El Efecto Pandora: Represión contra las Ideas

El 16 de diciembre del año pasado, los/as Mossos d’Esquadra protagonizaron una mediática operación policial (bautizada como “Operación Pandora”) deteniendo a once anarquistas en Barcelona, Sabadell, Manresa y Madrid y registrando diversos ateneus llibertaris, casas okupas y domicilios particulares en la capital catalana. Todo esto fue retransmitido en directo mediante notas de prensa de la policía, redes sociales y medios de comunicación alternativos (como La Directa) y convencionales.

Un par de días más tarde, los/as detenidos/as comparecieron ante el Juez Gómez Bermúdez en el Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional y a siete de ellos/as se les impuso la medida de prisión provisional. ¿Por qué motivo? No está claro. Las actuaciones hasta hace dos días se encontraban bajo secreto de sumario, lo que resulta sorprendente visto el exhibicionismo policial durante las detenciones. Si la investigación sigue abierta y ha de mantenerse el secreto para evitar la destrucción u ocultación de pruebas, ¿por qué se retransmitió en directo todo lo que hacían los/as Mossos aquella mañana?

El secreto de las actuaciones y la insoportable levedad de los indicios

pandora 5Las primeras informaciones revelaban que los/as detenidos/as eran sospechosos/as de participación o integración en los GAC (Grupos Anarquistas Coordinados), tachándolos de organización terrorista. Sin embargo, nos encontramos ante una supuesta organización terrorista muy particular: una que no comete atentados, sino que elabora textos. Como dice el abogado Benet Salellas en un artículo titulado “Pandora Empresonada” (“Pandora encarcelada”), publicado en La Directa el 19 de diciembre (www.directa.cat/actualitat/pandora-empresonada), “el juez habla de los GAC como organización terrorista, y utiliza para probar la pertenencia de los imputados hechos como asistir a reuniones o participar en la elaboración de boletines y publicaciones de cariz propagandístico libertario. Otra vez, la democracia secuestrada. El asociacionismo como base de la sospecha. El vínculo comunitario como eje del mal. La reflexión y la pluma crítica como indicio terrorista. La resolución judicial no concreta ninguna relación de las personas detenidas con ninguna bomba concreta, con ninguna explosión, con ningún daño, ni siquiera con un triste contenedor quemado. Ya tenemos pues la perversión conceptual servida: el terrorismo ya no se genera con atentados contra personas o bienes, la intimidación propia de la violencia política ahora nace de las reuniones, los boletines, las cartas y la solidaridad con las presas”.

Las actuaciones judiciales y policiales, como decimos, se encontraban secretas durante el primer mes. Esto obligó a las defensas a actuar a ciegas. Sin saber qué hechos se imputan a cada detenida/o, ni qué pruebas tienen contra ellos/as (si es que existe alguna), sólo les quedaba intentar rebatir de forma preventiva la interpretación que se haga de los objetos incautados en los registros. Los únicos indicios por los que nos hemos podido guiar hasta la fecha se encuentran recogidos en el Auto de prisión de siete de los/as compañeros/as, que acabaron encarcelados/as de manera preventiva, entre los que destacan dos: (1) el hecho de que las/os imputadas/os usaran la red de correo electrónico seguro RiseUp y (2) que algunos/as estuviesen en posesión de un librito (con autoría atribuida a los GAC) titulado Contra la Democracia.

Cuesta decidir cuál de los dos indicios llama más la atención. Fijémonos en el primero: (1) Bermúdez recoge como prueba incriminatoria que las/os imputadas/os “usaban correos con medidas de seguridad extremas, como RISEUP.net”. Huelga decir que este motivo es absurdo, dado que preocuparse de que tus comunicaciones sean monitorizadas por otros/as no es ningún delito, sino una práctica muy sana. RiseUp (www.riseup.net) es un sistema de e-mail seguro popular en círculos activistas y que gestiona un colectivo sin ánimo de lucro de Seattle, defensor de la libertad y seguridad en Internet. Jason Koebler, en un artículo de la revista Vice llamado “¿Te pueden detener por usar e-mail incriptado?” (www.vice.com/es/read/te-pueden-detener-por-usar-email-encriptado-628), explica que “da la sensación de que el motivo de las detenciones fue que los acusados usaban sistemas de correo electrónico y de protocolo de chat de alta seguridad […]. De la actuación policial se deduce que el uso de canales de comunicación encriptados está implícitamente relacionado con actividades delictivas”.

