Ciutat Morta

Directores: Xavier Artigas y Xapo Ortega. 120 mins.

Ciutat Morta (Ciudad Muerta)En junio de 2013, cientos de personas okupaban durante unas horas un cine abandonado en Barcelona para proyectar el documental Des_muntatge 4F. Unos meses después el documental Ciutat Morta, que incluía las imágenes de esta okupación, era presentado en multitud de festivales de cine, logrando una gran cantidad de premios. Ha habido que esperar un año para que este documental fuese emitido en la televisión pública catalana, el pasado mes de enero, si bien con cinco minutos censurados por orden de un Juzgado que admitió la denuncia del exjefe de Información de la Guardia Urbana de Barcelona, Víctor Gibanel, que afirmaba que su emisión podría violar su derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen.

El motivo de este retraso, fue que el documental desvela, según palabras de sus autores, uno de los peores casos de corrupción policial de Barcelona, que terminó con tres jóvenes en prisión y el suicidio de Patricia Heras, tras disfrutar de un permiso de salida de prisión.

El documental relata lo ocurrido tras la noche del 4 de febrero de 2006, en la que tras la intervención de la policía en una fiesta que se estaba celebrando en un antiguo teatro okupado en Barcelona, se produjeron cargas policiales respondidas de lanzamientos de objetos desde la azotea de la casa okupada. Según relató por radio el Alcalde de Barcelona pocas horas después, uno de los policías, que iba sin casco, quedó en coma por el impacto de una maceta. Las detenciones que vinieron inmediatamente después del trágico incidente nos relatan la crónica de una venganza. Tres jóvenes detenidos, de origen sudamericano, son gravemente torturados y privados de libertad durante 2 años, a la espera de un juicio en el que poco importaba quién había hecho qué. Otros/as dos detenidos/as aquella noche —Patricia y Alfredo— ni siquiera estaban presentes en el lugar de los hechos: fueron detenidos/as en un hospital cercano y hallados/as sospechosos/as por su forma de vestir.

Años después, dos policías son condenados a inhabilitación y penas de prisión de más de 2 años por haber torturado a un chico negro. La sentencia demuestra que los agentes mienten y manipulan pruebas durante el juicio. Para encubrir las torturas, acusan al joven de ser traficante de drogas, pero el juez descubre un montaje. Estos agentes resultan ser los mismos que habían torturado a los jóvenes detenidos aquella noche del 4 de febrero de 2006 y algunos de los testigos que declararon en su contra durante el juicio.
Mientras, al escribir esta reseña leíamos que cinco policías de la Científica de Madrid eran detenidos por falsificar pruebas para colocar robos en viviendas a personas que no tenían nada que ver con ello con el fin de mejorar las estadísticas de resolución de casos. También el sindicato UGT en la Guardia Urbana reclamó al Ayuntamiento de Barcelona a que emprenda acciones legales en defensa de la “dignidad, imagen y honorabilidad” del cuerpo y contra quienes “hayan podido injuriar o calumniar” por la emisión del documental. Ciutat morta.

 

Comparte y difunde
  • 76
    Shares