Prison Strike: El movimiento contra la “esclavitud moderna”

19 días de lucha, 19 días de paros laborales, sentadas, huelgas de hambre y pancartas de solidaridad se han sucedido en cientos de cárceles a lo largo de todo EEUU. Miles de presos y presas reclamando mejores condiciones de vida y desafiando la “esclavitud de la prisión”. 10 demandas que han vertebrado un movimiento que ha conseguido romper la rutinaria invisibilización, tanto de la gente común como de los medios de comunicación, del mundo penitenciario, un mundo cada vez más superpoblado. Queríamos tratar este tema, y para ello os acercamos un texto de Toussaint Losier aparecido en la revista estadounidense Jacobin. El texto fue escrito con la huelga a nivel nacional de presos aún en marcha, pero nos parece que aclara muchas cosas. Para hacerse una idea más concreta de cómo ha ido la huelga y sus repercusiones, os recomendamos el seguimiento de la misma que ha hecho la web alasbarricadas.org.

Las prisiones estadounidenses son bárbaras. La huelga a nivel nacional de presos es una respuesta justa a esas horrendas condiciones.

El 21 de agosto, 47 años después del asesinato en prisión del activista de la liberación negra y teórico George Jackson, presos de todo el país comenzaron a movilizarse nuevamente. Desde sentadas hasta paros laborales, boicots o huelgas de hambre, sus acciones han seguido a un llamamiento a nivel nacional para la reforma de sentencias, mejores condiciones de vida, mayor acceso a programas de rehabilitación y el fin de lo que los organizadores de la huelga llaman “esclavitud moderna”.

En las semanas anteriores al inicio de la huelga, mujeres y hombres retenidos en cárceles, correccionales e instalaciones de detención de inmigrantes en, al menos, 17 estados habían confirmado su participación. Un número que seguramente aumentará a medida que las noticias de la huelga continúen expandiéndose. Un nivel tan alto de participación en esta huelga sugiere no sólo la continuidad de la misma, sino también un potencial resurgimiento de un movimiento de presos que, como se ha expresado en un video informativo, es “autoorganizado, independiente y que lucha contra la brutalidad del sistema penitenciario”.

Historia del movimiento, haciendo historia

Iniciado por Jailhouse Lawyers Speak (JLS), un colectivo que brinda asistencia legal y apoyo a otros presos, la huelga de este año destaca la creciente sofisticación del movimiento. JLS, que anunció por primera vez la huelga a través de Twitter, eligió fechas que unen el aniversario del asesinato de Jackson con el inicio de la rebelión del 9 de septiembre 1971 en la prisión de Attica.

Las protestas previas a nivel estatal y nacional ya habían demostrado una conciencia política similar, indicativo de la intención de los organizadores de cultivar un sentido del lugar del movimiento en la historia. La huelga a nivel nacional de 2016 comenzó durante el 45 aniversario de la rebelión de Attica, las huelgas de #OperationPush de 2018 en Florida coincidieron con el día de Martin Luther King Jr. (15 de enero) y la subsiguiente llamada para prestar apoyo externo a dicha lucha se realizó el 19 de julio, un día festivo que conmemora la emancipación de los esclavos africanos en Texas tras el final de la Guerra Civil.

Estas acciones recientes han sido sólo algunas de las protestas coordinadas que se han desatado en los últimos años, desde las huelgas laborales de 2010 en las cárceles de Georgia o las huelgas de hambre de 2011 y 2013 en Pelican Bay. Sobre la base de las lecciones extraídas de estas y otras protestas, esta convocatoria nacional prescribe un conjunto de medidas a tomar y un período de tres semanas para tomarlas, a fin de imposibilitar a los funcionarios penitenciarios la oportunidad de cerrar de manera preventiva las cárceles en anticipación a un solo día de paro laboral.

