Orilla norte de Lesbos

La isla griega de Lesbos, a solo 16 kilómetros de las costas de Turquía es, desde hace meses, uno de los principales puertos de entrada a la fortaleza Europa para quienes vienen huyendo de guerras y pobreza. Decenas de grupos y asociaciones, entre la que se encuentra RefugeeCare, se han desplazado a esta isla para hacer un poco más fácil su llegada e intentar hacer realidad el lema de Refugees welcome! Les cedemos esta página para que nos cuenten su proyecto. Para saber más de ellos/as y ver cómo colaborar, visita www.refugeecare.es

refugeecare_01Son cientos e incluso miles los refugiados y refugiadas que llegan casi a diario a Lesbos huyendo de la guerra y conflictos. Una de la primeras imágenes de cada mañana son los botes hinchables donde a bordo van apiñadas entre 50 y 60 personas, entre ellos muchos niños, botes que la mayoría llegan medio hundidos y lo que supone que todas esas personas lleguen en condiciones lamentables. Mojados/as y la mayoría con hipotermia.

Las personas que participamos en este proyecto hemos visto por diferentes medios qué es lo que está ocurriendo en Lesbos, es por eso por lo que hemos ido a ayudar en todo lo que esté a nuestro alcance, porque hemos visto grandes carencias y una real falta de ayuda humanitaria. Los refugiados y refugiadas llegan tras casi dos horas de trayecto por mar, no sólo hay que ayudarles a llegar a la orilla, sino que es imprescindible que una vez allí se encuentren con gente con empatía. Es ahí donde intentamos que RefugeeCare haga su función, asistencia a pie de playa para ayudar a las personas que llegan en peores condiciones, reagrupar a las familias y llevarles a uno de los campamentos para poder cambiarles de ropa, que tomen algo caliente y seguidamente llevarles al siguiente campamento donde pernoctan o son trasladados a otros campamentos de registro. Es un trabajo colaborativo, sin toda la infraestructura creada en los campos de “Plátanos” y “Light House” por cientos de manos anónimas sería imposible esta primera asistencia.

Otro de los objetivos es poder dar continuidad al proyecto y poder continuar desplazándonos a la isla griega para seguir ayudando a las miles de personas que las mafias siguen enviando a Grecia. Una de las maneras para colaborar con el proyecto es con la difusión o con aportaciones económicas para poder sufragar parte de los gastos que genera estar en Lesbos.

Muchos botes consiguen llegar a Europa y dejar atrás un país lleno de bombas y de conflictos, lo primero que nos encontramos son sus miradas, algunas que transmiten el terror de haber cruzado el Egeo en pésimas condiciones y otras de alegría tras haber conseguido llegar a tierra. Una alegría que aún pesa más, porque sabemos la larga ruta de humillación y peligro que aún tendrán que soportar en nuestro moderno y democrático continente.

La imagen de Lesbos es hoy en día la de los chalecos salvavidas que antes de embarcar las mafias, sin muchos escrúpulos, les vende a precio de oro (aparte de entre los 800 y 2.000 dólares que cada uno de ellos tiene que desembolsar por el viaje). El drama que se vive queda reflejado en cada rincón de la isla, zapatos, mochilas, prendas de ropa desperdigadas… Una isla desbordada. Por suerte son muchos los voluntarios que organizados consiguen hacer que ese desbordamiento no sea tan caótico. Gracias a los socorristas de Proactiva el número de personas fallecidas ha descendido notablemente, gracias a los voluntarios todas estas personas tienen la primera atención, las playas dentro del caos están limpias, gracias a las dirty Girls los campamentos están llenos de ropa limpia y seca. Son muchos los trabajos que están a la sombra pero que son muy necesarios en la isla de Lesbos. En enero han desembarcado más de 25.000 personas que han llegado desde Turquía a las costas griegas, la inmensa mayoría refugiadas procedentes de Siria, Afganistán, Irak o Pakistán. Son más de 120 muertes las que hay en lo que llevamos de mes, datos escalofriantes y que desgraciadamente sabemos que seguirá aumentando.

Comparte y difunde
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad