Dos conflictos laborales en marcha en Madrid

Hay ciertos temas sobre los que pasamos una y otra vez con estas líneas, a los que casi mensualmente nos acercamos, ya sea con una clara intención de análisis o para contar alguna experiencia concreta de actualidad. Uno de esos temas es sin duda el mundo laboral y sus luchas, que queramos o no, tienen un papel primordial en nuestro día a día. Así que una vez más, volvemos a la carga, en este caso para relatar dos conflictos cercanos (que se desarrollan, aunque sea en parte, aquí en Madrid) que el verano no ha enviado de vacaciones. Dos conflictos muy distintos, pero que suponen dos ejemplos más de la actual situación de ofensiva patronal en nuestra contra. Hoy son estos dos ejemplos, pero suponemos que en septiembre volveremos con más.

Del conflicto local…

Nuestra primera parada será en la lucha que se está desarrollando en la empresa municipal Rivamadrid. En nuestro caso particular, nos encontramos ante una empresa municipal, o siendo más exactos, una empresa privada de capital público, que se encarga de ofrecer una serie de servicios, en gran medida básicos, como son la limpieza viaria, de colegios y otros edificios públicos, el alquiler de bicicletas, la recogida de basuras o la prevención de incendios al municipio madrileño de Rivas Vaciamadrid. Para realizar un pequeño recorrido por las luchas en marcha en dicha empresa, hemos contactado con la sección sindical de CNT (www.cnt-rivas.webnode.es), pasando a ser las siguientes líneas un pequeño resumen de lo hablado con ellos.

En este caso no nos encontramos ante un gran conflicto colectivo, sino más bien ante numerosos pequeños conflictos individuales que degeneran en un problema genérico de inseguridad en el puesto de trabajo de la plantilla de Rivamadrid. Un constante por parte de la dirección de tratar de saltarse el Convenio Colectivo, a través de regateos, poco a poco, o ya directamente a las bravas. En este sentido caben numerosos ejemplos individuales, ya sean de negación de días libres por ingreso hospitalario de un familiar o matrimonio, regateo de días de trabajo ante una jubilación, mano larga en cuanto a la imposición de sanciones; llegando hasta aquellos casos más generales como el no abono o devolución del exceso de jornada de 2012, las congelaciones salariales o las no contrataciones por suplencias o vacaciones. A fin de cuentas, pequeñas cosas que te van jodiendo en tu día a día en el curro.

A todo ello se suma la estrategia del gobierno municipal (y por ende quien gestiona Rivamadrid), en este caso regentado por Izquierda Unida, de forzar todos los conflictos hasta al extremo, llevándolos hasta los juzgados, con el consecuente derroche a espuertas del dinero de los ripenses (alrededor de 40.000 euros en los últimos tres años). Sin olvidarnos de la gran facilidad de este consistorio para aplicar aquellas facilidades que ofrecen las diversas reformas laborales que luego tanto critican. Cosas del poder.

Ante esta situación, desde los trabajadores de CNT en la empresa (en varias ocasiones en conjunto con la sección sindical de CGT) se está planteado numerosas acciones de protesta e información, tanto en el seno de Rivamadrid como hacia los vecinos de Rivas. En este sentido, nos parece primordial el trabajo que se realiza en un intento de generar una cultura de la lucha en pro de nuestros intereses como trabajadores, así como ir superando el  delegacionismo en materia de defensa laboral al que estamos acostumbrados desde hace años.

… a las miserias del telemarketing

El segundo de los conflictos sobre el que nos gustaría detenernos nos lleva hasta el mundo de los servicios de atención al cliente, más concretamente hasta la multinacional Atento. Para situarnos, Atento es una empresa filial de Telefónica fundada en 1999, que actualmente cuenta con 150.000 empleados operando en 16 países y que realiza trabajos de telemarketing, telecomunicaciones, gestión logística, mantenimiento, ventas… (vamos, lo que le echen) para todo tipo de grandes empresas (Telefónica-Movistar, Repsol, Banco Santander o 060). En diciembre de 2012, Telefonica se desprende de Atento, vendiéndola al fondo buitre (fondo de capital de riesgo) Bain Capital. Con este principio, la verdad es que uno ya no se espera nada bueno.

ovejaatentoY como era de suponer, nos encontramos ante una problemática en la que se van acumulando pequeños y grandes conflictos, donde los dos últimos escarceos empresa-trabajadores nos dejan una huelga de 24 horas el pasado 23 de junio en protesta por las condiciones laborales en el servicio a Movistar (conjunta con otra empresa del sector, Extel) seguida de la presentación de un ERE por parte patronal tres días después. Nos encontramos ante un sector productivo que destaca por el trabajo precario, los sueldos bajos, la subcontratación, los contratos temporales y un ambiente diario en el que llegan presiones desde todos los sitios (la empresa que te contrata y la empresa que contrata a tu empresa). En palabras de los propios trabajadores (en este caso de la subcontrata Extel, pero que representar al conjunto del sector) con ocasión de la huelga del 23 de junio “Los clientes entran cada día más cabreados porque poco importa lo que han consultado antes y ahora, ya que muchas veces no podemos solucionarlo,  el único objetivo del departamento de Atención al Cliente es la venta. Y como todos sabemos, si el cliente vuelve a llamar antes de 48 horas, nos penalizan a la hora de cobrar los incentivos. Al estar los clientes cada día de peor genio nos tratarán cada día peor generando más malestar, mas carga de riesgos psicosociales, peor ambiente de trabajo. Quieren que nos frustremos, al no conseguir los imposibles objetivos que exigen.”

Y en estas que llega el 26 de junio, cuando Atento hace público su intención de despedir a 823 de los 9000 trabajadores que tienen en nuestro Estado (distribuidos en 15 centros de trabajo distintos). La razones dadas, las de siempre, cuestiones económicas (previsión de pérdidas en los beneficios empresariales), productivas y organizativas. Razones que con los días se van desquebrajando, con datos como los dos millones de euros de beneficio de la empresa en lo que va de 2014 o el contrato vinculante con Telefónica que tiene duración hasta 2021. Al final, nos encontramos  con que las razones son más peregrinas, simple reestructuración de la plantilla con la intención de seguir disminuyendo el gasto en mano de obra, a la vez que se flexibiliza la jornada y deberes de los empleados que continúen en la empresa (aquí nos encontramos situaciones tan rocambolescas como el hecho de que este ERE puede dejar casi en un 10% el departamento de Técnicos de Sistemas, en una segura externalización de unos servicios ya de por sí externalizados a Atento, o el hecho de que a la vez que se despide en masa, surgen en portales de internet nuevas ofertas de trabajo en la empresa). A todo ello habría que sumarle a las verdaderas razones del ERE, la reciente salida a la bolsa de Nueva York de Atento, y la consiguiente necesidad de mayor competitividad de la empresa. El ERE ha sido respondido con una serie de movilizaciones que acompañan a las negociaciones empresa-comité (negociaciones impuestas legalmente al realizar un ERE), desde diversas concentraciones a dos jornadas de huelga. Sin embargo, y como sucede demasiado a menudo, el no categórico al ERE de un principio (más si cabe en una situación de tan claro chuleo de la empresa) se va rompiendo poco a poco, y ya desde ciertos sindicatos (CCOO y UGT entre ellos) se están tratando de acercar posturas a un acuerdo que deje en la calle a muchos de los 823 trabajadores. Habrá que esperar a ver cómo se van sucediendo las asambleas generales de trabajadores y su acción en pro de sus intereses.

Por otro lado, es importante destacar como, desde sindicatos como CNT o CGT se presenta a Telefónica (al final, quien más puestos de contrato acumula de Atento) como un culpable más de la situación a la que se ha llegado, pues son sus presiones por un servicio más barato las que legitiman este ERE, y por tanto, se trata de extender la lucha de los trabajadores de Atento a la misma Telefónica y el resto de contratas externas en similares circunstancias.

Para más información sobre este conflicto (sobre todo, información actualizada) os recomendamos la web de la Coordinadora de Estatal de Telemarketing de CGT, www.cgt-telemarketing.es/tag/atento/index.html.

Comparte y difunde