“Huelga en las prisiones”

Como reflejo de una creciente flexibilidad operativa, la convocatoria nacional también alienta a los que están tomando acciones para presionar por aspectos específicos de sus prisiones, al tiempo que promueve un conjunto común de diez demandas. Estas demandas incluyen el fin de la privación de derechos por delitos graves, de las condiciones deficientes de encarcelamiento, de la sobrefacturación racista y las sentencias excesivas, de las políticas de trabajo penitenciario de bajos salarios o, en algunos casos, no remuneradas, y de la legislación federal represiva, como la Ley de Reforma de Litigios de Prisioneros de 1996 (PLRA), una normativa diseñada para reducir la capacidad de los presos para presentar demandas federales por la violación de sus derechos constitucionales.

“La mayoría de las demandas no son elementos accionables que las autoridades penitenciarias puedan otorgar”,  señala un fanzine que  promueve la huelga. “El objetivo no es aguantar y ganar negociaciones con los funcionarios, sino durar esos 19 días y llevar el tema a la cima de la conciencia y la agenda política”.

Aún lejos de ser una meta fácil de alcanzar, estas demandas contribuirían en gran medida a socavar el entorno inhumano y represivo en el que se encuentran muchos presos y, por lo tanto, merecen una lucha a largo plazo por conseguirlas. Como paso inicial, los organizadores han logrado sensibilizar a la opinión pública sobre cuestiones como el PLRA, que, aunque opaco para la mayoría, ha debilitado significativamente los derechos de los presos.

Condiciones deficientes y unidad de los presos

La necesidad de aumentar la conciencia pública sobre las leyes represivas y las duras condiciones que enfrentan los presos en todo el país se hizo aún más evidente en abril de este año, tras una sangrienta revuelta en el correccional de Lee, una prisión de máxima seguridad considerada como la peor de todo Carolina del Sur. Mientras describían los disturbios como “relacionados con pandillas”, los funcionarios también reconocieron que no hicieron ningún esfuerzo por intervenir durante unas siete horas, lo que dejó siete prisioneros muertos a puñaladas y decenas de heridos graves en el incidente más mortífero entre rejas del último cuarto de siglo.

“Los prisioneros padecieron condiciones realmente graves”, dijo el portavoz de JLS, Amani Sawari, al describir los acontecimientos que llevaron a los disturbios . “Fueron puestos bajo custodia todo el día. No se les permitió comer ni usar el baño. Fueron ubicados en unidades con miembros de pandillas rivales. Y luego se llevaron sus taquillas, por lo que no tenían ningún lugar seguro donde guardar sus pertenencias personales, lo que agravó y causó tensiones entre los prisioneros, hasta el punto de que las peleas estallaron, inevitablemente”.

JLS inicialmente planeaba realizar su convocatoria de huelga en 2019, pero en su lugar la lanzó semanas después de los disturbios de Lee en un esfuerzo por cambiar la conversación pública a los problemas sistémicos, como la escasez crónica, el hacinamiento de prisioneros y las condiciones de vida inhumanas, que los observadores críticos señalan como las causas centrales de los disturbios. A principios de este año, por ejemplo,  un informe de investigación  descubrió que, dado que Carolina del Sur no ha asignado más dinero para contratar nuevos guardias o avanzar en otros asuntos relacionados con las condiciones de vida de los presos, el número de reclusos muertos en las cárceles estatales “aumentó a más del doble en 2017 respecto al año anterior y se cuadruplicó respecto a hace dos años”.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, se debería considerar que la convocatoria de huelga de JLS tiene un doble propósito: devolver la atención pública al tema de las malas condiciones tras las rejas, y al mismo tiempo redirigir la atención de los presos hacia la necesidad de la unidad. El potencial de esto último tal vez se ejemplificó mejor durante las huelgas de hambre de Pelican Bay a principios de la década de 2010, cuando los líderes de las prisiones lograron un acuerdo para terminar con las hostilidades”, o una prolongada tregua, como parte de una lucha más amplia contra la rutinización del aislamiento en las prisiones de California.

“Una de las cosas que hemos notado en varios estados, en este momento puedo decirte que en al menos ocho estados diferentes, son las diferentes treguas hechas por miembros de pandillas, u organizaciones callejeras, como a mí me gusta llamarles”, declaró un organizador de JLS durante una reciente entrevista“Hemos visto muchas treguas. Obviamente, todavía tenemos algunos roces aquí o allá, pero cuanto más entra dentro de las prisiones el tema del 21 de agosto, más presos se están sentando a la mesa, más presos están hablando”.

