Infancia y control social. Desmontando mitos sobre infancia y escolarización.

Editorial: Piedra Papel Libros, Año: 2017

Este fanzine publicado por la editorial Piedra Papel Libros se centra en la infancia y el papel que juega la institución escolar en el control social que sufren los niños, niñas y adolescentes. Este texto, es una versión de un artículo del mismo autor publicado anteriormente en el número 3 de Estudios Revista de Pensamiento Libertario. El texto realiza un resumen sobre algunos de los cuestionamientos que se pueden realizar a la institución escolar y puede ser de interés para todas aquellas personas interesadas en la infancia a nivel general.

Esta publicación comienza cuestionando la propia conceptualización de la infancia. Los niños y niñas suelen ser representados como un “aún no”, como futuras personas adultas, que se caracterizan por aquellas cosas que no pueden hacer, más que por sus capacidades o destrezas. Los niños y niñas como sujetos pertenecientes a un grupo social que se sitúa en la periferia, alejado de los círculos y núcleos de poder, que son manejados por las personas adultas, son excluidos sistemáticamente de la toma de decisiones en todos los ámbitos de su vida, tanto de la esfera privada como de la pública.

Es necesario realizar un cuestionamiento profundo sobre como entendemos la infancia y a los sujetos que habitan este espacio, reclamando una nueva significación de los niños y niñas, que los coloque en el lugar que merecen como personas autónomas y con capacidad de actoría social. Para ello, es necesario huir de los esquemas que se centran exclusivamente en la biología o en la psicología evolutiva para definir la infancia, que marcan unos márgenes excesivamente estrechos y que generalizan un espacio tremendamente diverso, como es la infancia. Para evitar este tipo de reduccionismo, el fanzine se parte de que la infancia es una construcción social que depende del contexto cultural e histórico.

Es importante reconocer esta diversidad y ser conscientes de que existen muchas formas de ser niño, niña o adolescente, ya que la cultura occidental dominante se ha encargado de señalar un único tipo de infancia deseable, la que se desarrolla en los países del norte global dentro de las familias de las clases altas, marcando como no adecuadas las infancias que se desarrollan en otras geografías alejadas de los centros de poder. Debido a esto, encontramos una interesante dicotomía, por un lado, están los niños y niñas que deben ser protegidos, los que respetan los límites propios de esa infancia “deseable”, y están los niños y niñas peligrosos, de los que la sociedad debe protegerse, ya que se salen del camino marcado para ellos y ellas y ponen de manifiesto que otras infancias son posibles, cuestionando, a través de su existencia, el poder adulto.

En la homogeneización de la infancia y el mantenimiento del status quo, la institución escolar, entendiendo esta como dispositivo de control social, ha jugado y juega un papel muy importante, que se trata de analizar en este fanzine. La escuela es una institución de gran utilidad para controlar a los niños y niñas, y hacerles engullir la cultura y los valores que la clase dominante estime oportuno, para que, de esta forma, cuando crezcan, garanticen el mantenimiento del orden social establecido.

La institución escolar ha avanzado y se ha instalado en la mayor parte del mundo como un elemento incuestionable. Es necesario cuestionar lo familiar, lo que se nos presenta como natural, como el único camino posible, en palabras de Foucault es necesario “no mostrar la necesidad de algo, sino más bien la serie de engranajes mediante los cuales se produce lo imposible”. La institución escolar ha llegado a casi todos los lugares del mundo, pero podría no haber sido así y, es más, puede que en el futuro no sea así.

La expansión de la escuela se ha ido basando en algunos mitos que se han construido alrededor de la institución, y que, de forma muy resumida, se apuntan en el fanzine. El primero de los mitos es la supuesta atemporalidad de la escuela, que suele fijar sus inicios en la época clásica, cuando su origen, como institución universal, es muy posterior, pudiendo situarlo a finales del siglo XIX. El nacimiento del dispositivo escolar debe contextualizarse dentro de un entramado social y punitivo más amplio, destinado a detener algunos de los conflictos de clase que iba generando el capitalismo, de esta forma el origen de la escuela está relacionado con la extensión del trabajo asalariado y de la prisión.

Otro de los mitos que se analiza es que la escuela se ha convertido en el único lugar posible para la educación, llegándose a confundir escolarización y educación, cuando esto es totalmente incorrecto. Como dijo Ivan Illich, “la mayoría de las personas adquieren la mayor parte de su conocimiento fuera de la escuela”. La educación no puede verse vista a escolarización, a lo que se produce entre las paredes de la escuela.

La escuela se ha construido bajo un supuesto manto de neutralidad ideológica, que busca una mejora y avance, de forma objetiva de los niños y niñas. Esto no deja de ser otro mito, ya que como señaló Freire, entre otros, detrás de cada práctica educativa existe un ideal de persona y de mundo, es decir, una ideología. La educación neutral no es ni posible, ni deseable.

Por último, se analizan las promesas igualitaristas que ofrecía la escolarización universal a principios de siglo XIX. A pesar de la expansión de la escolarización, las desigualdades sociales se han venido reproduciendo, gracias, en parte al sistema escolar supuestamente meritocrático. Estas desigualdades debido a la clase social o al capital económico y cultural familiar, se hace tangible tanto en el acceso a la escuela, como en el propio tránsito por la institución, marcado por el abandono temprano de las clases populares.

El debate en torno a estas cuestiones es enorme, y es muy difícil abordarlo en un formato pequeño como el fanzine. El objetivo de este texto no es otro que alimentar el debate sobre la institución escolar y si es posible, o no, su transformación en una herramienta útil para el cambio social y para la construcción de sociedades más justas e igualitarias.

Comparte y difunde
  • 31
    Shares