Tres cosas debe olvidar el anarquista

Autor: Javier Navarro Navarro. Editorial La Neurosis o Las Barricadas. Madrid, 2018. 88 páginas.

Tres cosas debe olvidar el anarquista. La crítica del ocio degradante: discursos y prácticas en el mundo libertario (España, 1930-1939)” de Javier Navarro Navarro es el décimo título de la colección Lmentales de La Neurosis o Las Barricadas Ed. Este trabajo se acerca a un aspecto no suficientemente valorado de la realidad histórica del movimiento libertario: las diferentes visiones y prácticas relacionadas con los hábitos de ocio de los y las anarquistas de los años 30 del pasado siglo. Este estudio se aproxima en concreto a la visión que, sobre todo, era volcada en la prensa anarquista del momento sobre los problemas que se derivaban del consumo del tabaco, del alcohol y las prácticas del juego de apuestas. Otro punto central tendrá que ver con la visión que tenían las diferentes corrientes libertarias sobre el mundo de la prostitución y el constante ataque a la figura del “putero”. Todo esto y, como diría aquel, “alguna cosa más” forman parte de este análisis profundo y francamente interesarante del historiador Javier Navarro Navarro:

«Tres cosas debe olvidar el anarquista: el alcohol, la prostitución y el juego», es una cita extraída de un periódico libertario balear (1934) que nos sirve de punto de partida para acercarnos a la visión que el movimiento anarquista de esa época tenía del ocio y del tiempo libre.

Los intentos por construir un mundo más justo partían habitualmente de las luchas contra la explotación laboral en particular y las injusticias socioeconómicas en general. Pero las/os anarquistas nunca quisieron dejar en un segundo plano una cultura, entendida en un sentido amplio, basada en valores que potenciaran cualidades como la solidaridad, el compromiso, la integridad, etc., por lo que las críticas al modelo de ocio que predominaba en la España del momento fueron frecuentes en sus publicaciones. Así es como se construyó el concepto de «propaganda por el hecho» con el significado de modelo de conducta ejemplar. Todo con la finalidad de dar forma a una «revolución interior» que mostraba la ambiciosa pretensión de provocar una transformación radical en todos los ámbitos de la realidad humana.

Comparte y difunde