Se crea el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona

“No sabemos si somos el único sindicato de manteros del mundo, somos pobres y no tenemos papeles pero tenemos un sindicato con el que solucionaremos problemas”, Aziz, uno de los 8 portavoces del sindicato.

El pasado 10 de octubre se presentaba públicamente el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona. Tras varias reuniones de preparación y ante el acoso de la policía y el Ayuntamiento, unos 100 vendedores ambulantes han decidido organizarse para defender sus intereses como trabajadores, no podemos hacer otra cosa que sentir orgullo, alegrarnos y desearles lo mejor.

Primer paso: el acoso policial
Los casos de acoso a los/as vendedores/as ambulantes por parte de la policía son diarios y todos/as los hemos podido ver; esta situación se agrava al ser la mayoría de ellos/as personas sin papeles, lo que les coloca en una situación de mayor vulnerabilidad. Si su trabajo es ya de por sí precario, además tienen que soportar identificaciones, detenciones y el robo/requisado de su mercancía, es decir su modo de vida.

En julio de 2009 moría en Castelldefels Ibrahima al ser atropellado por un tren mientras le perseguía la policía por el simple hecho de vender CD’s y DVD’s. Esta muerte no tuvo apenas repercusión en los medios de comunicación, lo que demuestra que no sólo hay personas de segunda por no tener papeles sino que también hay muertes de segunda.

Este agosto en Salou fallecía Mor Sylla al caer desde el balcón cuando los Mossos d’Escuadra registraban su casa en el marco de una operación contra el Top Manta.

Poco después grupos de amigos/as, familiares y solidarios/as se juntaron para atacar a la policía a la que consideraban responsable de la muerte, en este caso los medios sí que se hicieron eco, escandalizándose sólo cuando la violencia la ejercen los/as oprimidos/as y no los/as opresores/as.

Obviamente en ambos casos los policías fueron absueltos de cualquier responsabilidad penal. Para nosotros/as el hecho de que (presuntamente) no fueran los/as policías los/as autores materiales de las muertes no les hace menos responsables, para nosotros/as si perteneces a una organización (policía, Ayuntamiento, Estado) que acosa a personas pobres, les multa, identifica y detiene, cuando esas personas arriesgan su vida en la huida y la mala suerte se pone en su camino es el/la perseguidor/a el/la único/a responsable de esa muerte.

Manifestacion-persecucion-Barcelona-ENRIC-CATALA_EDIIMA20150812_0003_5

Este septiembre en La Rambla de Barcelona cuando la Guardia Urbana identificaba a Khadim, trabajador mantero, varios compañeros salieron del metro a defenderle de la policía, hubo insultos, piedras y porras. Por supuesto, los medios se lanzaron a horrorizarse por el crecimiento de la violencia de los/as manteros/as. Por lo visto, el acoso constante y la resignación ante él no merece un titular, sólo la autodefensa y la solidaridad que supuestamente deben provocarnos miedo en vez de orgullo a los/as ciudadanos/as de bien.

La respuesta desde Barcelona en Comú
Pero este incidente añade un factor más en el análisis, ya que estos hechos se producen en la Barcelona gobernada por la candidatura ciudadana Barcelona en Comú. En este caso el Ayuntamiento tiene que lidiar con la contradicción que supone ser un partido que viene de movimientos sociales implicados en la defensa de los/as migrantes y, por otro lado, manejar un órgano represivo como es la Guardia Urbana y hacer cumplir la legalidad contra falsificaciones poniéndose del lado de grandes empresas como Nike, FC Barcelona, Real Madrid, Adidas, El Corte Inglés y no de personas que se están buscando la vida cómo pueden.

De esta contradicción surgen las variantes declaraciones que hemos podido oír por parte del Ayuntamiento. Por un lado Ada Colau, sumándose al análisis de los medios y de la policía, ha calificado los hechos de graves y ha asegurado que no habrá «ninguna tolerancia por parte del gobierno municipal» porque «la línea roja es la violencia» (la de los/as manteros/as entedemos). Por otro lado, asegura que “La solución contra el ‘top manta’ no es policial

sindicato_manteros_sarai08
Solo/a no puedes, con amigos/as sí
Ante esta situación, los/as manteros/as se organizan y en este comunicado explican sus motivos e intenciones:
Hoy les convocamos para contarles que después de muchos años de estar en la oscuridad entre persecuciones, maltrato y racismo por parte de la policía, este veranos nos juntamos y empezamos a hablar entre los manteros e inmigrantes para buscar cómo cambiar las cosas. Entonces nos dimos cuenta de que si estamos solos de nada sirve, que nos seguirán pegando y maltratando. Nos dimos cuenta de que es mejor estar juntos y organizados para parar la represión y la persecución. Finalmente, después de varias reuniones decidimos constituir el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes para defendernos, pero este sindicato tiene que ser diferente y distinto a los que hay actualmente.[1]

Manteros/as vs pequeño comercio vs gran comercio
Cada vez que un/a fascista, racista o legalista se lanza a la tarea de criticar a los/as manteros/as utiliza de excusa al pequeño comercio, indicando las pérdidas que le provocan los/as manteros/as que, además, no pagan impuestos. Obviamente estos razonamientos son tramposos cuando se utilizan para acosar a los/as manteros/as mientras al mismo tiempo se permite que las grandes superficies abran en horarios liberalizados y las grandes fortunas huyen de la tributación hacia paraísos fiscales. Como siempre la doble vara de medir del poder que encuentra más fácil perseguir al pobre que al rico.
Todo esto nos demuestra que tanto con gobiernos de “la casta” o “del cambio” el único camino para la mejora de nuestras condiciones de vida sigue siendo la lucha en la calle y la organización entre iguales.

[1] Comunicado completo en: https://espaciodelinmigrante.wordpress.com/2015/10/11/comunicado-del-sindicato-de-vendedores-ambulantes-de-barcelona-can-batllo-10-de-octubre-de-2015/

Comparte y difunde

3 comentarios sobre “Se crea el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona

Comentarios cerrados.