Plataforma Sindical:“las huelgas en la EMT tienen como objetivo la defensa de un servicio público, en favor de trabajadores/as y viajeros/as”

¿Cuándo nace la Plataforma Sindical? ¿En qué contexto?

Plataforma Sindical (PS) se legalizó como sindicato en agosto del 88, aunque se gestó mucho antes con importantes asambleas en las que se recogía y se canalizaba el enorme descontento de l@s trabajador@s con su situación sociolaboral. El malestar venía propiciado, en gran medida, por reiteradas traiciones sindicales en la negociación colectiva y por el abuso laboral de la empresa y todo su aparato jerárquico.

La huelga de este mes de diciembre no es la primera que se organiza en la EMT. ¿Nos podéis hablar de las huelgas de 1976, 1990 y 1992? En ellas, ¿la lucha era también contra las amenazas de privatización del servicio?

Efectivamente ésta no es la primera huelga en la EMT. L@s trabajador@s de la EMT y PS contamos con amplia experiencia y en numerosas ocasiones, bien para defendernos o bien para mejorar nuestras condiciones. Nos hemos visto obligados a recurrir al ejercicio de este derecho constitucional. Y siempre contando con el respaldo de la acción asamblearia.

En las tres grandes huelgas que citais el denominador común, más que la velada amenaza de privatización que siempre subyace, ha sido la unidad y la combatividad de la plantilla.

La del 76 se da en un contexto político en ausencia de libertades y derechos democráticos. Los Sindicatos, salvo el vertical, no estaban legalizados. A menos de un año de la muerte del dictador, había que luchar por la representatividad, en manos del jurado de empresa.

La acción se llevó a cabo organizando una Plataforma Unitaria Sindical y la represión fue durísima. A cada intento de reunirse en asamblea se respondía con porras, gases y balas de goma. En los 8 días que duró, sin servicios mínimos, se detuvieron a 42 integrantes de esa Plataforma, algunos de ellos pasaron de la Dirección General de Seguridad a la prisión de Carabanchel, otros muchos debieron ausentarse de sus domicilios durante el conflicto para evitar ser detenidos. El servicio se prestaba con guardia civil, policía armada y soldados de reemplazo conduciendo los autobuses. Las reivindicaciones eran principalmente económicas, aunque también se reclamaba las libertades sindicales.

En el 90, Plataforma Sindical convocó huelga indefinida y duró 22 días sin sacar los servicios mínimos. La reivindicación era meramente económica, se pedían 25.000 pesetas lineales de subida salarial mensual. Aunque Plataforma estaba legalizada como sindicato, no tenía representación en el comité de empresa, puesto que desde su legalización aún no se habían celebrado elecciones sindicales. Durante este conflicto también se luchó contra la burocracia sindical instalada en el comité de empresa, que mantuvo una actitud beligerante contra Plataforma y que intentaron reventar la huelga con la firma de acuerdos con la dirección, que fueron rechazados por las asambleas de trabajadores. A pesar de todo, el conflicto obtuvo un claro éxito, consiguiendo los principales objetivos y el acuerdo económico con el que se cerró tuvo que ser firmado por el comité de empresa para mayor escarnio de sus miembros que se habían mantenido al lado de la empresa.

En el 92 se dio otra gran huelga indefinida que duró 63 días alternos. La huelga se mantuvo 11 días sin sacar los servicios mínimos, la asamblea era diaria en plena calle y a partir del onceavo día se decidió en asamblea cumplir los servicios mínimos por la amenaza de militarización. El conflicto comenzó con motivo de la negociación colectiva, pero rápidamente se vio cruzado por el despido de 28 sindicalistas de Plataforma Sindical miembros del comité de empresa, acusados por la dirección de convocar huelga ilegalmente, al no respetar la convocatoria los 10 días de preaviso establecidos. A partir de ese momento se desató la solidaridad por la readmisión de los despedidos. La movilización se mantuvo viva en días alternos hasta la celebración del juicio por los despedidos que finalizó con una sentencia salomónica en la que se readmitía a 19 sindicalistas, pero se dejaba despedidos a otros 8, los componentes del secretariado de Plataforma Sindical.

