Absolución y libertad para los petroleros de Las Heras

FORA-12Hace casi un año que diez trabajadores petroleros de Las Heras fueron condenados a la cárcel en Argentina, cuatro de ellos a cadena perpetua, acusados del asesinato de un oficial de policía en 2006.

El Caso Sayago

En 2006 el colectivo petrolero de Las Heras estaba en huelga por la supresión del impuesto a las ganancias, el pase a planta y la aplicación del Convenio Colectivo del Sindicato de Petroleros, que implicaba un aumento del sueldo. Después de veinte días de lucha, uno de los huelguistas fue detenido por la policía mientras se dirigía por radio a la población, lo que motivó fuertes protestas que se saldaron con la muerte del oficial de policía Jorge Sayago.

El Gobernador de Santa Cruz desató una caza de brujas en busca de chivos expiatorios. Diez trabajadores fueron sentados en el banquillo sin ninguna otra prueba que confesiones arrancadas mediante violencia policial, dando comienzo un proceso judicial repleto de irregularidades durante el cual los compañeros han sido privados de libertad y torturados sistemáticamente. Según una de las abogadas defensoras, “no hay ninguna prueba concreta, [las que hay] fueron armadas por la Brigada de Investigaciones de Santa Cruz en base a apremios y torturas, aterrorizando a toda la población en esa época y consiguiendo testimonios falsos a través de amenazas y persecuciones”.

Los trabajadores pasaron seis años detenidos de forma preventiva hasta que el Fiscal formalizó la petición de condena contra ellos: cadena perpetua para seis de ellos y condenas de 18 años para los otros cuatro. Durante su audiencia, el Fiscal reconoció que los detenidos habían sido torturados, pero negó que ese hecho invalidara sus confesiones, ya que según él “darle un cachetazo o ponerle una bolsa en la cabeza a un testigo no implica decirle lo que tiene que decir”.

El 12 diciembre de 2013 el juez accedió a la mayor parte de la petición del Fiscal y sentenció a cadena perpetua a Cortez, Rosales, Padilla y González, y a penas de 5 años de cárcel al resto de trabajadores. El “Caso Sayago”, como ha sido denominado en Argentina, constituye un nuevo intento de sembrar el miedo entre los sectores combativos de la clase obrera y desactivar la protesta social, que se ha vuelto crónica en ese país desde el Corralito.

Lucha de clases y represión en Argentina

Todos recordamos las imágenes de los piqueteros y de las ocupaciones de fábricas que dieron la vuelta al mundo a partir de aquel diciembre de 2001 en el que el Gobierno argentino restringió la retirada de dinero de las cuentas bancarias. El pulso de las organizaciones obreras se ha mantenido desde entonces y el Estado ha demostrado reiteradamente ser un simple instrumento de los capitalistas para reprimir la lucha de los trabajadores, que tiene en frente tanto a la magistratura y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado como a una burocracia sindical totalmente corrupta y avenida con el Gobierno.

Como nos recuerdan los compañeros de la Federación Obrera Regional Argentina, adherida a la Asociación Internacional de Trabajadores (FORA-AIT), “esto de criminalizar el reclamo de los trabajadores no es nuevo. También procesaron a los detenidos durante la represión en el Hospital Borda –mientras los funcionarios de Macri fueron absueltos– y persiguen a los obreros que luchan como los delegados de las empresas Emfer, Lear y Kraft, en la zona norte del Gran Buenos Aires, que se encuentra militarizada con la gendarmería. Un trabajador de la línea 60 del colectivo fue condenado a 7 meses de prisión efectiva por el sólo hecho de reclamar su reincorporación”.

Tampoco podemos olvidar a Mariano Ferreyra, tiroteado el 20 de octubre de 2010 por un grupo de afiliados de la Unión Ferroviaria con la complicidad de los policías de la comisaría nº 30 de la Policía Federal, al cabo de una manifestación de trabajadores ferroviarios contra la burocracia sindical. Este crimen constituye un claro ejemplo de la llamada “represión terciarizada” del Gobierno Kirchner, en palabras de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional, que ve en esa delegación de la represión una manera de “hacerla más eficaz y con menos costo político que cuando directamente [el Gobierno] manda sus policías y gendarmes”.

Así, las duras condenas dictadas contra los petroleros de Las Heras se enmarcan en un contexto represivo que dista mucho de ser nuevo y que conocemos bien en estas latitudes. Lo que llama la atención de este caso es la dureza de las penas impuestas a los trabajadores. Además, los compañeros han estado en prisión preventiva desde el primer día y el reconocimiento de las torturas por parte de la propia Fiscalía no ha impedido que el juez admitiera las declaraciones de los detenidos obtenidas mediante coacciones, incurriendo en irregularidades manifiestas que implicarían la inmediata absolución de los huelguistas incluso desde la propia legalidad burguesa. Este reciente montaje supone un salto cualitativo en la represión orquestada por Gobiernos constitucionales, y las organizaciones obreras argentinas llevan meses denunciándolo y exigiendo la libertad de los compañeros, a los que ven como modernos Sacco y Vanzetti.

Campaña de solidaridad internacional

Organizaciones obreras de distinto signo llevan meses protagonizando en Argentina una lucha para exigir la puesta en libertad de los petroleros de Las Heras, que incluye manifestaciones, concentraciones, jornadas nacionales de cortes y otras actividades. Lejos de absolver a los trabajadores, las autoridades están reaccionando con más violencia, apaleando y deteniendo a los solidarios.

Una de las organizaciones implicadas en estas luchas es la FORA-AIT, que está insistiendo en la necesidad de la acción directa para quebrar la represión. Nuestros compañeros han decidido asimismo internacionalizar la campaña de solidaridad mediante un llamamiento a todas las Secciones y Amigos de la AIT a difundir el caso de los petroleros de Las Heras más allá de las fronteras del Estado argentino y a poner en jaque los intereses de este último.

Desde el Sindicato de Metal, Minería y Química de CNT-AIT Madrid no podemos quedarnos parados ante este nuevo golpe represivo contra la clase trabajadora y estamos aportando nuestro granito de arena a esta campaña de solidaridad internacional. De momento hemos emitido un comunicado y hemos publicado material informativo en nuestro órgano de expresión. Este mes de noviembre vamos a dar una gira de charlas en varios barrios de Madrid, que nos gustaría culminar con un acto frente a alguna institución vinculada al Gobierno argentino. El llamamiento de solidaridad está siendo secundado igualmente en otras localidades, como Barcelona, donde el pasado 25 de julio se realizó una concentración en apoyo a una marcha convocada en Buenos Aires ese mismo día, o Albacete, donde también preparan una charla sobre el caso.

Comparte y difunde
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad