El trabajo es un crimen. Seguido de “El grupo de Moker”: la juventud rebelde en el movimiento libertario holandés de los locos años 20

52 páginas; Herman J. Schuurman; Ediciones Fractal

El autor (1897-1991) fue uno de los fundadores del grupo de jóvenes radicales entorno a la revista anarquista De Moker, Opruiend blad voor jonge arbeiders (El Mazo, Periódico de agitación para jóvenes trabajadores), publicado desde finales de 1923 hasta 1928. El grupo De Moker organizó muy informalmente a unos/as quinientos jóvenes proletarios/as, extendidos/as en pequeños grupos, mayoritariamente al oeste y al norte de Holanda, que creyeron que el proletariado holandés, y especialmente el movimiento obrero libertario era demasiado sosegado.

Querían empujarle hacia una revolución como las que habían visto desarrollarse en Rusia y Alemania, y cuales, a pesar de que habían sido traicionadas respectivamente por los/as bolcheviques y los/as socialdemócratas, todavía estaban cercanas. «El trabajo es un crimen» puede ser considerado como su programa. Mientras participaban en todas las luchas contra el capitalismo vigente y el militarismo, dirigeron su crítica hacia representantes como partidos y sindicatos, a los cuales veían más como un freno en vez de un estímulo. La historía no les ha negado la razón.


Comparte y difunde
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad