar sin una mención a las que faltan. Un recuerdo a las asesinadas, a las desaparecidas, a las violadas y a las humilladas. Porque, aunque los Estados pongan el contador a cero cada 1 de enero, las vidas sesgadas por la violencia machista son una pérdida inconmensurable que se acumula en nuestra historia. No existe el borrón y cuenta nueva. No hay olvido.

Reconocida o no, vivimos una situación de emergencia que exige de nosotras desplegar todas las estrategias posibles a la vez. En la institución y en la calle, en el trabajo y en la casa, en lo personal y en lo colectivo. El ritmo de los feminismos nos lleva por senderos cada vez más definidos que incorporan otras luchas y suman a otras personas.

Tenemos la suerte de vivir un tiempo en el que el feminismo es una filosofía madura, flexible e interrelacionada que sirve de catalizador para la lucha contra el capitalismo, el racismo, los privilegios y el autoritarismo. Una amazona que ha terminado su entrenamiento. No importa ya la Plaza que tanto costó conquistar porque ahora estamos en todas partes.

Comparte y difunde
  • 7
    Shares

Un comentario sobre “¿Feminismo para qué? Feminismo para todo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.