La rapiña de la vida

C“Esto es, con la ley, y más allá…Con la huelga indefinida que se está llevando en Madrid, si no fuera por el esquirolaje empresarial que se está practicando y después de los días que llevamos de huelga, en Madrid no debía de quedar ni una lata”.

– Francisco Bermejo, trabajador de Coca-Cola Fuenlabrada.

Un nuevo ERE se plantea a nivel estatal y ya no se sabe ni cuántos son… Coca-Cola ha decidido aplicar los perversos criterios de la reforma laboral y echar a la calle a 700 personas, 581 de ellas de la Comunidad de Madrid. Además del despido masivo plantea 500 recolocaciones, que en realidad se tratan de despidos encubiertos ya que estos/as trabajadores/as pasarían a formar parte de una bolsa de empleo, vamos que estarían en el paro hasta que la empresa encontrase un nuevo hueco en el que explotar su fuerza de trabajo y todo esto debido a la decisión de cerrar cuatro de sus plantas: Asturias, Alicante, Palma de Mallorca y Madrid. Y es que esta situación se veía venir desde hace tiempo, ya que el origen de la decisión del cierre de las cuatro embotelladoras de Coca-Cola se remonta a febrero de 2013. Hace un año Competencia daba el visto bueno a la fusión de siete empresas españolas que controlaban las once fábricas que posee la multinacional estadounidense en el Estado Español, de ahí nacería Coca-Cola Iberian Partners, un embotellador único para todo el Estado. Y no es extraño que a toda fusión empresarial vayan aparejados despidos y reestructuraciones así que,basándose en criterios organizativos y de producción, la embotelladora ha decidido como medida de ahorro y eficiencia realizar el ERE.

Ante este último dato lo primero que uno/a hace es pensar que Coca-Cola, y por tanto la embotelladora, está perdiendo dinero y no puede mantener las fábricas, pero claro luego te enteras de que en realidad Coca-Cola España ha obtenido 900 millones de beneficio el pasado año, entonces te quedas con cara de tonto/a y piensas… ¿Por qué cierra Coca-Cola?

Gracias a la reforma laboral del Gobierno de Rajoy, las grandes empresas tienen más facilidades para ejercer su rapiña, pueden exprimir al máximo su mano obra y aumentar aún más su plusvalía, he ahí el capitalismo en su más clara manifestación y he ahí Coca-Cola como su marca por excelencia. Que Coca-Cola cierre estas cuatro plantas obedece a la más básica estrategia del capitalismo, la expansión y el aumento de los beneficios sobre los costes. El capitalismo en sí, las empresas que lo sostienen, no se conforman con la estabilidad, practican la lucha por la máxima competencia, por el máximo rendimiento y mínimo gasto, el capitalismo más salvaje en su jungla de papel y porcentajes. Las políticas llevadas a cabo por el gobierno son la legitimidad que encuentran las empresas para poder hacer lo que les venga en gana con los/as trabajadores/as, tratándoles como una mercancía más, la cual está ahí para aportar exclusivamente un beneficio económico y cuando ésta no sea rentable, se le da la patada y punto. La reforma laboral actual y las anteriores, vienen a favorecer un despido cada vez más gratuito (la patronal ya está pidiendo que sea gratis) y cotidiano donde los/as trabajadores/as estamos cada vez más aislados/as y no existe la solidaridad y el apoyo mutuo entre nosotros/as, donde los problemas del uno/a no son considerados propios hasta que no nos afectan de manera personal.

Con este artículo queremos resaltar varias cosas. Por una parte queremos hacer mención y apoyar ciertas formas de lucha como estrategia a la hora de afrontar un conflicto, como pueda ser la acción directa contra lo que luchamos, el sabotaje, la legitimidad de formas de lucha diferentes y la huelga indefinida como arma del trabajador. Los/as trabajadores/as están llevando a cabo una lucha contra las políticas de la empresa y han decidido llevar adelante huelgas indefinidas en las cuatro plantas que pretenden cerrar y cómo no en ellas no faltan los enemigos de clase, los/as esquiroles. Así pues, el señalar como enemigo no solo a la empresa y sus intereses, sino al esquirol que no apoya la lucha de los/as compañeros/as, que busca sólo salvarse a sí mismo/a minimizando el impacto de las acciones emprendidas y en un futuro beneficiarse de los posibles logros que alcance la lucha. Además se han emprendido acciones como el lanzamiento de cócteles molotov contra la fábrica, sabotajes a los camiones distribuidores de la bebida que se producía y distribuía los días de huelga, diversas concentraciones y manifestaciones por los lugares en conflicto y la puesta en marcha de campañas a nivel local contra el consumo de productos de Coca Cola, que, bajo nuestra opinión queda parcial al no hacer mención en ningún momento a las prácticas perversas que lleva a cabo Coca Cola y al sistema que permite que todo ello ocurra, sino sólo a sus condiciones de trabajo actuales. No creemos que si los/as trabajadores/as de Fuenlabrada son readmitidos/as o incluso reciben un aumento salarial haya que apoyar el consumo de Coca Cola o ésta vaya a dejar de ser lo que es, una marca que no sólo va contra las personas o las condiciones de vida de sus trabajadores/as, sino también contra recursos naturales y el medio ambiente llevando a cabo políticas de contaminación, privatización del agua y el robo de tierras en países como México, India, Panamá o Colombia. Los/as trabajadores/as debemos admitir y ser conscientes de las contradicciones que como clase nos impone el sistema en el que vivimos.

Por último, dejar claro que Coca Cola sólo hace lo que la dejan y si por ella fuera haría mucho más… Allí donde las políticas económicas permitan despedir con facilidad lo harán si así su política de beneficios lo necesita, allí donde permitan tener a niños/as esclavizados/asproduciendo para la marca lo harán y allí donde grupos de trabajadores/as incomoden y se les permita eliminarles lo harán sin mayor problema, como así ha ocurrido en diversos países de América Latina en donde diversos conflictos laborales contra la empresa o sus filiales han acabado con la muerte de trabajadores/as sin que les haya supuesto mayor problema. Y todo esto, amén de lo nada recomendable que resulta Coca Cola para la salud de nosotros/as mismos/as.

Comparte y difunde