Entrevista al Local Anarquista Magdalena

· ¿Cómo surge el proyecto del Local Anarquista Magdalena?

El Local Anarquista Magdalena se ubica en el número 29, de la calle Magdalena (<M> Antón Martín), en el 2º izquierda. Es un local que tiene una larga tradición anarcosindical y que desde hace ya unos años pasó a ser gestionado por colectivos anarquistas pero no de carácter sindical. El local se utilizaba principalmente para reunirse y guardar el material de los colectivos. Es a finales del 2003, con el nacimiento de la biblioteca, cuando se abre de forma más específica el proceso que ha hecho al local ser lo que es a día de hoy. En los meses posteriores se empieza a trabajar la idea de montar una librería y una videoteca, y finalmente se consiguen inaugurar el día 11 de febrero de 2006. Aunque en un principio los tres proyectos citados funcionaban de manera autónoma, el paso del tiempo nos hizo ver que ahí todos/as teníamos el mismo objetivo, la difusión de las ideas anarquistas y de las problemáticas y las luchas que nos parecieran interesantes, así que pasamos a funcionar de manera conjunta. También de manera conjunta gestionamos el calendario de actividades, que se compone básicamente de charlas y debates, aunque también hacemos alguna proyección y alguna exposición.

· ¿Cuáles son los proyectos que integran y participan en el Local Anarquista Magdalena?

El local, desde hace ya tiempo, ha estado vertebrado por cuatro proyectos principales: una librería, una biblioteca, una videoteca y un archivo que actualmente se encuentra en proceso de ordenación y catalogación. Estos cuatro proyectos comparten un mismo objetivo principal que marca la línea de las pretensiones del local, la comprensión crítica de la realidad circundante y servir de herramienta para la difusión y el fortalecimiento de las ideas libertarias y contestatarias mediante material escrito y audiovisual. Queremos evitar que todo este material quede inerte en sus estanterías y solo a disposición de los que acuden al local por lo que todos los domingos lo llevamos a la calle –más adelante hablaremos de ello y de la plaza Tirso de Molina-. Asimismo todos los meses realizamos actividades, charlas, exposiciones, presentaciones de libros, proyecciones, etc. Algo reseñable también, es que el proyecto en general sirve de soporte para otros proyectos que existen o que se han ido gestando en los últimos meses en Madrid. Es el caso de la nueva radio “cabezas de tormenta” que ha situado su sala de grabación en una de las habitaciones del local o el de diferentes asambleas, desde aquéllas que abordan ámbitos como la explotación y la liberación animal o la reclusión en prisión o en los centros de menores, hasta otras como las de el “Encuentro del libro anarquista de Madrid” o las de proyectos tan importantes como este periódico que nos entrevista, “Todo por hacer”. Para coordinar los proyectos principales que integran el local, nos reunimos en una asamblea de gestión donde distribuimos el trabajo y nuestro tiempo libre para hacer progresar ésos mismos.

· ¿Cuáles son vuestros objetivos principales y las dificultades con las que os habéis topado para llevarlos a cabo?

Como objetivos tenemos dos principales: el primero, ser un punto de información y debate, una referencia en el sentido de que la gente interesada en ciertas ideas sepa que ahí puede encontrar ese material, que ahí puede enterarse. El otro objetivo principal sería poner nuestros recursos a disposición del “movimiento” anarquista, es decir, que los colectivos e individualidades utilicen el espacio si lo necesitan, ya sea para realizar actividades, ya sea para hacer sus asambleas, ya sea para dejar la propaganda ahí y que los demás colectivos vayan a recogerla.

En cuanto a las dificultades, en el apartado de la difusión, son varias las que nos hemos encontrado. La primera es que mantener una librería, una biblioteca, una videoteca y un espacio de charlas entre pocas personas supone una gran cantidad de trabajo. A veces se tiene el tiempo necesario y todo funciona a la perfección, y otras veces las fuerzas están más ajustadas y se saca adelante la tarea a base de sobreesfuerzos. Es una cuestión de ritmos que en proyectos como una biblioteca, en la que el ritmo lo marcas tú, es más llevadera que en una librería, más condicionado por las novedades editoriales, intercambios con otras librerías y distribuidoras, ferias del libro, etc. En todo caso, no deja de ser una cuestión interna que solo de nosotros/as depende gestionar.