Hasta 17 años después no fue posible ver la readmisión de los despedidos, fruto del tesón del sindicato que no abandonó nunca esa reivindicación.

¿Cuáles son los motivos de las huelgas y movilizaciones que habéis llevado a cabo en el mes de diciembre?

Las huelgas y la movilización actual es plenamente social, y partiendo desde esa base la analizamos.

En primer lugar, se trata de mantener a toda la EMT como lo que es: una empresa pública 100% donde todos sus departamentos suman y ninguno es privatizable y además buscamos la calidad en todos los servicios que ofrece la empresa.

Desde la llegada de la nueva Gerencia del actual Ayuntamiento de Madrid la paralización en las contrataciones, tanto de reposición como de nueva creación, hicieron saltar nuestras alarmas (y no queremos ser alarmistas). La falta de conductores ha provocado que se supriman turnos y creemos que en 2020 esto va a ir en aumento.

Después llegó el Consejo de Administración de EMT, solicitado de urgencia por la oposición, en el que ya dejaron claros todos sus intereses: llevar a la empresa a pérdidas ficticias durante dos años consecutivos para así repartirse la tarta que supone la EMT para los grandes empresarios del transporte de viajeros.

Y el colofón al afán privatizador del alcalde Almeida y el concejal Carabante, llega con la entrega del servicio de Naviluz a la UTE Alsa Ruiz, un regalo de la política de amiguetes del PP por la que la EMT deja de ingresar al erario público 300.000 € en las fechas navideñas. Un regalo hecho a dedo, sin anuncio, concurso público ni respeto alguno por la EMT ni por sus trabajador@s.

En la misma semana se produce el anuncio en rueda de prensa del alcalde donde dice que tienen intención de realizar un estudio para la privatización de Bicimad y Teleférico.

Con todos estos motivos sobre la mesa, teníamos todos los argumentos necesarios para plantear en Asamblea de Trabajadores un primer ciclo de paros y movilizaciones que fueron votadas por unanimidad de tod@s l@s trabajador@s en asambleas de mañana y tarde.

Resumiendo, estamos en lucha por el mantenimiento de EMT pública 100% en todos sus departamentos, por la contratación del personal necesario para ofrecer un servicio de calidad, contra el anuncio de privatizaciones dentro de EMT y la externalización del servicio de Naviluz y alarmados ante la manipulación de las cuentas de la empresa para tratar de dar pérdidas y así vender una situación económica negativa que justifique su privatización.

¿Quiénes son los más afectados por los recortes y la falta de personal?

Sin duda alguna, los más afectados por la falta de conductores, los recortes y la mala gestión son los viajeros de EMT, pero no solo ellos, toda la ciudadanía pierde cuando pierde la EMT. Cuando se entra en la espiral de degradación continuada de los transportes públicos en la Comunidad de Madrid al completo, se provoca un incremento cuantitativo del uso del vehículo privado con el consiguiente aumento de los niveles de contaminación, la ocupación indiscriminada del espacio público y la siniestralidad que todo uso mayoritario del vehículo privado conlleva.

"Sin duda alguna, los más afectados por la falta de conductores, los recortes y la mala gestión son los viajeros de EMT" Clic para tuitear

Así mismo, los trabajadores de EMT también nos vemos afectados por dicha situación al tener que cubrir el servicio demandado con menos personal, lo que redunda en efectos adversos en nuestra salud física y mental, debido al nivel de estrés que este tipo de recortes genera.

Otro colectivo de trabajadores que se han visto afectados por las medidas puestas en marcha por los populares han sido los conductores aprobados para nuevo ingreso (cuando salga a la luz esta entrevista 90 de ellos habrán conseguido al fin trabajar de forma digna en la EMT) y que de la noche a la mañana habían visto como pasaban de un ingreso inminente a un largo periodo de incertidumbre y en muchos casos de paro y precariedad. A la vez que esto sucedía cinco nuevos directores llegaban traídos de la mano de Almeida y Carabante.

