Dejadnos aprender. Reflexiones desde la pedagogía libertaria

Autor: Manuel Rodríguez “Txelu”. Volapük Ediciones. Guadalajara, diciembre 2014. 192 páginas

Promo_Dejadnos-aprenderLa puesta en práctica del respeto, la solidaridad, la responsabilidad, la libertad personal, el desarrollo de la personalidad y las capacidades… pomposos y grandilocuentes propósitos que asume la legislación educativa en cuanto a los fines que persigue. Pero la realidad nos muestra cómo los centros escolares estatales desbordan de individualismo y competencia.

El libro parte de una idea clave: el objetivo de las escuelas estatales es interiorizar la sumisión en el alumnado. Objetivo necesario para generar así las futuras trabajadoras y trabajadores sumisos e individualistas a quienes explotar; y generar entre la población el “rol” de ciudadana o ciudadano que delega y confía en el Estado la satisfacción de todas sus necesidades básicas.

La institución escolar enseña a obedecer, valiéndose para ello de exámenes, premios y castigos, evaluaciones externas, libros de texto, escasa preparación del profesorado, legitimarse como poseedora única y necesaria del saber que provoca el “ascenso social”, imponer un currículo, las calificaciones, la creación de itinerarios educativos, la masificación de las aulas y los centros educativos…

Dejadnos aprender. Reflexiones desde la pedagogía libertaria nace con el objetivo de aportar su granito de arena a la escasa edición de material educativo asumiendo una óptica libertaria. Entre sus páginas se pueden encontrar varios bloques de contenido, de los que aparecen a continuación algunos, con un breve comentario.

La institución escolar enseña a obedecer, pero ha de matizarse esta afirmación. En la primera parte del libro, se pretende diferenciar la responsabilidad que asume el profesorado y cual corresponde al Estado en esta labor de contribuir a la interiorización de la sumisión; puesto que, por ejemplo, la aplicación de exámenes o el uso del libro de texto como material didáctico exclusivo que vertebre la dinámica educativa es decisión del profesorado. El Estado no obliga a usar ningún libro de texto ni a realizar ningún examen.

Este libro dedica también un gran número de páginas a las personas con discapacidad. Intentando argumentar la necesidad de abandonar un enfoque clínico y paternalista, en favor de la apuesta por la diversidad del ser humano. Por el respeto de las características personales, sin someterse, sin compararse con la “normalidad”, con lo “bueno”, con lo que promueve el “triunfo social”. Es más, intentando explicar cómo la noción de discapacidad pudiera considerarse una construcción social, puesto que en gran medida, el diágnostico de discapacidad se realiza considerando la “viabilidad” o no, de poder ser una persona productiva desde la visión capitalista.

Otra de las reflexiones recogidas en el texto se relaciona con el intento de atisbar las diferencias existentes entre las escuelas libertarias y las escuelas libres. No con un afán de confrontación, puesto que parten ambos modelos pedagógicos de un origen común, la pedagogía antiautoritaria, sino para intentar complementar ambas propuestas. E intentando conjeturar cuáles son las consecuencias de asumir uno u otro paradigma; posicionándose el libro en favor de la creación de escuelas libertarias.

Destacar por último: la presencia de una selección de películas sobre infancia y adolescencia, escuelas y cárceles de menores y discapacidad; la complementación de los textos con ilustraciones; así como la inclusión de textos que pronto se convertirán en canciones, formando de este modo la banda sonora del libro.

Comparte y difunde
  • 3
    Shares

5 comentarios en «[Ensayo] Dejadnos aprender. Reflexiones desde la pedagogía libertaria»

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad