Novela Gráfica

La Virgen Roja

Autores/as: Mary M. Talbot y Bryan Talbot. Ediciones La Cúpula. 135 páginas. Noviembre de 2016, Barcelona

La Virgen Roja es uno de los apodos con los que se conoció a Louise Michel. Maestra, poeta, oradora y militante de mil batallas, esta mujer fue una de las figuras claves que marcaron al movimiento obrero y revolucionario de la segunda mitad del siglo XIX. Pero ante todo, fue una luchadora. Se la conoce principalmente por su activo papel en la resistencia al asedio de París por las tropas prusianas en 1870 y la posterior instauración de la Comuna de París, varios meses en los que Louise multiplicó su actividad militante como miembro del Comité de Vigilancia del Barrio de Montmartre, propagandista, asesora de educación e instrucción, enfermera de ambulancia y luchadora en las barricadas de la ciudad. Su participación en este intento revolucionario le llevo a la cárcel y al exilio forzado en Nueva Caledonia (Pacífico Sur).

El punto de partida para esta novela gráfica es la llegada a París del féretro de Louise Michel, muerta pocos días antes en Marsella. En la estación de ferrocarril se encontraran Charlotte Perkins Gilman (afamada escritora y conferenciante feminista norteamericana) y Monique, ambas conocidas de Louise. Sus conversaciones, a las que más tarde se unirá la madre de Monique, marcan el ritmo de la narración de esta historia. A través de sus recuerdos se va perfilando la intensa vida de Lousie, sus experiencias, sus ideales, sus pasos por la cárcel, sus numerosas amistades (incluidos personajes de renombre como Víctor Hugo, Albert Robida o Henri Rochefort), e incluso, sus gustos literarios por la ciencia-ficción utópica.

De esta forma, esta obra supone un paso más en el trabajo que los autores venían realizando con sus dos anteriores novelas gráficas compartidas, La niña de sus ojos y Sally Heathcote: Sufragista, en el ámbito de la reivindicación del papel de lucha de las mujeres a lo largo de la historia.

A nivel artístico, el trabajo de Bryan Talbot, experimentado dibujante de cómics y novelas gráficas, es muy vistoso y consistente. La obra se plantea con un gama de blancos y negros con la única aportación extra del rojo, que junto con un dibujo muy detallado, dota al conjunto de mucha fuerza.

Al final del libro, destacan las 16 hojas que los autores dedican a las fuentes que han utilizado y, sobre todo, a una serie de anotaciones que complementan la novela, aportándonos datos históricos y artísticos sobre la época y la azarosa vida de Louise Michel. Son dos secciones muy completas, perfectas para quien quiera investigar un poco más sobre el tema.

Comparte y difunde