Otra dificultad es que Magdalena se encuentra en un segundo piso y eso echa a la gente para atrás, piensan que será algo oscuro, con aires de novela negra, y simplemente es un local pero en un segundo piso. Tener un espacio a pie de calle nos haría más accesibles, pero las condiciones económicas de este local son demasiado favorables como para abandonarlo (ya que las de cualquier otro del centro son demasiado prohibitivas como para ser resueltas con facilidad). También el hecho de llamarlo “anarquista” a veces es una especie de barrera (otras veces es todo lo contrario, depende de la persona y su predisposición o concepto sobre ese término).

Respecto al segundo objetivo, hacer que los/as anarquistas sientan que pueden contar con el local y lo utilicen, la verdad es que es un objetivo que poco a poco se va consiguiendo, especialmente desde hace un par de años son cada vez más las muestras de apoyo real que recibimos, más colectivos se reúnen en el local (son 9 a día de hoy) y más gente siente el espacio como propio y lo utiliza. Dificultades que hemos tenido en ese sentido, pues las mismas que cualquiera que viva en una ciudad como esta: cuesta acercarse a las demás personas, cuesta establecer relaciones sinceras y duraderas, cuesta generar confianza mutua. La forma de afrontarlo ha sido con ganas y con interés por avanzar en ese sentido.

· ¿Qué proyectos tenéis de cara al futuro?

Consideramos imprescindible recalcar la importancia que tiene para nosotrxs la evolución que ha sufrido el proyecto de aquí hasta hace varios años. La capacidad y el esfuerzo que han tenido muchos/as compañeros/as durante todo este tiempo ha logrado que el proyecto del Local Anarquista Magdalena haya tomado un rumbo más definido, algo que vemos tremedamente positivo. Ahora mismo lo que nos interesa es que los proyectos que integran y que participan en el local se fortalezcan y progresen en sus objetivos. Por todo esto, más que de proyectos de cara al futuro preferimos hablar de proyección hacia el futuro. Como comentamos, en estos útimos años y a pesar de las dificultades –que no han sido pocas- que cualquier proyecto puede encontrarse, hemos logrado que el local sea un espacio de confluencia para algunas iniciativas de carácter libertario que han ido naciendo en Madrid. Si bien aún no hemos logrado romper del todo con el ‘guetto’ que nos caracteriza al ambiente libertario, se ha conseguido que el local paulatinamente se vaya convirtiendo en un punto de encuentro entre compañeros/as, ya sea para debatir, reunirse, dejar la propaganda, etc. Nos gustaría que al local acudiera cualquier interesado/a de fuera de nuestros ambientes, mas somos conscientes de la dificultad de romper con el aislamiento social al que nos han y en el que nos hemos sumergido los/as anarquistas. No obstante, si que es cierto que, aunque poca, acude gente de todo tipo. Por otro lado, también somos conscientes de la dificultad y el tiempo que  nos va llevar realizar este objetivo y por ello no somos ansiosos/as pues el proyecto va cumpliendo con otros muchos. Una de nuestras pretensiones principales es que el local sea identificado como una herramienta para el movimiento libertario, es decir, que la gente lo sienta como algo suyo y participe –formándose, reuniéndose, proponiendo actividades, etc.- como pueda. De esta forma, vamos comprobando que con la colaboración y el apoyo mutuo de todos/as los/as compañeros/as que participan y de los proyectos mencionados, se va creando una sensación de colectivo que se va materializando y plasmando en la efectividad de todos estos proyectos que participan en el local.

· ¿Por qué optáis por el alquiler y no por la okupación para un proyecto como éste?

