Mala Feminista

Autora: Roxane Gay. Nueva York, 2014

No es ningún secreto: las feministas también lloran. Ahí va otro no secreto: las feministas no siempre están de acuerdo entre ellas.

El feminismo es una lucha de largo recorrido. Ha sido larga su historia como movimiento y es largo el proceso individual de cada una. En nuestros días el feminismo es un movimiento social polifacético, amplio, diverso y, en algunas ocasiones, incluso, idealizado.

Roxane Gay nos ofrece en Mala Feminista un relato realista, crudo y humano de su propia experiencia, analizada desde su perspectivaactual: la deuna feminista madura. Pero también nos habla desde su posición como mujer, antes adolescente, primero niña, ahora maestra, siempre aficionada al scrabble, ávida lectora, espectadora de televisión, escritora y analista. Todo lo que ha sido y es la profesora Gay conforma su visión del Mundo.

En un ejercicio de profunda honestidad, la autora confiesa errores y remedios en su propio camino, y se aventura en la crítica constructiva de algunos de los referentes feministas más populares de nuestros días, como la serie Girls o el libro Cómo ser mujerde Caitlin Moran.

A través de sus vivencias, Gay construye un alegato por el derecho a incumplir los estándares de la feminista perfecta e inalcanzable, el derecho a tener dudas, miedos e inseguridades. Nos invita a abordar nuestras contradicciones personales huyendo de la flagelación autoinfligida y, sustituyéndola, quizá, por la reflexión interna acerca del origen de esas contradicciones.

Esta idea de la deconstrucción del idealismo ha calado profundamente en el panorama alternativo y es la que recogen la mayoría de las reseñas conocidas desde la publicación de este ensayo en el año 2014. La profesora Gay, sin embargo, va mucho más allá. Mucho, mucho.

El libro, dividido en bloques temáticos, alterna sucesos vividos en primera persona con concienzudos análisis sobre los eventos y productos culturales más destacados de nuestra generación. Gay aborda la opresión a la mujer, a los cuerpos diversos y a las personas racializadas y advierte de los peligros de un feminismo excluyente que se aparte del resto de los frentes de lucha.

Su piel negra, la forma de su cuerpo, su origen económico, su tendencia sexual, su trabajo en la Universidad o su ascendencia haitiana son los presupuestos de una manera particular de entender la realidad individual y grupal.

Comparte y difunde
  • 3
    Shares