Película

La clase

Director: Laurent Cantet. Productora: Haut et Court. 2008. 128 min

Esta película francesa fue estrenada en 2008, dirigida por Laurent Cantet y basada en la novela escrita por François Bégaudeau: Entre les murs. Sin duda el nombre original es mucho más fiel al contenido que se narra que el título que le pusieron en el estado español. Los alumnos que protagonizan esta historia (que no es sino el paso de un años escolar por la pantalla) transmiten básicamente la sensación de encontrarse encerrados. Y de además ser dirigidos o custodiados por adultos que no tienen nada que ver con su mundo de origen (el barrio, en este caso el distrito 20 de París), hombres y mujeres blancos pertenecientes a una clase ajena y hostil. El espacio educativo se difumina según avanza el metraje… el patio se parece demasiado al de un talego y los profesores acaban por parecerse también demasiado a unos carceleros.

No es cuestión de intenciones. Las del profesorado no sirven para superar la brecha que existe en el insituto, las condiciones objetivas en las que viven los chavales se imponen. Algo que queda claro en las clases de François, quien imparte clases de francés a un grupo de alumnos adolescentes con distintas culturas y procedencias, a quienes apenas consigue estimular y que en ocasiones hablan un lenguaje completamente distinto al suyo. La película no apunta a ningún discurso moralizador, simplemente describe lo que hay: sin artificios, sin un guion ortopédico ni grandes gestos técnicos, te lleva de la mano hasta un vacío mucho mayor que provoca el de la propia institución educativa, con su burocracia y su lógica de premios y castigos. El aula solo es un medio para poder atisbar una complejidad social (la de Francia en este caso, pero bien podría tratarse de cualquier ciudad más cercana) donde las cartas ya han sido repartidas, y donde, salvo excepciones, la estructura garantizará que todo siga igual.

Dos horas de realismo descarnado que dan para muchas reflexiones… desde los límites del voluntarismo (tan ensalzado siempre en muchas otras películas dedicadas a profesores de institutos en barrios marginales) a las contradicciones generadas por clase y etnia, pasando por las inevitables aristas de la pedagogía y la capacidad de toda institución para negar la palabra a quien se encuentra en situación de vulnerabilidad.

Comparte y difunde