La SAREB: Detenciones y rescates

Mientras nos iban poniendo las luces de navidad en las calles, el pasado mes de diciembre se realizó el juicio contra 21 personas acusadas de desobediencia, coacciones y agresiones, tras una acción realizada en el mes de marzo por parte de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y asambleas de barrio. Dicha acción consistió en la ocupación de la sede de la SAREB en Madrid, conocida popularmente como banco malo, para señalar “su responsabilidad en el drama de los desahucios”. Unas 30 personas entraron en el edificio, quedándose alrededor de otras 40 en la puerta. Pasadas cinco horas fueron desalojadas por la policía, quienes detuvieron a 18 personas y posteriormente a otras tres más, tanto en la puerta de la sede como en la comisaría de Tetuán, lugar al que se habían acercado decenas de personas para protestar por las detenciones de la mañana. La acción se enmarcaba dentro de la campaña de escraches (señalamientos públicos) con la que se pretendía mostrar la responsabilidad de este organismo en la trama de los desahucios. El juicio, que tendría que haberse celebrado en septiembre, no pudo realizarse debido a la falta de espacio, los 21 acusados/as con sus 21 letrados correspondientes no cabían en la sala. Ante esta situación la jueza decidió no celebrar el juicio. Demasiados/as acusados/as para tan poco espacio, he aquí lo absurdo del asunto. Finalmente el juicio se realizó este recién pasado mes de diciembre y al cierre de este periódico hemos podido saber que las 21 personas acusadas han sido absueltas.

Siguiendo con la SAREB, el pasado 13 de diciembre por la mañana más de un centenar de policías desalojaban un edificio ocupado desde marzo por 14 familias en la población de Salt (Girona). En el momento del desalojo se encontraban once personas, ojo al dato 100 maderos para 11 personas. El edifico propiedad de la SAREB fue desalojado por orden judicial después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo levantara la medida cautelar que él mismo había impuesto el pasado 15 de octubre para suspender el desalojo de las familias que vivían en los bloques. El levantamiento se produjo después de que el Tribunal aceptara un informe elaborado por el gobierno en el que se hablaba de las medidas de realojo para estas familias. La mayoría, sin embargo, se han visto en la calle al no cumplir las condiciones que exige el gobierno para poder ser realojadas.

A qué nos referimos cuando hablamos de SAREB

El edificio como decíamos es propiedad del SAREB-banco malo (como si hubiera alguno bueno), sociedad que se ha creado para hacerse con los denominados “activos tóxicos”: pisos, suelos o deudas incobrables, pertenecientes a los bancos que el Banco de España ha decidido salvar. A esta situación se ha llegado debido a que el beneficio bancario derivado de los préstamos otorgados se ha devaluado, no sólo por la existencia de créditos directamente morosos, sino también por el aumento del riesgo de aquellos que aún no lo son, hundiendo así la solvencia de los bancos. En cuanto al gran patrimonio inmobiliario recibido por los bancos al darse el impago de las hipotecas, el problema es similar. En su momento, el valor del suelo y de los pisos fue sobrevalorado, siendo causa y efecto de la burbuja inmobiliaria. Los bancos concedían préstamos por un importe muy superior al valor de mercado. Hoy, con el desplome del ladrillo, estos activos se han desvalorizado, mientras siguen presentes las obligaciones de los bancos: depósitos de personas y entidades, préstamos pedidos por los bancos españoles a otros bancos o entidades para expandir su negocio más allá de sus posibilidades, etc.

Fue el Ministerio de Economía el que dio los pasos para la creación de esta sociedad tal y como se había comprometido con la troika (formada por el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional).  La SAREB, constituida como sociedad anónima, está formada por el gobierno, el cual posee el 45% de la misma, y por entidades privadas (bancos, aseguradoras, eléctricas…) que entre todas suman el 55% restante. Pero estas entidades privadas ni son tontas ni altruistas, así que para que formaran parte de esta sociedad se les ofreció algo a cambio y esto es, como no podía ser de otra forma, beneficio económico… Otra vez se repite la misma historia, de la miseria de muchos/as sacan beneficio unos/as pocos/as. Como decíamos antes, la SAREB fue creada con los fondos del rescate europeo para hacerse con los “activos tóxicos” de los bancos y así sanear la economía de los mismos. Lo jodido del asunto es que el crédito europeo (el archiconocido “rescate”) fue recibido por el Estado español y aunque haya sido empleado para sufragar las deudas de los bancos, dicho crédito generará deuda pública. El tiempo medio de amortización se establece en 12,5 años, con un plazo máximo de 15 años y se devolverá a interés variable, revisable cada seis meses. En otras palabras se va a generar un mercado inmobiliario con el que ganar dinero. Y es que aunque el precio de las viviendas esté en bajada, las empresas privadas que forman parte de la SAREB han obtenido numerosas ventajas, ya que aunque tengan más de la mitad de las acciones no acumulan más de la mitad de la deuda, sino que la mayor parte es adquirida por el gobierno, lo que implica que sí, efectivamente, lo vamos a pagar nosotros/as, mediante impuestos y otras estrategias gubernamentales. Mientras que los/as capitalistas se reparten los beneficios a nosotros/as nos asfixia cada vez más la soga que llevamos al cuello. Pero aquí no acaba la cosa, no sólo generamos deuda por el rescate y por los intereses que de éste se derivan, sino que para evitar que los bancos vendan sus activos tóxicos a precios bajos (y así perder mucho más dinero y nunca salir a flote) la diferencia de lo que valen esos activos en el mercado actual y lo que “pagaron” por ellos, será el Estado el que asume dicha diferencia. Hablamos antes de beneficio económico y es que la SAREB prevé ganar un 15% en los 15 años de vida de la sociedad. Para ello centrará su negocio en vender paquetes de activos en el momento más oportuno para maximizar el valor y sacar así un buen beneficio económico. La parte del Estado está controlada por el FROB que es la que tiene bajo su control a los bancos nacionalizados. El FROB  es un fondo creado con el objeto de gestionar los procesos de reestructuración de entidades de crédito y contribuir a reforzar sus propios recursos, dicho de otra forma, es un fondo dedicado a salvar a los bancos cuyos negocios especulativos se han ido al traste.

Con esta noticia queríamos señalar a nuestros/as enemigos/as y recalcar una idea que ya sabemos: que nuestras vidas están en manos de gentes a las que poco, o nada, les importamos; ya se les llame con nombres amables como Tribunal de derechos humanos o ya sean las instancias que se entrometen cotidianamente en nuestras vidas, sus intereses y los nuestros no tienen nada que ver. Sus beneficios se generan a nuestra costa. Es hora de cortarles las alas a estos vampiros.


 

Comparte y difunde
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad