Represión y racismo en Grecia

El ataque del Estado a la okupa “Villa Amalías”, un histórico espacio auto-organizado de resistencia, […] Es un mensaje sonoro hacia la sociedad, de la tolerancia cero con los que resisten y luchan por la libertad y dignidad. El “foco de ilegalidad”, como llamó a la ocupación el ministro Dendias, se encuentra en los escaños del Parlamento, donde día a día se legitiman la pobreza, el desempleo y la miseria de miles de personas. El “foco de ilegalidad” se halla en la Dirección General de la Policía, donde las torturas a inmigrantes, a antifascistas y a todos los que manifiestan, son hechos diarios. El “foco de ilegalidad” en última instancia, es el propio sistema capitalista, que en tiempos de crisis convierte la esclavitud asalariada en “voluntaria”, monta campos de concentración para inmigrantes, conduce a personas al suicidio y levanta la mano al fascismo. […] Nuestro puño levantado para los compañeros/as detenidos/as. A pegar una paliza a los patrones y a los fascistas” – Comunicado de inmigrantes albaneses.

20 de diciembre, se produce el desalojo del centro social “Villa Amalías”, un edificio ocupado hace más de 22 años. 28 de diciembre, redada policial en la Facultad de Estudios Económicos y Empresariales, la policía detiene a 17 inmigrantes, cierra un local autogestionado y roba la infraestructura de la radio libre 98FM. 9 de enero, la policía pone fin al intento de reocupación de “Villa Amalías” deteniendo a 93 personas, además, unas horas después, fuerzas policiales rodean el edificio de las okupas Patissíon 61 y Skaramangá con la intención de proceder a su desalojo. El desalojo de Skaramangá acaba con 8 detenidos/as. 15 de enero, desalojo del centro social ocupado más antiguo de Atenas, el espacio “Lelas Karagianni”, la actuación policial acaba con 16 personas detenidas. 17 de enero, un joven trabajador paquistaní es asesinado por dos fascistas.

Esta es una breve recopilación de ciertos hechos acontecidos en Grecia durante este último mes. Hechos que reflejan el clima creciente de autoritarismo y represión dentro de la sociedad griega. El cierre de espacios sociales libertarios y autónomos, las redadas y detenciones a inmigrantes, las cacerías de grupos nazis, etc., son algunas de las noticias que hemos recibido de este país en las últimas semanas. Pero no todas van en esa línea. También las hay positivas. Como respuesta a los desalojos de los espacios ocupados y en solidaridad con las más de cien personas detenidas en estos hechos, el día 12 de enero, tuvieron lugar manifestaciones multitudinarias por todo el Estado. El movimiento anarquista/antiautoritario, principal protagonista en la respuesta, pocas veces antes había sido capaz de organizar una manifestación de tal magnitud en Atenas, pues participaron en ella más de 10.000 personas. En Tesalónica y Patras, la segunda y la tercera ciudad más grandes de Grecia, respectivamente, también tuvieron lugar manifestaciones realmente importantes, y al igual que en Atenas, también fueron organizadas y convocadas por el movimiento libertario. En todas ellas el mensaje que se intentó transmitir era claro, los golpes han dolido, y mucho, pero la represión estatal no podrá frenar la lucha: “Jamás van a lograr derrotarnos, porque por muchas que sean las fuerzas represivas que movilicen, no pueden reprimir la resistencia, la dignidad, la solidaridad. Jamás van a lograr derrotarnos, porque no somos cien, somos miles. Somos una parte del mundo que lucha contra la barbarie capitalista, el terrorismo de Estado y el fascismo. Una parte de los trabajadores y desempleados nativos e inmigrantes, de los estudiantes, de los que resisten en los barrios, de los luchadores perseguidos y encarcelados, de los que no agachan la cabeza. Junto con ellos levantamos un puño de resistencia, como el que levantamos en el momento de nuestra detención. Nuestra arma es la solidaridad, la cual hoy hemos sentido muy fuerte. Nuestra fuerza son las resistencias colectivas. En los tiempos de los memorandos, la miseria impuesta y el cada vez mayor empobrecimiento de la sociedad, constituyen el futuro que está imponiendo el Estado y el capitalismo. En estos tiempos, en los que la violencia del Sistema se escalona y en los que mediante el estado de emergencia constante se establece el totalitarismo, la revolución social es la única vía. En esta coyuntura conscientemente nos tenemos en pie, proponiendo la auto-organización, la resistencia y la solidaridad, e intentamos dar un paso más…: organizar el contrataque social y de clase. En unos tiempos en los que la condición predominante es lo de “lo vamos a perder todo”, nosotros luchamos por su inversión: “¡A ganarlo todo!”.”

“Maderos, TV, neonazis, toda la escoria trabaja junta”

Son constantes en los comunicados de los diferentes colectivos golpeados por la represión estatal, las reflexiones sobre la complicidad de los medios de comunicación, el movimiento fascista griego (agrupado principalmente en torno al partido Amanecer Dorado) y el aparato estatal.

Un breve estudio, publicado en medios contrainformativos, evidenciaba la omisión en los medios de comunicación tanto de la orgía represiva en la que se ha embarcado el Estado así como de las muestras de solidaridad que se han producido, no sólo las manifestaciones sino también otras acciones solidarias como la ocupación de una sede de “Izquierda Democrática” (partido que participa en el gobierno de coalición), el ataque a bancos, la ocupación de radios públicas para la lectura de diferentes comunicados, etc. Por otro lado, también hay que destacar la reproducción automática de la propaganda estatal y sus mitos (los encapuchados como principal problema interno, la ocultación de armas y explosivos en las okupas, etc.) como si los guiones del telediario fueran escritos por el Ministerio de Orden Público.

Además, al cerrar este artículo, recibimos la triste noticia del asesinato de Shezad Lugman, un inmigrante paquistaní de 26 años, a manos de dos hombres de ideología fascista (se les encontró folletos de la campaña electoral del partido neonazi Amanecer Dorado en sus casas). Shezad iba en bicicleta por un barrio ateniense cuando, sin mediar palabra, fue apuñalado en repetidas ocasiones por estos dos hombres mientras gritaban consignas racistas, según los testimonios de unos vecinos que contemplaron los hechos. Este ataque completamente premeditado (los fascistas iban armados con dos bayonetas a las 3 de la mañana, en una moto cuya matrícula taparon posteriormente) ha generado múltiples interrogantes y reflexiones. Ciertos medios han informado de que contando con un pasado delictivo, uno de ellos fue contratado por el cuerpo de bomberos, contradiciendo el procedimiento establecido en Grecia, y el otro, llevaba 6 años pendiente de ser procesado. Para más inri, el ministro de Orden Público negó el carácter racista del asesinato y equiparó este hecho a cualquier acto violento venga de donde venga. La complicidad del Estado con los grupos fascistas cada vez es más palpable, y eso, nos da aún más motivos, por si no teníamos ya pocos, para seguir mostrando nuestra solidaridad a las/os compañeras/os de Grecia.

Información extraída de www.verba-volant.info

¿Lo habéis escuchado? Es el sonido de vuestro mundo que se está derrumbando. Es el sonido de nuestro mundo que está emergiendo.

Comparte y difunde