La palabra contraria

Autor: Erri de Luca. Editorial: Seix Barral. Febrero 2015. 64 páginas.

La palabra contraria es un pequeño manifiesto del escritor italiano Erri de Luca acerca de su imputación por “incitación al sabotaje” tras haberse pronunciado en una entrevista a favor de las luchas contra el tren de alta velocidad en el valle de Susa (Italia), donde desde la década de los 90 los/as habitantes han conformado una comunidad de lucha para impedir – hasta ahora con éxito- el inicio de las obras, que supondrían la devastación medioambiental del territorio además de serios problemas para la salud de las personas.

Erri de Luca, antiguo militante de Lotta Continua y de la autonomía obrera italiana, explica a lo largo de sesenta páginas su situación judicial, las razones que le movieron a participar de la lucha No-TAV y su determinación a seguir defendiendo su posicionamiento político públicamente a pesar de la amenaza de uno a cinco años de prisión que la Fiscalía, a demanda de la empresa constructora, ha hecho pesar sobre su cabeza. Un auténtico alegato a favor de la libertad de expresión, que ha conseguido convertir un intento de silenciar la disidencia política en un altavoz mucho mayor de la misma.

9788432224539

He tomado partido por una pequeña comunidad en una lucha compacta e intransigente, una lucha contra la opresión, y me siento orgulloso de que mis palabras de apoyo hayan sido consideradas tan dignas de mención como para llevarlas a los tribunales. La importancia atribuida a mis frases es para mí un premio literario. En Italia no he recibido ninguno, por la sencilla y suficiente razón de que no los quiero y por tanto no participo en ellos. Esta acusación es, por tanto, mi primer premio literario italiano. No importa que la asignación se lleve a cabo en una sala de un tribunal, en lugar de en un salón de baile con la presencia de alcaldes, concejales y el aderezo de presentadores y madrinas. No importa que sea el único candidato para recibir el premio a la declaración más peligrosa de Italia. La palabra contraria se ha colocado en un pedestal de gran valor, penal para los jueces, constitucional para mí. La libertad de afirmarla es una cuestión que va más allá de mi caso. Hoy en día se halla bajo la amenaza del silenciador. No creo que sean capaces de someterla fuera del tribunal. Sé que no tendrán éxito conmigo: vengo del campo de entrenamiento del siglo XX, donde escritores, poetas, pagaron el precio más amargo por sus palabras. He aprendido en un sinnúmero de ejemplos la línea de conducta que hay que mantener frente a los silenciadores. Hoy, mi palabra obstaculiza la malversación de las obras públicas en el valle de Susa, mañana habrá que hacer más. Junto con la línea de alta velocidad del valle de Susa, se podrá sabotear la voluntad de censura.”

Comparte y difunde