Por su parte, RiseUp publicó a finales de año un comunicado titulado “Security is not a Crime” (“La Seguridad no es un Delito”) en su web (www.help.riseup.net/es/about-us/press/security-not-a-crime), en el que rechazan “esta criminalización kafkiana de los movimientos sociales, y la absurda y extrema implicación de que proteger tu propia privacidad en internet es equivalente a terrorismo. […] RiseUp, como cualquier proveedor de correo, tiene la obligación de proteger la privacidad de sus usuarios. Muchas de las ‘medidas de seguridad extremas’ upandora 6sadas por RiseUp son buenas prácticas comunes para la seguridad online y son usadas a su vez por proveedores como Hotmail, Gmail o Facebook”, añade el colectivo. “Sin embargo, a diferencia de estos proveedores, RiseUp no está dispuesto a permitir puertas traseras ilegales o vender los datos de sus usuarios a terceras personas”.

Pasemos ahora al siguiente de los motivos: (2) la posesión de un librillo publicado en 2013 titulado Contra la Democracia. Se trata de un breve texto, descargable en Internet, rebosante de reflexiones y pensamientos libertarios, que cuestiona la democracia como sistema de dominación, buscando refutar mitos ciudadanistas y avanzar hacia una teoría y práctica subversivas. El texto no enseña a fabricar bombas, ni a encriptar correos, ni nada similar. “¿Por qué entonces señalarlo como peligroso? Es evidente que el juez en este caso solo se ha fijado en el título, y en su ignorancia ha señalado el contenido como un arma, y ciertamente puede que lo sea pero un arma que lo único que pretende golpear es el pensamiento; luego que cada uno que haga con su pensamiento lo que quiera”, señala Eduardo Gómez Cuadrado, en un recomendable artículo titulado “Si tienes estos libros puedes ir a la cárcel”, de nuevo en la revista Vice (www.vice.com/es/read/si-tienes-estos-libros-puedes-ir-a-la-carcel-874)

Tristemente, no se trata de la primera vez que un grupo de personas tiene un encontronazo con la Justicia por la posesión o difusión de una obra. El mencionado artículo de Gómez Cuadrado hace un recorrido de la (mala) suerte que han corrido otros textos relacionados con el insurreccionalismo, como El Placer Armado, de Bonanno, La Sociedad Industrial y su Futuro (El Manifiesto Unabomber), de Ted Kacynski, La Insurrección que Viene, del Comité Invisible y el Mini-manual del Guerrillero Urbano, de Carlos Marighela. Son los textos prohibidos de una democracia en la que la libertad de expresión solo existe para quien no la cuestiona.

Todo esto no hace más que evidenciar que nos enfrentamos a un sistema que promueve el Derecho Penal de autor, una doctrina que en vez de valorar los actos y los hechos delictivos (en este caso, de momento, no existe ninguno), enjuicia el pensamiento y la forma de ser de los/as imputados/as.

Operación “a la italiana”

Desde hace un par de décadas el entorno anarquista de la vecina región de Italia vive periódicamente, y en los últimos años cada vez con más frecuencia, macro-operaciones similares a la que sacudió Madrid y Catalunya en diciembre. No sólo se copia el formato de redada simultánea y registros en diferentes casas, sino también el uso de nombres con gancho, fáciles de recordar y revestidos de cierto humor negro. Si en España tenemos la Pandora (debido a que este caso, según fuentes judiciales, “era una caja que no había manera de abrir”), en Italia existen las Operaciones Thor (cuyo nombre aludía al supuesto destrozo de cajeros automáticos con martillos), Ixodidae (cultismo para referirse a las garrapatas y, casualmente, la manera en que los fascistas llamaban a los comunistas y anarquistas), Osadía, Cervantes, Nottetempo, etc.

Además del procedimiento y la nomenclatura, otro factor que nos recuerda mucho al país vecino es el rol de la prensa. Los medios se encargan de allanar el terreno aquí y allá para que estas operaciones puedan llegar a buen puerto sin riesgos de cuestionamiento público. Su trabajo consiste en señalar entornos, colectivos e incluso en ocasiones espacios o personas con nombres y apellidos, con el fin de construir o resucitar una imagen caricaturizada y un tanto bizarra de un enemigo interno. Una práctica manida pero que en los últimos años fue adquiriendo un carácter más específico, proyectando la figura del “anarquista violento”, el “insurreccionalista”, el “antisistema que se infiltra en los movimientos sociales”, etc.

En definitiva, desde que ETA y GRAPO renunciaron a la lucha armada, la Audiencia Nacional, la policía y la prensa han puesto en el punto de mira a “los/as antisistema” anarquistas e independentistas (y en los/as yihadistas, si bien eso merece un análisis aparte) como nuevos enemigos prioritarios de la nación. Para combatirlos, se han dedicado a importar el modus operandi del Estado italiano y lo han aderezado con las tácticas que tradicionalmente se han empleado para gestionar el conflicto vasco: detenciones masivas, secretos de sumario, encarcelamientos preventivos, criminalización de las ideas y desprestigio de todo un movimiento.

