Las asambleas de barrios y pueblos de Madrid pasan a la acción

El pasado 28 de mayo, miles de personas acudieron a la convocatoria, propuesta por las/os acampadas/os en Sol, de constituir asambleas horizontales por todos los barrios y pueblos de Madrid. Durante los primeros días de reuniones, los ritmos en estas asambleas fueron distintos: algunas asambleas sabían funcionar bien a pesar del elevado número de participantes (a algunas acudieron hasta 800 personas el primer día), otras no tanto; en algunas se organizaban debates sobre política a nivel macro, mientras que en otras se centraban en los problemas del barrio y buscaban soluciones a ello.

Sin embargo, tras dos o tres semanas de experiencia asamblearia, la situación se fue asentando y se puede afirmar que en prácticamente todos los barrios y pueblos se han creado comisiones y grupos de trabajo y debate sobre temas específicos que están generando propuestas de todo tipo. La temática en la que se centran los grupos de trabajo varía en función del lugar. En ciertos barrios se ha decidido ocupar solares abandonados para crear huertos autogestionados, otros han creado grupos para tratar de luchar contra la privatización de servicios públicos, en algunos se han formado asesorías legales, etc. Cada zona de Madrid ha contado con plena autonomía para trabajar los aspectos de sus vidas que ha considerado más importante.

Una vez constituidas las asambleas y los grupos de trabajo (que remiten sus propuestas a las asambleas horizontales y éstas, como órganos de decisión, las aprueban o no), muchas zonas se han puesto manos a la obra y han pasado a la acción. Por cuestiones de espacio no podemos relatar todo lo que ha hecho cada asamblea durante el último mes. Lo que sí haremos, a continuación, es reseñar brevísimamente algunas de las acciones llevadas a cabo por estas asambleas que consideramos importante destacar.

La asamblea del barrio de Carabanchel aborta redadas racistas de la Policía Nacional

Al término de una asamblea del barrio, varias personas se percataron que en la estación de metro de Oporto la policía nacional estaba llevando a cabo una redada contra migrantes. Unas 200 personas acudieron al metro coreando “ningún ser humano es ilegal” y obligaron a dos agentes de la policía a marcharse – tranquilamente, eso sí – y dejar de pedir la documentación a la gente en función de su color de piel y vestimenta.

Unos días más tarde, una comisión dependiente de la misma asamblea detuvo otra redada de características similares, también en el metro de Oporto, demostrando así que no hace falta que participe mucha gente para poder llevar a cabo con éxito una acción de este tipo.

Se paran múltiples desahucios en Madrid y en el resto del Estado

Muchas asambleas de barrios (a través de la asamblea misma o por iniciativa de las denominadas comisiones de acción) tomaron, en su día, la decisión de colaborar en la paralización de desahucios – un problema que afecta a 200.000 familias al año (Público, 17 de octubre de 2010) – en  la capital. Por tanto, se pusieron en contacto con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), se coordinó una convocatoria pública a través de internet y el miércoles 15 de junio, unas mil personas de distintos barrios y pueblos de Madrid se concentraron frente a una casa que iba a ser desahuciada ese mismo día en una calle del barrio de Tetuán. Finalmente, el Secretario Judicial no pudo acceder al inmueble – a pesar de la fuerte presencia policial – porque se encontraba bloqueado por los/as manifestantes, el desahucio se suspendió y la concentración se trasladó a la entidad bancaria que había solicitado la medida para continuar con su protesta. Poco antes de que algunos/as trabajadores/as del banco tuvieran que abandonar la oficina escoltados/as por el dispositivo policial, apareció en escena Cayo Lara, el Coordinador General de Izquierda Unida (IU) para dar una rueda de prensa improvisada ante las cámaras. Sin embargo, no pudo terminar su entrevista, ya que se le roció con agua proveniente de una garrafa y se le expulsó de forma pacífica al grito de “oportunista”.

Al día siguiente, el 16 de junio, se paró otro desahucio de la misma forma en Parla. Y un día después, lo mismo se repitió en Valencia. Según el diario El País, esa semana se pararon 19 desahucios en todo el Estado (El País, 18 de junio de 2011). En lo que va de año, se han impedido 17 en Murcia (La Verdad, 20 de junio).

Otras acciones

Para finalizar, cabe señalar que la ya mencionada asamblea del barrio de Carabanchel se sumó a la lucha llevada a cabo por la Plataforma de Afectados por los Cierres de Centros de Discapacitados Intelectuales y convocó el 7 de junio una concentración en apoyo a las personas que estaban encerradas en el Centro Ocupacional Magerit para evitar su desalojo. Finalmente, consiguieron que el desalojo se suspendiera y el 16 de junio convocaron de nuevo una manifestación para exigir el revocamiento de la orden de desalojo.

Otras acciones reseñables que se han llevado a cabo durante los últimos días son  la convocatoria de una manifestación de unas 2000 personas a 50 metros del Parlamento por parte de la asamblea del barrio de Lavapiés y la paralización de algunos derribos de viviendas sitas en la Cañada Real Galiana.

Información extraída de www.madrid.indymedia.org, www.afectadosporlahipoteca.wordpress.com, www.tomalosbarrios.net  y www.lahaine.org

Comparte y difunde