Ouróboros: la espiral de la pobreza.

Creado por el Grupo anarquista Albatros y Neu Circuita. 50 minutos. Mayo 2015.

Este documental aborda desde un punto de vista crítico el significado y las consecuencias de la caridad empleada como herramienta de atención a la exclusión social. Su impulso desde las instituciones políticas y económicas sustituyendo los sistemas públicos de protección social ha sido una constante en los últimos años, y llegó a escenificarse con la denuncia del Consejo General del Trabajo Social al programa “Entre Todos” de TVE1, al mismo tiempo que se producían otros conflictos entre las organizaciones religiosas que gestionan la caridad y otras iniciativas populares de solidaridad.

En estos tiempos de crisis en que se agudizan las carencias de necesidades básicas en franjas de población cada vez mayores se está produciendo un trasvase de recursos públicos hacia las instituciones de caridad fundamentalmente administradas o controladas por estructuras de carácter religioso o privado.Tanto los proyectos de movimientos sociales basados en la solidaridad como la asistencia social pública fundamentada en los derechos de las personas han chocado con esa forma de abordar la pobreza en que a menudo se vulnera el respeto a la dignidad y se oculta el origen de la desigualdad que nos lleva a situaciones como las que vivimos.

cartel_ouroboros

Ouróboros es una palabra de origen griego que hace referencia a un sistema cerrado, infinito, del que no se puede salir (entre otras acepciones). Estamos acostumbrados a verlo representado por una serpiente comiéndose la cola y seguro que muchos se acuerdan del “Auryn” de aquella obra genial de Michael Ende titulada La historia interminable. Con ello queremos simbolizar la realidad perversa, donde quienes son los responsables de la miseria de una parte importante de la población (cada vez mayor) con sus políticas desde los distintos gobiernos, con la explotación indiscriminada de los trabajadores desde la patronal, o con la mentira defensora del orden vigente desde los púlpitos, se colocan a continuación en la primera línea de la “preocupación por la pobreza” e impulsan donativos respondiendo a un deber cristiano, que es mucho menos molesto que la ética, que cuestionaría el origen de su riqueza. Hay quien lo ha apuntado certeramente al decir que es contra la riqueza contra lo que hay que luchar, no contra la pobreza, porque una es el origen de la otra.

Comparte y difunde
  • 3
    Shares
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad