Hipotecas y desahucios

Durante los últimos años, la crisis económica ha afectado profundamente a miles de trabajadores/as: paro, reducción salarial, subida de precios… son el pan de cada día, y han generado una importante pérdida en su capacidad adquisitiva. Con ello se han extendido los desahucios, cientos de miles, y muchas son las familias que se ven incapaces de hacer frente a hipotecas y pagos ordinarios y acaban perdiendo la casa. A diferencia de otros países europeos, aquí las condiciones son especiales, existen un gran número de casos en los que la pérdida de la casa en favor del banco o caja de ahorros de turno – ya sean a través de procesos judiciales o a través de daciones – no acaba por liquidar la deuda, aun es alto el capital a deber, pudiendo llegar en algunos casos al 40% del total.

Una vez ejecutado el desahucio, la casa pasa a ser tasada por alguna empresa de tasación, muchas de ellas propiedad de cajas de ahorro o bancos, para luego pasar a subasta, volviendo a ser compradas en bastantes ocasiones por las mismas entidades financieras. Estas tasaciones, en muchas ocasiones no llegan a cumplir con el total de la hipoteca adquirida. Por otro lado, en las daciones, en las que “voluntariamente” se cede la casa a la entidad financiera a favor de una compensación en torno a la hipoteca, nos solemos encontrar ante la misma situación de impago del total de la deuda, y es que, el 40% de las hipotecas que se firmaron entre los años 2004 y 2008 tienen en la actualidad un valor menor del préstamo concedido. Ello finalmente lleva a muchas familias a encontrarse en la calle, sin hogar y debiendo aun una gran suma de dinero.

Solidaridad y apoyo, el camino a recorrer

Esta es la realidad que vivimos, pero siempre hay varias maneras de afrontarla. En este sentido es de destacar casos como el de El Palmar, en Murcia, donde un piquete vecinal impidió el desahucio de una familia la pasadas navidades. El padre y sus tres hijos menores de edad se enfrentan a una deuda de 98.600 euros y  a un año y medio de paro. La llegada al barrio de los Rosales de la policía junto con un secretario judicial y una procuradora del banco Citybank para hacer efectivo el desahucio no cogió por sorpresa a los/as vecinos/as, entre ellos/as miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que se habían apostado ocupando la vivienda, las escaleras y la entrada al edifico con pancartas y carteles en apoyo a la familia. Ante ello, y para evitar tener que enfrentarse a los/as vecinos/as, la policía y el secretario judicial decidieron retirarse del lugar a la espera de una nueva orden judicial. Tras ello, los/as convocados/as partieron a recorrer las calles del barrio en una espontánea manifestación.

Noticia extraída de www.klinamen.org ywww.madrid.indymedia.org

Comparte y difunde