Libro

Huye, hombre, huye. Diario de un preso F.I.E.S.

Autor: Xosé Tarrío. Editorial: Imperdible. Octubre 2017. 285 páginas

Este libro es una denuncia despiadada, una crónica estremecedora de una lucha donde la supervivencia misma, unida a la rebelión diaria, sólo puede ser comprendida al sumergirte en las líneas de este diario, las personas presas que lo han leído se identifican plenamente con lo que nos narra Xosé. Observando detenidamente la mirada y la expresión de los ojos de personas que han estado encarceladas y le conocieron se ve como les brillan al ver este libro. Los/as que lo han leído y mantuvieron contacto con él dentro del presidio nunca lo olvidan como uno de sus hermanos plasmó con toda la crudeza el odio que la institución carcelaria inflige a los/as condenados/as, y por lo cual acabaron con su vida de una manera cobarde, repugnante y miserable. Esa mirada, en un primer instante tierna e inocente al recordarle con cariño, se torna despectiva y rabiosa al saber que ya no está entre nosotros/as. Como agarran el libro como si fuera una reliquia que les devuelve al pasado y te dicen: “Yo le conocí, estuvimos juntos en Daroca…”, esas vibraciones que se desprenden en esos míseros segundos, te confirman sin nunguna duda lo mucho que este libro significó y significa para muchas personas. Tanto dentro como fuera de los muros de las prisiones.
Aquí se puede leer con pelos y señales, la hipocresía de la rehabilitación carcelaria, la tortura a las personas presas que no se dejan doblegar, la complicidad de la casi totalidad de políticos/as, abogados/as, jueces/as, psicólogos/as y médicos/as de manera cristalina; y de la mayoría de la sociedad de manera inconsciente pero a la vez igual de culpable, del encierro de personas rebeldes, pobres y de los/as que molestan y “afean” las calles de los pueblos y de las ciudades, para encerrarlos/as en los zulos del estado.

Lo que aquí se nos describe no es una historia cualquiera de una época cualquiera, es una realidad palpable que continua a día de hoy: las cárceles siguen vomitando cadáveres todos los meses, en ese gran vertedero de seres humanos con el que, por medio del miedo, mantienen sumisas a las masas.

Gracias Xosé por este libro que tanto nos ha enseñado a tantas personas, por mostrarnos con claridad lo que sucede dentro de esos asquerosos e inmundos lugares, por la positividad, energía, resistencia, fuerza de voluntad, justicia, libertad, lucha, rebeldía, sinceridad, amistad, lealtad, solidaridad, amor… que desprendes en estas líneas.
Traducido a cinco idiomas y traspasado decenas de fronteras, allá donde ha llegado, ha despertado unas ansias arrolladoras de luchar contra la barbarie carcelaria en las personas que no sabían nada al respecto de como funcionaba esta institución funeraria, desde las mismas profundidades del más denigrante aislamiento, los módulos F.I.E.S.: la cárcel dentro de la cárcel, el infierno dentro del infierno; y para las que ya lo sabían, es una inyección de esperanza y vitalidad deslumbrante para QUE LA LUCHA NO MUERA, PORQUE VIVIR LUCHANDO ES LA MEJOR MANERA DE VIVIR.

Comparte y difunde