Extremadura anarquista. Siglo y medio de movimiento libertario, represión y contracultura

Autor: Chema Álvarez. Editorial Jarramplas. Extremadura, 2022

Se sigue sabiendo poco sobre anarquismo en ciertas regiones del Estado español y muestra de ello es que hasta la fecha no había ningún libro sobre el anarquismo en Extremadura (excepto El anarquismo extremeño frente al poder, de Angel Olmedo), pese a que su historia corre paralela a la de dicho movimiento en Andalucía, pues surge también de las luchas del campo a finales del siglo XIX.

En ese momento, tras I Internacional, los “paqueteros” repartían libros y folletos con las traducciones de las ideas de Bakunin y compañía entre los trabajadores del campo extremeño. Ideas que siempre han prendido rápido en el mundo agrario por estar directamente vinculadas a las practicas horizontales propias de la cultura rural. Quizás por ello la primera organización obrera extremeña de calado, la Germinal, era de carácter marcadamente anarquista. Frente a las organizaciones republicanas, que rápidamente renunciaron a herramientas obreras clave como la huelga total, la Germinal defendía la acción directa. Estos principios darían lugar a la CNT, que articuló en infinidad de localidades del Estado la lucha contra el fascismo y el orden burgués. Aquí se narran acontecimientos como “los sucesos de Badajoz”, la huelga en la que las mujeres de la ciudad protagonizaron un momentáneo levantamiento y acorralaron a la guardia civil para liberar a los detenidos.

Chema Álvarez también recoge la experiencia de los extremeños que crearon escuelas racionalistas y laicas, con un espíritu y metodología enfocado a educar a los niños en la libertad. Curtido en bucear en archivos y bibliotecas, el autor rescata por ejemplo los escritos de Elisée Reclus sobre el paisaje y el ambiente cultural extremeño. Asimismo,recupera en este libro episodios olvidados de la Guerra civil: cuenta cómo entraron las tropas fascistas en Mérida por el Puente romano lanzando bombas de mano y cómo asediaron el Ateneo libertario nada mas llegar al otro lado del río, la represión de los maestros racionalistas en los pueblos, la quema de libros en hogueras, la llegada de Miguel Hernández a Castuera…

Tras la larga noche del franquismo, en 1977 resurgió la CNT en la región, en las huelgas de la construcción de Cáceres. Extremadura anarquista descubre también, acompañándose de fotos, la contracultura extremeña: las nuevas ideas, el punk, los fanzines, o las radios libres, que contaban la verdad de la calle emitiendo desde pequeños locales, a veces de forma clandestina. El “No a la OTAN” y la insumisión a la mili, de la que el autor fue impulsor. También el movimiento de apoyo a Mujeres de Negro contra la guerra de la ex-Yugoslavia, que se reunió a nivel internacional en Mérida, y las luchas sociales como la huelga de Induyco, fábrica textil de mujeres de El corte inglés en Cáceres en 1989, que ilustra la portada del libro.

«Esta obra abre muchas puertas en el campo de la historiografía extremeña, puertas que de seguro serán transitadas por jóvenes que desean saber qué pasó en los años silenciados. Es esta una memoria insumisa, antiautoritaria, antimilitarista y feminista» – Dolors Marín (epílogo)

Comparte y difunde
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad