Reportaje periodístico

Diez días que sacudieron al mundo

Autor: John Reed. Ilustrador: Fernando Vicente. Traductor: Íñigo Jáuregui. Editado conjuntamente por Capitán Swing y Nórdica Libros. 431 páginas. 2017

Estamos en el frío octubre de 1917 en Petrogrado, capital de la nueva Rusia republicana. La revolución que en febrero desplazó a la casa Romanov del poder tras más de 300 años se agota, se ahoga a sí misma en mitad de una interminable y sangrienta guerra (miles de kilómetros de trincheras alargan el frente ruso en la I Guerra Mundial), constantes cambios en el gobierno provisional, y obreros/as y campesinos/as pobres hastiados/as de tantas promesas incumplidas. Un cóctel  explosivo  que nos sumerge en una época de debates y luchas políticas entre los diversos actores que cobraron fuerza tras el febrero revolucionario (desde los kadetes de la burguesía a las diferentes familias del socialismo ruso), de crecimiento de las estructuras de poder de la clase trabajadora (ya sean los soviets, los consejos de fábrica o los comités del ejército); pero ante todo, una época en la que se mezclan la ilusión y el miedo ante el cambio radical que se está produciendo en la sociedad rusa.

Se acerca un nuevo asalto al poder, la “segunda revolución” viene de la mano de la audacia bolchevique, del apoyo de socialistas revolucionarios de izquierda y anarquistas, pero ante todo, de una clase trabajadora harta de miserias y de morir en el frente. Y nosotros/as estamos ahí,  en mitad de este frío octubre, porque John Reed nos transporta hasta él, nos lanza de cabeza a la arena de la historia. Lo hace a través de una narrativa intrépida, detallada, que nos engancha. Capítulo a capítulo van pasando los días previos y posteriores al asalto del Palacio de Invierno, nos acercamos a debates en el Segundo Congreso de los Soviets o en la Duma de Petrogrado, a la acción en las calles, a las declaraciones de todo tipo de políticos, militares, empresarios y revolucionarios/as. Todo desde su perspectiva, está claro, John Reed no esconde su simpatía por los/as bolcheviques, es sincero, pero ello no le resta ni un ápice de minuciosidad a su obra.

Esta rigurosidad periodística de Reed nos la refuerza el propio autor con tres secciones complementarias al texto principal que nos ofrecen, por un lado, una pequeña cronología de los hechos más importantes que enlazan las revoluciones de febrero y de octubre (y que nos ayuda también a aclararnos con el desfase de fechas entre el calendario ruso tradicional, juliano, y el nuestro, gregoriano), y unas notas preliminares en las que se presentan los principales partidos políticos (con sus diversas ramificaciones y líderes que luego irán apareciendo en el relato principal) y otras organizaciones sociales, sindicales, económicas y militares. Ya la final del libro, contamos con un apéndice por cada capítulo en el que se profundiza en los hechos históricos a través de decretos, proclamas, explicaciones sobre acontecimientos concretos o estadísticas de votos.

Más allá del texto en sí, también es de destacar lo cuidada que está la edición, algo que suele acompañar a todas las obras de Capitán Swing y de Nórdica Libros. En este aspecto, son ante todo reseñables las ilustraciones de Fernando Vicente que van salpicando las  más de 400 páginas del libro.

Comparte y difunde
  • 8
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.