Como demuestra el ejemplo de Lee, los funcionarios están muy dispuestos a utilizar las divisiones entre los presos como una forma de mantener el control, incluso si estas divisiones se convierten en conflictos violentos. Consecuentemente, forjar una unidad de trabajo que atraviese las líneas raciales, las creencias religiosas y las afiliaciones a las pandillas es un aspecto esencial de la organización de presos.

“Esto es un llamamiento a acabar con la esclavitud en América”

Esclavitud penitenciaria y lucha prolongada

El inicio de la huelga a nivel nacional de presos de 2018 también coincidía con el aniversario de la rebelión de Nat Turner en 1831 en el condado de Southampton, Virginia, conectando aún más la resistencia actual al sistema de esclavitud en forma sutil y abierta.

Reformular la encarcelación masiva como esclavitud en prisión, generalmente por medio de la Decimotercera Enmienda, es quizás la intervención más innovadora de este movimiento en crecimiento. Esta terminología habla de las diversas privaciones experimentadas tras las rejas, la base del movimiento en los estados a lo largo de la antigua Confederación, y su objetivo a largo plazo de la abolición de la prisión.

Al mismo tiempo, la “esclavitud penitenciaria” y su identificación del trabajo infrapagado o no remunerado como característica central del encarcelamiento masivo, ha ayudado a los organizadores a atraer el apoyo externo de colectivos como el sindicato Industrial Workers of the World (IWW). Mejor conocido por sus campañas de sindicalización en el sector de los servicios, el sindicato ha desarrollado varios métodos para apoyar a los organizadores internos a través de su Comité Organizador de Trabajadores Encarcelados (IWOC).

Estos métodos incluyen el uso de un contacto externo disponible a través del teléfono móvil para pasar mensajes de un prisionero a otro, así como el envío de boletines con información sobre la organización de la huelga escondida entre páginas e impresa en letra pequeña. Estos métodos más creativos se han unido a otros, como el boca a boca a través de los traslados de prisión o publicaciones bien establecidas orientadas a los presos como el San Francisco Bay View.

El IWOC fue uno de los primeros en respaldar la huelga de este año y ha jugado un papel crucial para ayudar a difundir información al respecto. En el último recuento, más de 150 organizaciones  han respaldado la huelga y ya se han llevado a cabo manifestaciones de solidaridad en más de diez ciudades. Se planean docenas más para las próximas semanas.

“Acabad con la esclavitud de las prisiones. Huelga en las prisiones a nivel nacional”

“De las huelgas pasadas”explicó un organizador de JLS, “lo que sí aprendimos es que desde el exterior, cuantas más personas se ponen en pie, cuantas más personas se manifiestan, especialmente en las concentraciones afuera de las mismas cárceles, lo que se hace es incitar. Se incita a los internos y es por eso que las instituciones carcelarias tienen un problema con ello”.

“De modo que, lo más importante que podemos pedir a cualquiera de estos grupos o cualquier organización, es que celebren algún tipo de evento, particularmente un evento que pueda llamar la atención de la radio, la atención de los medios, cualquier cosa que pueda regresar a las celdas de la cárcel. Cuantos más programas de radio lo capten, más fácil es que los presos pueden escucharlo. Concretamente, los presos que no tienen acceso a teléfonos o acceso a internet, al menos pueden obtener apoyo mientras escuchan sus radios o ven la televisión”.

A medida que avanza la huelga, una de las preguntas más urgentes es si la huelga en sí misma, junto con el apoyo externo que inspira, no solo llegará al 9 de septiembre, sino que también fomentará el desarrollo de más organizaciones de lucha a ambos lados de los muros de las prisiones. Este tipo de organizaciones, como la Coalición de Derechos Humanos de Pensilvania o el Movimiento de Alabama Libre en el Corazón de Dixie, a menudo surgen de momentos intensos de lucha y, generalmente, están mejor posicionadas para que el movimiento sigua avanzando, particularmente dentro de una sociedad especialmente ciega con lo que sucede tras las rejas.

Comparte y difunde
  • 34
    Shares