Novela

La vida de un hombre inútil

Autor: Maksim Gorki. Automática Editorial. 275 páginas. Enero de 2014

Con este título continuamos con la idea de publicar cada mes algún tipo de material en torno al centenario de la Revolución Rusa. En este caso, os recomendamos una novela, algo más ligero que en anteriores ocasiones, ya que no sólo a base de ensayos vive uno/a. “La vida de un hombre inútil” fue escrita por el famoso literato ruso Maksim Gorki en 1907, tan sólo dos años después de la revolución de 1905, momento sobre el que se circunscribe gran parte de la acción de esta obra.
La trama de esta novela se centra en la vida del joven Yevséi Klimkov, quien tras quedarse huérfano y ser criado en una pequeña aldea por sus tíos maternos, es enviado a una gran ciudad rusa para iniciarse como aprendiz al cargo de un viejo y singular librero. Klimkov, de carácter reservado y pusilánime, se irá adaptando a trompicones a la vida en los barrios bajos de la urbe, y su accidentada existencia le llevará a ingresar como informante en la oficina local de la Orjana, la policía secreta imperial. Es aquí cuando se encontrará de bruces con la revolución de 1905, que sacudirá con fuerza su día a día.
El pistoletazo de salida a esta ola revolucionaria que recorrió el vasto Imperio Ruso, se dio el 9 de enero de 1905, durante una marcha convocada en San Petersburgo con la intención de llevar una serie de reclamaciones laborales y sociales ante el Zar. La marcha estaba encabezada por varios popes religiosos, y al acercarse al Palacio de Invierno fue duramente atacada por el ejército, que asesinó a cientos de personas. Lo que más tarde se conoció como “Domingo Sangriento”, desencadenó una amplia insurrección en la que durante meses se sucedieron masivas huelgas (algunas de carácter netamente político, aunque en su gran mayoría respondían a reclamaciones laborales), varios intentos de tomas de tierras por parte de campesinos/as, motines en las fuerzas armadas (inmersas como estaban en la guerra ruso-japonesa) y numerosos atentados. Esta revolución supuso un importante punto de inflexión en las luchas obreras y campesinas de finales del siglo XIX y principios del XX en Rusia, y a pesar conseguir ciertos reclamos políticos (como la creación de la Duma o ciertos derechos civiles), éstos llegaron de la mano de una dura represión. Cárcel, destierro y exilio fueron los destinos de una importante multitud de revolucionarios/as, así como varios años de desorganización en sus estructuras.

Comparte y difunte