Entrevista al Fondo Unitario de Solidaridad Obrera de Asturias (FUSOA)

El pasado mes de diciembre, con motivo de su presencia en el X Encuentro del Libro Anarquista de Madrid (con una charla de título “Conflicto minero en Asturias: solidaridad y represión”), desde esta publicación aprovechamos para realizar una serie de preguntas al FUSOA, colectivo que funciona como caja de resistencia desde hace años en Asturias. Las motivaciones principales de esta entrevista fueron (y siguen siendo), primeramente, la enorme importancia que encontramos a su trabajo diario que enlaza luchas sociales o laborales con su consecuente represión, creando una herramienta útil y constante de acción en ambos ámbitos. Por otro lado, nos interesa la experiencia y el análisis que la gente del FUSOA pueden hacer de la pasada huelga minera en Asturias, en la cual participaron como colectivo de apoyo.

Para comenzar con esta entrevista, ¿Podéis hacernos una presentación de FUSOA? ¿Cuál ha sido vuestra evolución colectiva y qué nexo existe con aquel FUSOA que nació allá por los últimos años del franquismo?

El FUSOA es, en esencia, una caja de resistencia unitaria. Desde su refundación en 1998 apoya diversas luchas obreras y sociales, ya sea económicamente o aportando solidaridad activa directa, como en los conflictos de Duro Felguera, Naval Xixón, CIATA, minería, etc. Además también desempeña una labor en la lucha contra la represión, como en casos como el de Fer, juzgado en su día en la Audiencia Nacional, Cangues o ahora los últimos detenidos del 14N.

Cuando se refundó el FUSOA en 1998 contactamos a personas que habían militado en el FUSOA original, explicándoles que veíamos la necesidad de recuperar esa organización. Nos explicaron su modo interno de operar y nos dieron su “beneplácito” para reactivar la organización. Hay que recordar que, en su día, el FUSOA desapareció cuando las estructuras sindicales de CCOO y UGT pasaron de componerse de núcleos de asambleas de trabajadores en centros laborales a convertirse en los sindicatos actuales. En ese momento decidieron finiquitar el FUSOA, al considerar que sus propias organizaciones sindicales ya iban a cubrir las tareas que el FUSOA venía desempeñando, marcando así también el fin de un espacio unitario de lucha donde también estaban representados sectores anarquistas.

¿Por qué veis la necesidad de una caja de resistencia en unos tiempos como los que corren? ¿Cómo tratáis de enlazar la represión con el conjunto de las luchas sociales o laborales?

La necesidad de las cajas de resistencia permanentes es evidente en el momento actual, donde de forma constante se precisa de fondos para quienes luchan y para apoyar a las personas represaliadas por ello. Siempre se han dado casos de cajas coyunturales, que aparecen a raíz de un conflicto determinado pero que, al cerrarse el mismo, se disgregan y dejan un remanente que muchas veces se “pierde” por el camino. Por eso desde FUSOA pretendemos que la existencia de una caja permanente asegure la existencia de un fondo constante, que dé cobertura tanto a los perjudicados en un gran conflicto como a quienes están más aislados y no forman parte de la plantilla de una gran empresa.

Vuestra acción política va más allá del mundo del trabajo, de la clásica caja de resistencia  para huelgas y sanciones, ampliándose a de todo tipo de luchas de carácter social. ¿Cuál es vuestro funcionamiento? ¿Qué ámbitos de apoyo os marcáis desde FUSOA (a un nivel económico, de apoyo psíquico, de formación contra la represión)? ¿En qué casos estáis trabajando actualmente?

El FUSOA es una organización asamblearia, que no tiene un funcionamiento constante sino que se reúne cuando, consecuencia de alguna lucha laboral o social, surge una necesidad de apoyo. En los últimos tiempos el nivel de lucha y represión va en aumento, por lo que últimamente nuestro trabajo está siendo cada vez más continuado. Por lo general nos ocupamos de dar apoyo a gente que ha luchado en defensa de sus derechos y que no tiene organización alguna que la apoye. El apoyo no es solo económico, sino también presencial, de orientación, intentando que los afectados no se vean solos, que tengan un abogado que se implique, que cuando hayan de acudir a los tribunales se vean respaldados, etc. Actualmente estamos apoyando a detenidos en las movilizaciones por el conflicto minero, como Vanessa, (la chica a quien le abrieron la cabeza en la manifestación del 11 de Julio en Madrid y cuya imagen fue portada en medio mundo), o Sergio, (uno de los detenidos en las movilizaciones en Ciñera de Gordón), entre otros.

En este sentido, ¿qué tipo de relación o trabajo en común tenéis con otros colectivos políticos o sindicatos de vuestro ámbito geográfico?

