De demoscopia y demagogia: a la caza del voto indignado

La democracia significa poder ser esclavo de cualquiera”  -Karl Kraus

A río revuelto, ganancia de pescadores”  –Sabiduría popular

A base de recortes, casos de corrupción y nepotismo la denominada clase política se ha colocado a sí misma en un terreno cada vez más alejado de las simpatías de lo que una vez fue su masa social. La deslegitimación de los grandes partidos a ojos de gran parte de la sociedad lleva gestándose unos cuantos años, pero al mismo tiempo no cabe duda de que últimamente los/as propios/as protagonistas de esta historia se han empleado a fondo para descalificarse a sí mismos/as. Los resultados nos los presenta regularmente el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) en forma de sucesivas encuestas de intención de voto. La última, de finales de abril 2013, presenta una situación tan novedosa como previsible: el declive de los dos grandes partidos y el incremento de hipotéticos votos hacia “los pequeños”, representados principalmente por IU y UPyD, pero también por formaciones como EQUO.

Esta evolución es especialmente pronunciada en la ciudad de Madrid, durante la última década (concretamente desde el Tamayazo, para quienes nos acordemos de la ya enterrada era del boom del ladrillo, cuyas consecuencias, sin embargo, siguen tan presentes) feudo del PP. Si bien a día de hoy sigue liderando la intención de voto con una cómoda ventaja, ha perdido la mayoría absoluta. Lo interesante es que el principal beneficiado no es el PSOE, cuyo desplome es incluso más pronunciado que el del PP, sino IU, que se acerca, con un 18,9% de la intención de voto, mucho a un PSOE que a duras penas se mantiene por encima del 20%. La conclusión que sacamos es sencilla: sí, hay un enorme descontento con la clase política en general y con los grandes partidos en particular; sí, casi el 30% de los/as encuestados/as nombra a los políticos como el mayor problema de nuestra sociedad; sí, el Parlamento como institución también suspende la encuesta y sí, fenómenos como la abstención y el voto nulo están al alza, pero… los grandes beneficiarios actualmente siguen siendo más de lo mismo. Otro partido, otras promesas enfocadas hacia los mismos instrumentos de siempre. Delega en nosotros/as ya que ellos/as no han sabido.

Quienes hoy serían los/as grandes ganadores/as electorales –IU– sencillamente son quienes mejor han sabido maniobrar en la actual situación de descontento para aprovecharse de ella. Buscando la alianza con todo tipo de movimientos sociales, adueñándose de campañas ajenas y dejándose ver (ahí estaba oportuna y oportunistamente Cayo Lara, en el primer desahucio frenado por la PAH en Madrid) para luego presentarse como el brazo político/parlamentario de tales movimientos. Se lo dicen todo ellos/as mismos/as: a finales de Mayo el Consejo Político Federal de IU lanza un “plan de acción común” para los próximos meses que invita a todos los “movimientos sociales, redes, fuerzas políticas estatales federalistas, nacionalistas y locales, sectores de la cultura y académicos, sindicatos y demás iniciativas participativas [sic] que están surgiendo en el conjunto de España” para “construir un bloque social y político” que “dispute la hegemonía política a las fuerzas conservadoras que actualmente gobiernan las instituciones”. ¿La finalidad concreta de esta oferta dirigida al 15-M, “las mareas” etc?  Una “rebelión democrática” de quienes, a juicio del Consejo Político Federal de IU, “desarrollamos la misma lucha en diferentes planos”.  ¿Y el rol concreto de IU en todo esto?  El de “saber sintetizar el desarrollo de los acuerdos para consolidar y ampliar la estructura organizativa del movimiento” y para “convertir a IU en una organización de masas con perfil y personalidad propia”. Así de simple, así de claro. Lo cierto es que en cierta medida la estrategia está dando resultados. Aquí, todavía hipotéticos. En otros países, más tangibles: desde el Movimiento Cinco Estrellas en Italia hasta Syriza en Grecia, los partidos políticos que se presentan como alternativa anti-establishment han sabido aprovechar la actual coyuntura. No es de extrañar que grupúsculo tras grupúsculo se llene la boca con la intención de construir la Syriza española.

Igual que los/as compañeros/as griegos/as insistimos y seguiremos insistiendo en que la lucha está en la calle, en el día a día, en las relaciones y respuestas cotidianas, que el Parlamento es el territorio del enemigo y que delegando la solución de nuestros problemas cada cuatro años nos hacemos un flaco favor. Construyamos, sí. Pero entre iguales.

Comparte y difunde

Un comentario sobre “De demoscopia y demagogia: a la caza del voto indignado

  • el 16/06/2013 a las 12:15
    Permalink

    Saludos desde Málaga:

    Esta toma de contacto es para deciros que os leo, y que al valorar como interesante el artículo sobre la cuestión electoral, me anima a comunicaros artículos sobre la cuestión electoral en general y las actitudes socialimperialistas que siguen teniendo los indignados, los desde abajo, confluencias,…son los mismos que los de los foros sociales españoles,…políticas de alianza de clase y realmente contrarrevolucionarios. Dichos artículos están en:lukyrh.blogspot.com; el cual funciona desde hace unos meses. Si lo ven oportuno pueden utilizarlo e incluirlo como enlace; el blog es titulado, como, REVOLUCION DE LA HUMANIDAD. En esta herramienta aún estoy muy verde, y le saco poco partido a sus amplias posibilidades. Dicho blog queda a su disposición por si quieren publicar, informar,… Gracias de antemano, esperando respuestas.lukymlg@gmail.com

Comentarios cerrados.