La reacción a la noticia

Como decimos, la Operación Pandora fue (y es) sumamente mediática y ha generado toda clase de reacciones. Los medios de comunicación convencionales se han limitado a reproducir la información de la que les alimentaban fuentes policiales y a criminalizar al entorno del anarquismo catalán. La afrenta no se ha limitado a los/as detenidos/as, sino que se ha extendido hacia las personas que salieron a protestar por el barrio de Gràcia en Barcelona y por el centro de Madrid los días 16 y 18 de diciembre. En esta linea, destaca el linchamiento soportado por edificio okupado Kasa de la Muntanya y procurapandora 1do por el diario El País en el artículo titulado “La Kasa de la Muntanya amenaza con sembrar el caos en Barcelona” (El País, 17 de diciembre de 2014).

Por el contrario, entre las filas de los movimientos sociales en general (aglutinando a diferentes ideologías) y del movimiento libertario en particular, la operación ha generado una reconfortante ola de solidaridad, especialmente con las siete personas en situación de prisión provisional. Por todas partes han aparecido, de forma espontánea, concentraciones, comedores, charlas y comunicados en solidaridad con los/as presos/as, en lugares tan diversos como Chile, Alemania, Australia, Inglaterra, etc. Algunas de las manifestaciones en el Estado español han terminado en disturbios y se han saldado con algún/a detenido/a más, si bien todos/as se encuentran en libertad. Gran parte de estas muestras de solidaridad se recogen en la web www.efectopandora.wordpress.com, y queremos destacar en concreto las palabras que nos vienen del Ateneo Anarquista del Poble Sec (uno de los locales registrados durante las redadas que iniciaron la operación), que terminan un comunicado aclarando que “si querían destruirnos nos han hecho más fuertes, si nos querían nerviosas estamos más tranquilas que nunca, con la convicción de que la anarquía es la mejor idea que puede acompañarnos. Nuestros corazones son grandes, por suerte no solo cabe en ellos un mundo nuevo, sino que además cada cierto tiempo tenemos que hacer espacio para llevar a lxs que están lejos y encerradxs por molestar a un sistema que ha convertido el antagonismo en un delito” (www.efectopandora.wordpress.com/2015/01/07/comunicado-del-ateneo-anarquista-del-poble-sec-sobre-la-operacion-pandora)

Por su parte, los GAC emitieron un comunicado el 11 de enero, recogido en la Publicación Refractario, una publicación antiautoriaria contra el sistema carcelario (www.publicacionrefractario.wordpress.com/2015/01/11/espana-comunicado-de-los-gac-ante-las-recientes-detenciones-ni-inocentes-ni-culpables-simplemente-anarquistas), titulado “Comunicado de los GAC ante las recientes detenciones: ni inocentes, ni culpables, simplemente anarquistas” en el que recuerdan que “lxs anarquistas siempre han convivido con la represión como posible respuesta adherida a sus luchas, consecuencia lógica de su declaración de intenciones contra toda autoridad. Así como inherente a la lucha es también el miedo, el que podamos sentir cada unx como individuos conscientes que nos prestamos a la búsqueda de un mundo sin autoridad, y el miedo como movimiento ante los golpes que nos asedien. Pero inherente es también la convicción de luchar por una idea noble y justa por la que peleamos día a día, y la fortaleza por no someternos a lo que nos condena al abismo”.

Últimas noticias

El 29 de enero, Gómez Bermúdez levantó el secreto de sumario y el 30 de enero firmó la libertad de las siete personas presas, con una fianza de 3.000 euros por cabeza. La noche del día 30 por fin pudieron reunirse de nuevo con sus amigos/as, familiares y volver a sus casas.

Cómo colaborar

A día de hoy, las siete personas que se encontraban presas de manera preventiva por esta causa ya se encuentran en libertad. Aún así, hacemos un llamamiento a mantener vivas sus voces y a denunciar esta injusta y absurda situación. Animamos a participar en las convocatorias que se celebren, pero también al trabajo silencioso, a los pequeños gestos cotidianos que, por insignificantes que parezcan, ayudan a sostener en nuestra memoria lo que está ocurriendo. Como nos informan en www.efectopandora.wordpress.com/que-puedes-hacer, existen muchas formas de colaborar con las personas presas e imputadas en este caso, como lo son difundirlo (mediante panfletos, carteles, etc.), acudir a las convocatorias que se anuncien en esta web, escribir a los/as presos/as, etc.

 

 

pandora 3

pandora 2

Para más información, noticias y convocatorias sobre este tema:

– Efecto Pandora: www.efectopandora.wordpress.com

– “Carta al Juez Gómez Bermúdez: La Operación Pandora y la muerte de Iván Illich”, de Francisco José Cuevas Noa: http://lavozdelsur.es/carta-al-juez-gomez-bermudez-la-operacion-pandora-y-la-muerte-de-ivan-illich

– “La Seguridad no es un delito”, de RiseUp: www.help.riseup.net/es/about-us/press/security-not-a-crime

– “Pandora Empresonada”, de Benet Salellas: www.directa.cat/actualitat/pandora-empresonada

Comparte y difunte