Cuerpo a cuerpo

Folleto de 48 páginas.

ai-ferri-corti_cuerpo_a_cuerpoAi ferri corti fue editado originalmente en italiano en el año 1998, fruto de las discusiones y debates internos de la denominada área anarquista insurreccionalista, y tuvo una limitada recepción en su país. Mayor impacto ha tenido en los países de habla hispana. Desde su primera traducción al castellano en ese mismo año ha sido reeditado múltiples veces en diversos formatos. En esta nueva edición hemos corregido los fallos detectados en la edición del año 2001 (Muturreko Burutazioak, Bilbao) y hemos añadido una nueva introducción, fruto de la discusión entre los autores y editores del texto, con vistas a contextualizar un texto que, pese a los 14 años transcurridos desde que salió por primera vez, conserva plena vigencia y actualidad.

Ai ferri corti, con un lenguaje claro y directo, nos expone claves del debate anti-autoritario, tan escaso y necesario en estos momentos de confusión. No nos entrega fórmulas mágicas de intervención, pero esboza las líneas maestras de una acción revolucionaria fuera de toda mediación.

En este periodo histórico de “crisis”, o sea, de re-estructuración del Capital, es más necesario que nunca el desenmascarar a los falsos críticos que desde los ámbitos de lucha nos quieren arrastrar hacia los callejones sin salida de la política, la negociación, la reforma. Como anarquistas debemos estar en guardia ante los cantos de sirena de los partidos y sindicatos de izquierda, que ponen el acento en los excesos del sistema sin querer caer en la cuenta de que es el propio sistema el que por su dinámica genera estos excesos (corrupción, autoritarismo, exclusión social, violencia policial) y que sólo su total destrucción significará el alumbramiento de una nueva sociedad. Para ello, debemos de generar nuestros propios discursos y prácticas, basadas en el diálogo establecido en pie de igualdad y sin mediaciones, diálogo que no se ha de dirigir a los poderosos ni a la base social que los apoya sino a nuestros cómplices de lucha presentes y futuros, aquellos que rechacen absolutamente una gestión más humana del Estado-Capital.

Ha llegado la hora de romper con este nosotros, reflejo de la única comunidad actual, la de la autoridad y la mercancía.
Una parte de esta sociedad tiene absoluto interés en que el orden siga reinando; la otra, en que todo se derrumbe lo más rápido posible. Decidir de qué parte estar es el primer paso. Pero por todos lados están los resignados, verdadera base del acuerdo entre las partes, los mejoradores de lo existente y sus falsos críticos. En todos lados, también en nuestra vida, que es el auténtico lugar de la guerra social, en nuestros deseos, en nuestra determinación, así como en nuestras pequeñas, cotidianas sumisiones.

Contra todo esto hay que acudir a las armas cortas, para sostener finalmente un cuerpo a cuerpo con la vida.

Comparte y difunde