Huelga indefinida contra la precariedad laboral

La furia de los obreros me hace sonreír” -Kuero

El pasado 28 de noviembre, los/as trabajadores/as de EULEN subcontratados/as por la empresa ABB iniciaron una huelga indefinida con el objetivo de luchar por conseguir la estabilidad en sus puestos de trabajo y el reconocimiento de la relación laboral existente con ABB.

La subcontratación de EULEN por parte de ABB mantenía a una parte de la plantilla con un menor salario y con unas peores condiciones laborales. La subcontratación es una herramienta cada vez más habitual que utilizan las empresas no sólo como forma de ahorro sino también para poder mantener a parte de la plantilla en unas condiciones más precarias y para dificultar la unidad de los/as trabajadores/as de un mismo centro, pues al pertenecer a diferentes compañías y disponer de diferentes contratos, resulta más complicado el desarrollo de luchas unitarias.

Desde que empezó la huelga, que vino precedida por diferentes actos de protestas, los/as trabajadores/as han intentando llevar el conflicto a las calles de la ciudad. Durante estas tres primeras semanas de lucha, dos manifestaciones organizadas por los dos sindicatos convocantes de la huelga (CNT y CGT) pero apoyadas por otros sectores de la sociedad (trabajadores/as de ABB, familias, movimientos sociales, etc.) han recorrido las calles de Córdoba reuniendo a varios centenares de personas. Además, los/as trabajadores/as han acampado a las puertas de la empresa para visibilizar su protesta y vigilar la posible entrada de esquiroles, han colocado mesas informativas por la ciudad, han recogido firmas de apoyo, etc.

La empresa por su parte ha tomado la decisión de rescindir el contrato con EULEN a final de año para sustituirla por EUROCEN (filial de la multinacional Adecco). Esta nueva empresa pretende acceder al servicio sin contratar a ninguno de los/as trabajadores/as que ahora están en huelga. Según un comunicado de los/as trabajadores/as, “la decisión de no renovar a EULEN que ha tomado ABB, sólo responde a la voluntad de deshacerse de trabajadores organizados, y que han conseguido ciertos derechos a lo largo de estos años, utilizando a una empresa dispuesta a hacerle el trabajo sucio, contratando a trabajadores sin antigüedad, a los que pretende aplicar un mísero acuerdo de empresa”.

Además, ABB ha atentando en múltiples ocasiones contra el derecho a la huelga, impidiendo al Comité de Huelga acceder al centro de trabajo para supervisar que la empresa cumple la ley y no se cubren los puestos de los/as huelguistas, entre otras cosas. Por otra parte, los/as trabajadores/as de ABB han denunciado que la empresa intenta obligarles a realizar las tareas de sus compañeros/as y trata de contratar personal a través de otras subcontratas.

A pesar de las sucias maniobras de la compañía, esperemos que los/as trabajadores/as consigan sus objetivos, que la unidad que han demostrado se mantenga hasta el final y que la solidaridad del resto de la clase trabajadora no se haga esperar más. Puede que cuando el periódico esté en la calle, el conflicto haya finalizado y parte de esta información se encuentre desfasada, aun así esperamos que este breve artículo ayude a romper el silencio mediático que hay sobre su lucha.

¿Qué hemos aprendido?

Somos un grupo de 34 trabajadores de una contrata; pero hemos conseguido paralizar la actividad de ABB. Para la empresa no éramos más que mercancía de usar y tirar, pero les estamos demostrando que somos imprescindibles para la fábrica. Nunca nos hemos visto en otra como ésta; pero con esfuerzo, solidaridad y compañerismo nos hemos unido para defender nuestros derechos y ahora ya sabemos que estando juntos podemos conseguirlo.

Los trabajadores en huelga sabíamos que íbamos a tener enfrente a una multinacional como ABB. Pero lo que no creíamos es que una empresa tan grande como ésta iba a incumplir la legalidad de forma reiterada y consciente con el objetivo de impedir nuestro ejercicio a la huelga; que iba a contratar otras empresas para que sus trabajadores hicieran de esquiroles; que impediría al comité de huelga ejercer sus derechos; que iba a utilizar, en suma, todas las tretas y artimañas que está empleando para evitar sentarse a negociar con nosotros y asegurar la estabilidad de nuestros puestos de trabajo.

¿Hasta cuándo vamos a continuar?

La huelga no está siendo fácil; pasan los días y sabemos que en nuestras casas no entrará un duro cuando llegue el final del mes de diciembre. Así que tendremos poco dinero, pero mucha dignidad. Y vamos a seguir con la huelga hasta que consigamos nuestro objetivo.

– Extracto de un comunicado de los/as trabajadores/as.

Comparte y difunde