10 ingobernables. Historias de transgresión y rebeldía.

Autora: June Fernández. Edita: Libros del K.O. 2016. 264 páginas

Yuri tiene treinta y tantos años, la piel negra clara, largas rastas y una tupida perilla. Viste vaqueros largos con los calzoncillos a la vista y una camiseta de manga corta corriente que cubre su cuerpo menudo y recto. De entrada parece un chaval, tal vez un chico transexual. Yuri es nerviosa e introvertida, pero en seguida se siente cómoda y me explica, con su mirada profunda y bondadosa, que no tiene ninguna duda sobre su identidad de género. Es una mujer. Tiene barba porque su cuerpo de mujer es así. No le da la gana afeitársela. Viste con ropa masculina porque le gusta. Ama y desea a otras mujeres, pero eso no tiene nada que ver. Se enorgullece de ser mujer y lesbiana.”

diez-ingobernables-portadaDiez historias. Diez pequeñas biografías de personas que tienen bastante poco en común entre sí pero cuyas vidas están todas ellas marcadas por la resistencia, por continuar siendo lo que son aunque su identidad o su hacer sea cuestionado por salirse de la normatividad.

Así explicado puede parecer poco, pero lo cierto es que June Fernández, redactora y fundadora de la revista feminista Píkara Magazine, habla de muchísimo más que de diez personas en estas 264 páginas. Huyendo del lenguaje teórico y el academicismo, logra mil veces mejor, mediante las experiencias vitales, que calen conceptos y realidades transfeministas que a mucha gente siguen sonándole a chino. «Hablamos de gente que cuestiona las expectativas de género y me interesaba hacerlo no evangelizando sino contando experiencias«, cuenta en una entrevista realizada en Eldiario.es

June consigue romper las fronteras del binarismo de género y sacarnos de la burbuja heteronormativa, blanca y europea, en la que aún permanecemos por muy feministas, anarquistas o de izquierdas que seamos. “Otra obsesión mía es esa cosa de que transitar entre los géneros es europea, de gente con las necesidades básicas cubiertas. De jerarquizar los sufrimientos: están las violencias gordas y luego la LGTBIfobia, que afecta en ciertos contextos. Eso es una mentira.” Y es que otro valor añadido del libro es que no se queda sólo en nuestro contexto más cercano, sino que da el salto al otro lado del charco para reflejar y contextualizar la realidad de países centroamericanos como Nicaragua, El Salvador, Guatemala o Cuba.

Podríamos reproducir aquí fragmentos de cada una de esas historias que seguro terminarían de convencer de lo imprescindible de tener entre las manos este libro, pero merece la pena no desvelar nada e ir descubriendo capítulo a capítulo la cotidiana heroicidad de estas ingobernables.

Una última declaración de intenciones de la autora (en Eldiario.es): “En vez de sentir el feminismo como vanguardia para emancipar a otras mujeres quiero hacer lo contrario: nutrirnos como feministas de las realidades cotidianas de las mujeres que no están debatiendo sobre sororidad y empoderamiento sino que lo practican en el día a día.”

Comparte y difunde
  • 32
    Shares