Tanquetas de agua, cañones de sonido y pelotas de goma

La represión a las protestas en apoyo al conflicto de Gamonal ha dado la oportunidad a los Mossos d´Esquadra de estrenar su nueva arma antidisturbios: el cañón de sonido o Dispositivo Acústico de Largo Alcance (o LRAD, según sus siglas en inglés). Se trata de un dispositivo portátil que, en el caso del utilizado por la policía catalana, emite sonidos con un volumen máximo de 137 decibelios con el fin de disolver convocatorias o controlar grupos de personas. Pese a que es considerado un tipo de arma no letal, algunos/as médicos/as han recordado que a partir de 90 dB se pueden provocar daños irreversibles en el oído, y que el sonido emitido es superior al que provoca un reactor al despegar. De hecho, pese al poco tiempo que lleva este aparato siendo usado por las policías occidentales, ya se conoce una denuncia de una manifestante contra el G-20 que sufrió daños permanentes en el oído en 2009.

No es casualidad que sea en este momento cuando se pruebe esta arma, pues recientemente el Parlament catalán ha decidido prohibir las pelotas de goma a partir de del próximo mes de abril, tras la exitosa campaña de denuncia realizada por Stop Bales de Goma y después de que una manifestante perdiera un ojo en las manifestaciones por la Huelga General de 2012 en Barcelona y que la Ertzaintza quitara la vida de un pelotazo a Íñigo Cabacas. Esta retirada de las pelotas de goma se ha aprobado con la crítica de la sección de los Mossos d´Esquadra de CC.OO. que enviaron un informe al Parlament en contra de la prohibición en el que manifestaban que “Nuestra postura es clarísima. De ninguna manera se nos puede quitar este recurso ya que entendemos que los heridos (tanto policías como manifestantes) se multiplicaría.(…) La escopeta policial es imprescindible”. No hemos oído voces dentro del sindicato que se desvinculen de su compañero…

A la vez que se investigan nuevos medios represivos, vemos que se desempolvan los tradicionales, dado que el Govern catalán ha mandado reparar un camión lanza agua que tenían en desuso y pocos días después la Dirección General de Policía sacaba a concurso la compra de otro por medio millón de euros. Manel Prat, Director de la Policía catalana nos explicaba porqué no se había utilizado este medio antes: tiene “inconvenientes” como la falta de autonomía, su difícil movilidad y que puede causar lesiones y pérdida de ojos.

Pero no todo es armamento novedoso; Interior se gastó en el año 2013 3,26 millones en “Material Antidisturbios y Equipamientos Específicos de Protección y Defensa” para la Policía Nacional y la Guardia Civil, 20 veces más de lo que se gastó en 2012, en clásicos como pelotas de goma y gases lacrimógenos. Además, parece que desde arriba están dando instrucciones a sus mercenarios/as para que se empleen con mayor dedicación a la hora de dar hostias. Según un comunicado de finales de 2012 del Sindicato Unificado de Policía, en un entrenamiento de tiro de pelotas de goma de la UIP en el que el mando pedía mayor contundencia, varios antidisturbios fueron heridos/as en rodillas, ojos y testículos, teniendo que acudir el jefe de unidad al hospital. Que se jodan.

Comparte y difunde
  • 1
    Share