Cuando piensas qué proyecto quieres hacer, lo haces teniendo en cuenta la mejor manera de hacerlo, qué es lo que se necesita y qué es lo más recomendable para el mismo. En nuestro caso, lo primero que necesitábamos era tener un espacio, y para ello puedes tener dos opciones, ocupar o alquilar. Nosotros/as lo que queríamos ofrecer era un sitio de difusión de las ideas libertarias y contestatarias con una librería, biblioteca, videoteca, actividades, etc. y hacer del local un punto de encuentro donde la gente se pudiera reunir y dejar su propaganda. Somos conscientes que esto no se consigue de la noche a la mañana sino durante un proceso que aglutina esfuerzo y tiempo. Actualmente es cuando el local se está convirtiendo en lo que os estamos describiendo. Y es que pasado ya un tiempo comenzamos a observar que el trabajo invertido a dado sus frutos. Algo que nos ha brindado la oportunidad de construir un proyecto de estas características, es decir, que sea un proyecto permanente, ha sido que poseamos un espacio relativamente duradero, alquilado. A pesar de las contradicciones que implica para nosotros/as estar a expensas de un contrato de arrendamiento o de las presiones de una inmobiliaria especuladora, creemos que el alquiler nos ha dado la posibilidad de mantener el proyecto estable, algo que la ocupación no puede asegurar. Una de nuestras prioridades en el proyecto, como decimos, es la difusión mediante material escrito y audiovisual. Mantener una biblioteca, una videoteca, una librería y un archivo –a demás de los otros proyectos que componen el local- bajo unas condiciones inseguras, es un riesgo que no queremos correr pues hay mucho esfuerzo y dinero invertido, así como material que queremos que esté siempre a disposición de el/la interesado/a y que no queremos que se pierda por, por ejemplo, un desalojo.

· ¿Qué es para vosotros/as la distribución alternativa y qué papel juega para vosotros/as la plaza de Tirso de Molina?

La distribución alternativa no es otra cosa que una herramienta que ofrece la opción de mover material al margen de los canales comerciales. Asimismo, posibilita la obtención de beneficios para los proyectos existentes y la continuidad de la misma distribución. Es decir, es una red formada por librerías, editoriales, distribuidoras… al margen de lo que podría ser la red oficial con la que trabajan la Casa del Libro, el Carrefour, la librerías de la calle… Lo característico de la distribución alternativa es que no busca el beneficio propio. Contraria a los planteamientos mercantiles y comerciales del consumo, la distribución alternativa no busca otro beneficio que la posibilidad de difusión de un determinado material. En ese sentido, lo que diferencia una distribuidora o una librería como la nuestra de las empresas que se lucran vendiendo libros, es que el tiempo que invertimos en el proyecto es nuestro tiempo libre. Es decir, no tenemos asignado un horario laboral ni nada por el estilo, sino que lo que hacemos lo hacemos porque queremos y por difundir nuestras ideas. Para ello, como decimos, nos organizamos asambleariamente y nos distribuimos el trabajo que hay que hacer para mantener y hacer progresar el proyecto.

Por otro lado, la Plaza de Tirso de Molina tiene un papel muy importante dentro de lo que venimos comentando sobre la distribución alternativa, ya que todos los domingos por la mañana, coincidiendo con el Rastro, se montan muchos puestos de índole política, donde también tienen cabida proyectos como el nuestro. Para nosotros/as montar el puesto de la librería en Tirso de Molina todos los domingos significa prolongar el trabajo fijo que hacemos en el local. Es decir, es una manera de acercar el material que poseemos en local a la calle y facilitar la difusión de las ideas contenidas en él. Tirso de Molina es un punto de encuentro de los proyectos y distribuidoras políticas y un referente para el acercamiento y el conocimiento de las ideas contestatarias, convocatorias, etc. Anteriormente cuando no estaba tan vigente internet la única manera de enterarte de las convocatorias era de boca a boca, mediante panfletos… y Tirso de Molina era un lugar donde podía encontrar toda esa información. Si queremos, lo puede seguir siendo.

Desde aquí aprovechamos para dar una saludo a todas las distribuidoras que gracias a su empeño y dedicación todo esto es posible. Gracias por vuestro esfuerzo, por estar horas y horas sentados/as tras una mesa en un concierto, en unas jornadas, en una plaza, etc, difundiendo vuestras ideas.

Más información en www.localanarquistamagdalena.org

Comparte y difunde