¿Estáis teniendo apoyo de otros sectores y movimientos sociales?

Sí, nos ha servido de gran ayuda todo el apoyo recibido y no nos cansamos de agradecer todas las muestras que desde muchos sectores de la sociedad nos han hecho llegar. Ha sido un verdadero acicate a nuestra moral vernos tan queridos, arropados y comprendidos. Desde todos los partidos de la oposición (tanto dentro de las instituciones como en las manifestaciones), así como partidos minoritarios del ámbito de la lucha obrera que siempre han estado junto a nosotros tanto en los paros en cocheras como en las movilizaciones pasadas, sindicatos de múltiples sectores, incluido el apoyo de la Federación Sindical Internacional.

En este punto queremos hacer mención especial al sindicato de Metro de Madrid, Solidaridad Obrera, que solo y sin apoyo del resto de los sindicatos de Metro, ha convocado dos días de huelga de 24 horas coincidiendo con las huelgas de EMT.

Capítulo aparte merecen también el sector del Taxi de Madrid por todo el apoyo y ánimos en los días de paros, con cientos de taxis haciendo sonar sus claxons. De la misma manera alegre y combativa, nos han acompañado en todas las manifestaciones.

De las organizaciones de ámbito social, tenemos que agradecer todo el apoyo a la FRAVM y a las Asociaciones de Vecinos que en todo momento han seguido muy de cerca todo el conflicto sumándose también los días claves.

Asociaciones y sindicatos de estudiantes, grupos y colectivos ecologistas, la Plataforma en defensa de Madrid Central y cientos de apoyos más nos han ido llegando a diario vía redes sociales. A todos ellos queremos mandar nuestro más sincero agradecimiento.

¿Cómo creéis que los ciudadanos están llevando los paros?

Aquí debemos de extender nuestro agradecimiento por los apoyos recibidos. En su gran mayoría los viajeros han sido un apoyo extraordinario a la hora de mantener la tranquilidad necesaria en un conflicto de esta índole.

A la pregunta en concreto nuestra respuesta es mal. Mal porque son conocedores de los motivos desde el inicio del conflicto y porque son ellos los que han ido viendo el deterioro y el aumento de los tiempos de espera en los últimos seis meses.

Los viajeros tienen que esperar mucho tiempo diariamente en las paradas, los fines de semana puede convertirse en una odisea en algunas líneas y eso es algo que va en contra de un transporte público de calidad.

Mal, porque han visto cómo este conflicto con paros y huelgas podía haberse evitado tan solo con que nos hubieran escuchado desde la Gerencia de EMT desde el principio, cuando advertíamos de que las cosas se estaban haciendo mal.

Los viajeros han estado y están bien informados por nosotros y es algo que queremos destacar, tanto la manipulación mediatico-política como el silencio mediático de las grandes manifestaciones no han abierto esta vez la más mínima brecha entre trabajadores y usuarios. Al ser esta una huelga sociolaboral, contar con el apoyo de la ciudadanía ha sido primordial para nosotros.

Para ello hemos trabajado mucho, con mucha responsabilidad y creatividad, las campañas realizadas han dado en el clavo, lo que ha significado un éxito a nivel comunicativo. Ahí les hemos ganado por goleada a los mass media y a las grandes corporaciones de la comunicación.

La verdad es que los días de paros son duros para todos, incluidos nuestros viajeros, pero saben y tienen muy claro que todo lo que hacemos es por ellos.

No vamos a pedir disculpas, preferimos darles las GRACIAS.

www.plataformasindicalemtmadrid.blogspot.com

Comparte y difunde

Un comentario en “Plataforma Sindical:“las huelgas en la EMT tienen como objetivo la defensa de un servicio público, en favor de trabajadores/as y viajeros/as”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.