Nissan: La mala noticia de las buenas noticias

El ejercicio de responsabilidad de los trabajadores de Nissan es un ejemplo de hacia dónde debe ir la industria y la economía catalana.” -Francesc Xavier Mena, conseller de Empresa y Ocupación-

Una buena noticia para los/as trabajadores/as de Nissan en Barcelona: la multinacional japonesa ha decidido adjudicar a la planta catalana la nueva furgoneta, y eso garantiza la producción por otros diez años.

Una mala noticia para los/as mismos/as trabajadores/as: para conseguirlo han tenido que aceptar el chantaje de la empresa, consistente en pasarse el convenio colectivo por donde ya saben y perder poder adquisitivo en los próximos años, trabajar más días y ser más flexibles. Como ya aceptaron un duro ajuste hace poco (que supuso 1.500 empleos menos), lo previsible es que éste no sea el último sacrificio que se les pide.

Una mala noticia para todos/as los/as trabajadores/as: lo de Nissan ha pasado ya en otras fábricas españolas y europeas (como el caso de la Fiat en Turín y en Nápoles), y lo esperable es que cunda el ejemplo en otras empresas y sectores. Recientemente la dirección de Mercedes en Vitoria vinculó la adjudicación de un nuevo coche a la negociación del convenio, sin eufemismos, para que se entienda.

La imagen de los/as trabajadores/as de las distintas plantas de una misma marca compitiendo en la subasta por ver quién se recorta más sus derechos es terrorífica. Otro triunfo de los/as dueños/as del trabajo.

Todos/as nos alegramos de que la planta no cierre. Y a todas/os nos asquea el chantaje empresarial. Pero es muy fácil decir que los/as trabajadores/as se han bajado los pantalones y que deberían haber resistido, cuando les hemos dejado solos/as. ¿Dónde estábamos los/as demás trabajadores/as? ¿Se nos ocurrió amenazar con no volver a comprar un Nissan? ¿Dónde los actos de solidaridad?

Decía hace unos días la patronal de los automóviles, Anfac, que con ejemplos como el de Nissan los/as empresarios/as y sindicatos “hacen bien las cosas y mandan buenas señales a los inversores internacionales.” ¿Les suena de algo? Señales, inversores. Esa es la vida que nos espera: mercados chantajeando a gobiernos, empresas chantajeando a trabajadores/as, y todos/as dando las gracias por seguir vivos/as. Ajo y agua.

Comparte y difunde