Recomendaciones

Reseñando a Tomás Ibáñez

Junio trae a Madrid la Feria del Libro, un espacio que nos permite darnos a conocer a personas a las que, durante el resto del año, no llegamos, algunos/as, la mayoría tal vez, tan amantes de la lectura como nosotros/as. Y es que de libros va la cosa, pues queremos añadir, además de las dos páginas habituales con recomendaciones, una extra donde presentar un libro nuevo, «Anarquismo es movimiento. Anarquismo, postanarquismo y neoanarquismo», de Tomás Ibáñez.

anarquismo_es_movimientoSi bien nos hubiera gustado contactar directamente con el autor, al que hemos tenido la oportunidad de escuchar y leer en otras ocasiones, nos ha sido imposible debido a la dinámica de la revista (mensual y escrita por voluntarios/as) ya que la idea de dedicar una página a Tomás y su nuevo libro deriva de la entrevista que Amador Fernández-Savater publicó en eldiario.es el pasado 9 de mayo y que recomendamos a todos/as nuestros lectores.

Como no hemos podido realizar nuestra propia entrevista, hemos decidido hacer una serie de recomendaciones sobre él que empiezan con la reseña de esta nueva obra mencionada más arriba editada por Virus (www.viruseditorial.net):

En un mundo huérfano de ideas transformadoras, el anarquismo ha contribuido a revalorizar el pensamiento utópico, impregnando las prácticas y las ideas de muchas luchas no explícitamente anarquistas. La vitalidad del anarquismo y su propia posibilidad de ser y continuar siendo dependen precisamente de esa capacidad de transformarse en y desde la acción, de aunar ideas y práctica en la construcción de una realidad actual, no dejando para mañana lo que puede ser hoy y, por lo tanto, no prometiendo futuros mejores a costa de sacrificar el presente.

En la presente obra el autor nos invita a descubrir las razones y las nuevas modalidades de este resurgimiento, que se manifiesta especialmente en el neoanarquismo y el postanarquismo.

El autor en este libro intenta hacer una exposición en la que el anarquismo lejos de quedarse en el baúl de los recuerdos y con la evolución de la sociedad actual hacia una sociedad cada vez más dominada por las relaciones capitalistas, está impregnando muchas de las luchas que se están llevando a cabo en la actualidad ya no solo con palabras, sino que está empapando las formas de hacer de estas luchas. Aunque esta idea puede parecer triunfalista, el autor tampoco cae en un alarde de ingenuidad y no nos hace pensar que la anarquía está a la vuelta de la esquina. De hecho, el autor, como bien dice ha dejado de creer en “cuentos de hadas”. Para él, el anarquismo nos puede hacer incidir en la realidad, con nuestras prácticas, nuestras formas de lucha, nuestra forma de ser. Se están llevando a cabo luchas en todo el mundo en las cuales aparece el germen del anarquismo, a veces sin una tradición anarquista previa, que permiten modificar nuestra realidad y poner trabas a la dominación y explotación capitalista.

Uno de los puntos positivos, no el único, que el autor valora es que el anarquismo no espera al futuro para que las cosas cambien sino que es en el presente donde tiene que actuar. Como dice en el libro “el anarquismo está anclado en el presente” y va unido a la propia acción colectiva que se lleva a cabo en las luchas que se desarrollan contra la dominación. El anarquismo permite nuevas formas de hacer y de relacionarnos entre nosotros/as radicalmente distintas a las capitalistas.

Otro de los puntos sobre los que trata este libro tiene que ver con el anquilosamiento en la identidad del anarquismo que lo único que hace es frenarlo en un “patrón fijo e inamovible”. De ahí que sea necesario que el anarquismo esté siempre en movimiento y que sea capaz de una autocrítica que le permita actualizarse y repensarse, sin que ello quiera decir que tenga que perder sus valores. El pensamiento libertario ha sabido y debe saber, por tanto, abrirse a su propia renovación.

Por todo esto y mucho más, se convierte éste en un libro que nos puede hacer pensar y discutir. Recomendamos claramente su lectura.

La experiencia vital del autor y su afán por investigar y proponer, convierten a Tomás Ibáñez en un teórico del anarquismo y alguien a quien merece la pena leer. La editorial resalta al hablar de él lo siguiente «Tomás Ibáñez Gracia (Zaragoza, 1944) durante los años sesenta participó desde París en el movimiento anarquista francés y en la lucha antifranquista. Miembro de la Comisión de Relaciones de la FIJL entre enero de 1966 y abril de 1969, fue desterrado de París y asignado a vigilancia en una remota región francesa tras participar en los hechos de Mayo del 68. Regresó a Barcelona en 1973 y, ya muerto Franco, se involucró en el resurgir de la CNT y del movimiento libertario. Tras el V Congreso abandonó la militancia anarcosindicalista hasta el año 2000 en que se afilió a CGT».

Queremos reseñar también un libro anterior y un podcast en radio Onda Expansiva.

El libro, en este caso con la coautoría de Salvador Gurucharri, se titula «Insurgencia Libertaria. Las Juventudes libertarias en la lucha contra el franquismo» (virus editorial) y le llevó a participar del IX Encuentro del Libro Anarquista de Madrid, dónde actuó como ponente durante la charla » Un nuevo impulso anarquista: la lucha de las Juventudes Libertarias en los años sesenta» junto con Octavio Alberola y Ariane Gransac (que publicaron en su día «El anarquismo español y la acción revolucionaria. 1961/1974«). Recordamos este hecho para lanzar el audio de dicha ponencia, que se puede encontrar en www.ondaexpansiva.net/?p=1111. La charla se centró en la década de los sesenta, pleno franquismo, cuando algunos jóvenes crecidos en el exilio y otros llegados del interior, con la ayuda de ciertos veteranos, buscaban un nuevo marco para el movimiento libertario: fortalecer la creación de grupos en la Península y priorizar la acción directa como instrumento para minar el Estado fascista. Así nacería Defensa Interior, organismo destinado a llevar a cabo acciones armadas, aprobado en 1961 por la CNT. Esta decisión prometía, para los hastiados de la burocracia, una nueva etapa que recuperaría el sentido y el protagonismo de la acción libertaria. Militantes de Juventudes Libertarias como los hermanos Gurucharri u Octavio Alberola, y viejos luchadores del calibre de García Oliver o Cipriano Mera apostaron honestamente por el DI; mientras la dirección cenetista lo saboteaba de manera sistemática. Pese a ello, entre 1962 y 1970 se llevaron a cabo una cincuentena de acciones que, después de la supresión formal del DI en 1965,  fueron continuadas por las Juventudes Libertarias y el Grupo Primero de Mayo. Entre estas acciones se encuentran el secuestro del delegado español en el Vaticano monseñor Marcos Ussía, y varios planes frustrados contra el dictador Francisco Franco.

Poco más que añadir, ya sea leído, escuchado por radio desde internet o, a ser posible, en persona, atender y reflexionar las ideas y experiencias que narra Tomás Ibáñez siempre merece la pena. Una vida apasionante, dedicada al anarquismo con los pies en la tierra.Tomas_Ibanez_EDIIMA20140509_0491_5

Comparte y difunde
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad