5 a 7 de junio: Final de la Liga Cooperativa de Basket

En septiembre de 2014 entrevistábamos a la Liga Cooperativa de Basket de Madrid, para inaugurar la sección de deportes de esta publicación. Recordamos brevemente lo que nos dijeron por aquel entonces sobre su origen y objetivos:

Esta iniciativa surge entre un grupo de amigos que en el verano de 2012 […] A esto se le sumó la intuición que teníamos de que habría más grupos de amigos que se reunieran a jugar al baloncesto en el barrio de la misma forma que nosotros. Entonces, surgió la idea de darle un formato más completo a esas “pachangas” para poder establecer, al menos, un partido a la semana y así juntarnos con otra gente del barrio. Eso sí, sin que tener asumir el coste económico ni las rigideces impuestas por las ligas privadas, federadas o municipales. En este sentido, considerando que debemos empoderarnos de nuestros barrios y de nuestro ocio, otra de nuestras inquietudes era fomentar un deporte diferente al que estamos habituados, es decir, generar un nuevo paradigma acorde a nuestras inquietudes y necesidades donde se fomentaran los verdaderos valores del deporte. […] Actualmente no es sólo una vía para jugar al baloncesto sino un proyecto más amplio que pretende generar una alternativa de ocio basada en la práctica del deporte de una forma saludable y solidaria y en la participación activa, la autogestión y la gratuidad. Además también forma parte de nuestros objetivos la protesta por el mal estado de las canchas públicas y por los precios abusivos de las ligas municipales. En suma, nuestra reivindicación se fundamenta en que la práctica del deporte no tenga que regirse por criterios de rentabilidad y que permita la participación activa de lxs deportistas en todas las cuestiones relacionadas con ello. Por tanto, la Liga es un fin en sí mismo pero a la vez es un medio para generar redes de cooperación y participación en los barrios.

Este mes terminan los campeonatos, y no solo la final de la liga regular mixta, que fue el primer paso que dieron, sino también de la copa femenina, que ha buscado y encontrado fomentar el deporte entre mujeres lejos del tópico machista de que el baloncesto femenino no es ni baloncesto, ni femenino. A lo largo de la copa, donde 9 equipos se han disputado las plazas en un formato de liga (todas contra todas) se han visto muchas cosas y todas buenas: compañerismo y buen rollo, equipos donde cada día se aprendía algo nuevo y otros donde la calidad de las jugadoras deja con la boca abierta, superando, con éxito, los nuevos roles que se favorecen desde la autogestión de cualquier proyecto, la organización y la puesta en común de horarios y normas, nada fácil de alcanzar.

cartel-coop

Un reto al alcance de quien quiera luchar por el deporte de barrio, entre iguales, lejos de estrellas y de negocios.

Comparte y difunde