Dependiendo de la necesidad y la situación, se han dado casos, como el conflicto minero, donde hemos llegado a dar apoyo en los pozos a trabajadores de sindicatos mayoritarios, al verse ellos abandonados por sus propias organizaciones. Hay que precisar que esta ayuda, se daba a cajas específicas formadas en cada pozo, no a sus organizaciones. Siempre ha estado bien claro que el FUSOA, es un ente independiente con objetivos propios, que puede colaborar con cualquier otra organización para un fin concreto, pero sin plegarse nunca a las disposiciones que de esas otras organizaciones puedan salir y que a nosotros no nos parezcan procedentes. Bajo estas premisas, hemos llevado adelante campañas con colectivos tales como el sindicato CSI (Corriente Sindical de Izquierdas), la Coordinadora Antifascista de Asturies, la organización antirrepresiva SOFITU y los centros sociales La Semiente  y Sestaferia, entre otros. Hay que señalar también que entre los militantes y simpatizantes de FUSOA se dan dobles y triples militancias, desde gente de la CSI, CGT, CNT a anarquistas, independentistas, comunistas y todos los istas que se dan en el espacio político asturiano.

La siguiente cuestión sobre la que nos gustaría preguntaros es acerca de la huelga minera que tanto dio que hablar durante este verano. Vosotros/as participasteis de la misma directamente (aquí llegaron varios de vuestros comunicados), por lo que os pedimos una pequeña valoración acerca de dicho conflicto que nos ayude a ir un poco más allá de fotos y titulares. ¿Qué aspectos positivos o negativos encontráis en la organización de los/as trabajadores/as, en la acción de los sindicatos, en los métodos de lucha…? ¿Ha existido realmente una valoración crítica y pública de lo acontecido hasta ahora?

Como aspecto positivo, destacaríamos la increíble muestra de arrojo, espíritu combativo, entrega a una causa y solidaridad, que se vio en algunas situaciones determinadas dentro del conflicto, por un grupo de trabajadores que cada día se veía más y más reducido, al sufrir de forma continua heridos en los enfrentamientos o arrestos durante las movilizaciones. Cada día se veían más acorralados, más solos, más abandonados, y solo a base de orgullo y coraje pudieron mantenerse en lucha durante otras dos semanas, después de que sus sindicatos y líderes les hubieran abandonado.

Los métodos de lucha eran los que se podían mantener, aunque no los suficientes, algo achacable a una preparación del conflicto MUY deficiente que tuvo un desarrollo posterior enteramente improvisado, donde había una gran carencia de medios.

La desunión entre CCOO y UGT fue evidente desde el mismo inicio del conflicto, (2 marchas en paralelo, llevar dos camisetas diferentes, las peleas durante la marcha, el intento de acaparar los medios, etc.), esta desunión y  la mala planificación, cristalizaron en el abandono a su suerte, (a partir de la tercera semana de conflicto), de la gente que aún se mantenía en lucha, al fracasar la UGT en su estrategia inicial y no ser capaz de ofrecer a sus bases, un  mal acuerdo que habrían intentado “vender” como una victoria.

Siguiendo con este tema,  y puesto que esta lucha se cerró en falso, ¿Cuál es actualmente la situación en la que se encuentran estos/as trabajadores/as (tanto a nivel de ganas y fuerzas para reabrir el conflicto como a nivel organizativo y represivo)? ¿Qué apoyo más urgente puede darse desde la distancia?

El conflicto, que aún no se da por cerrado en algunos sectores de la minería, cuenta ya con 147 imputados hasta la fecha. Los juzgados de Asturies están, literalmente, colapsados  tramitando los procesamientos y sabemos que hay gente que aún no conoce cuál es su situación en los tribunales y sigue a la espera de noticias. La gran mayoría de los afiliados a CCOO y UGT (sobre todo) han visto cómo su sindicato les arrastraba a una lucha que fue mal planteada, para luego abandonarles cuando más necesidad tenían de su organización. El desencanto y la sensación de amargura que tienen, resultan difíciles de retratar. UGT y CCOO han empleado las menguadas fuerzas que les quedaban tras el conflicto, en silenciar cualquier tipo expresión de crítica interna e impedir que cualquier nueva clase de movilización pueda seguir adelante. La consigna actual entre ellos, es la de que no se haga NADA.

Existe, por otro lado, un núcleo duro de mineros, algunos de ellos encausados, que se niegan a dejar que todo el esfuerzo empleado haya sido inútil y que quieren seguir adelante con las movilizaciones, pero se ven aislados y rodeados, dentro y fuera de sus centros de trabajo. Dentro, por los enlaces sindicales que están muy atentos para anular, por cualquier medio que sea necesario, a todo aquel que aun no se haya rendido y fuera por la policía, que sigue muy alerta ante cualquier nueva chispa que pueda volver a reavivar el conflicto.

El apoyo más eficaz es continuar las luchas y globalizarlas, no hacerles el juego a los grandes sindicatos ni participar de esta estrategia de aislamiento sectorial. No ver a los mineros que continúan luchando como protagonistas de un conflicto que se pretende cerrar y que el paso del tiempo pueda hacer que se olvide, sino verles como trabajadores que luchan en un conflicto mucho más amplio y general, que alcanza al conjunto de la sociedad. Esos “irreductibles” luchan en defensa de sus derechos laborales y por el pan de sus hijos, igual que también hacen los profesionales de la sanidad, los de la enseñanza o los del transporte, entre otros. Por esa razón,  entendemos que su lucha,  también debe ser la lucha de tod@s.

Para finalizar os dejamos el enlace al audio de la ya mencionada charla en el Encuentro del Libro Anarquista de Madrid: www.ondaexpansiva.net/?p=1428

Comparte y difunde