Alcanzando la cima: entrevista a la Unió de Grups Excursionistes Llibertaris

  Hace ya un par de años de charlamos por primera vez en estas páginas con los/as compañeros/as de la UGEL. Desde entonces, esta federación de grupos senderistas y de montaña ha continuado creciendo, dando forma a numerosos proyectos y, sobre todo, saliendo a la montaña, a seguir divirtiéndose y aprendiendo. Nosotros/as, desde la distancia, hemos tratado de mantenernos al día de algunas de sus actividades, y creemos que las nuevas que nos traen bien se merecen estas líneas. -Para

Leer más

Siguiendo el camino de los/as huidos/as. Un pequeño repaso al maquis

Este mes volvemos a dar cabida en el periódico a la categoría de Memoria Histórica. Uno de los aspectos más gratos de esta sección es la posibilidad de estudiarla más allá de los libros y demás información escrita, pues son muchas las muestras que podemos encontrar en la geografía española. Nos referimos, concretamente, a la posibilidad de seguir los pasos de aquellos/as que lograron escapar de las tropas nacionales y mantener la llama de la lucha viva desde bosques y

Leer más

Entrevista a la Unión de Grupos Excursionistas Libertarios.

Desde nuestra recién estrenada sección de deportes, hemos decidido dar voz a un proyecto que conocimos allá por mayo en Badalona, cuando los/as compañeros/as del Grup Anarquista Sedició nos invitaron al Maig Llibertari. Algunos de ellos formaban parte de un grupo de excursionistas adheridos a una federación y aquello, para qué negarlo, nos gustó. Como todo en esta vida, cualquier posibilidad de ocio se convierte en negocio para algunos/as, y la montaña no es una excepción, desde la UGEL intentan

Leer más

Rastros de rostros en un prado rojo (y negro). Las casas baratas de Can Tunis en la revolución social de los años treinta

Pere López Sánchez. Virus Editorial. 440 páginas. Las Casas Baratas del Prat Vermell —o de Can Tunis o de Casa Antúnez o de Francisco Ferrer Guardia— fueron levantadas en 1929 porque el brillo de la Exposición Internacional de Barcelona no consentía que, por las faldas de la montaña de Montjuïc, se esparcieran «tugurios de hojalata y mal ajustada madera». Los desalojados, ya asentados en las apelotonadas casitas de aquel prado rojo, pronto se aunaron para que aquel recóndito e inhóspito

Leer más