No dejan de llover hostias

Tras unos años de bonanza económica en los que parecía que las tensiones entre la clase trabajadora y la clase dominante eran cosas del pasado, la crisis económica nos ha devuelto a la realidad. En esta sociedad hay dos bandos, y el otro, el del Estado y el Capital, no nos deja de atacar. En este número vamos a relatar los últimos atentados contra los/as trabajadores/as realizados por el Gobierno. Intentaremos explicar la reforma sanitaria y la agresión que supone contra los más desfavorecidos/as: las personas migrantes sin permiso de residencia y los/as pensionistas; trataremos la subida del precio del transporte en Madrid y la represión contra los/as jornaleros/as que en Somontes, Andalucía, han optado por recuperar las tierras de cultivo abandonadas y autogestionar la labranza. Fuera de nuestras fronteras analizaremos el auge del fascismo en el Estado griego y la epidemia de suicidios que la crisis está provocando entre la población griega e italiana.

Pero este no es un número derrotista. De cada una de las noticias extraemos que se puede hacer frente a esta situación, que identificando al enemigo y reconociendo el conflicto se puede luchar y conseguir victorias. Por eso explicaremos la llamada de los/as trabajadores/as de la sanidad a la desobediencia a la reforma sanitaria, las acciones realizadas en Madrid contra el aumento de los precios y la búsqueda de apoyo y complicidad con los/as empleados/ as del Metro. También cómo los/as agricultores/as de Somonte han logrado desobedecer la orden de expulsión promovida por la Junta de Andalucía mediante la solidaridad y la acción directa, armas que también proponen nuestros/as compañeros/as del Centro Social Okupado La Casika de Móstoles para frenar su desalojo. Esas mismas herramientas son las que se están utilizando en Italia para frenar la sangría de impuestos y en Grecia para aislar a las organizaciones fascistas.

Por último, reseñamos la novela de Espartaco, que nos demuestra que la división entre clases, los tejemanejes de la política y la represión no son una novedad de nuestra época, pero que la sublevación y el enfrentamiento ha sido constante allí donde ha existido la explotación.

Comparte y difunde

2 comentarios en «No dejan de llover hostias»

  • el 03/07/2012 a las 19:29
    Enlace permanente

    Creía que la subida del metro en Madrid era de los bonos mensuales, pero hoy me he dado cuenta que también han subido de manera brutal los billetes independientes, de viajes únicos, de ida o de ida y vuelta. Ahora resulta que si haces un recorrido medio de metro, unas 5 estaciones, el billete ya te ronda o te sobrepasa los 2 euros. Y si haces ida y vuelta pues casi 4. Luego nos dicen que hay que usar el transporte público y que los accidentes de tráfico tienen que disminuir. Ayer ya oí a unos jóvenes que decían «la próxima vez cogemos el coche que nos sale más barato,,,con lo caro que se ha puesto el metro…». Y luego les extraña que la gente se cuele. ¿Es que hay otra alternativa para gente que cobra sueldos que rondan los 600 euros o para gente que tiene que pagarse una hipoteca o un alquiler? Con esta economía de cobrar todo, cada vez más y siempre a los mismos, el mero hecho de sobrevivir es ya toda una odisea.

  • Pingback: Ya está disponible para descargar el nº 17 de Todo por Hacer (junio 2012) | Todo por Hacer

Los comentarios están cerrados.