Sobre el Fin del Pacifismo

Günther Anders. 24 páginas

Cuando los poderes nos coaccionan e intimidan, ¿qué es más “moral” desde el punto de vista de la responsabilidad personal: intervenir o dejar hacer? Eso es lo que se plantea el filósofo austríaco-polaco Günther Anders en este breve texto, una reflexión sobre el uso de la violencia contra aquellos/as que son responsables de los principales males en nuestra vida (en el contexto en que fue escrito esta obra, los/as responsables eran los jefes de gobierno que podían desencadenar un genocidio nuclear).

Anders sostiene que vivimos en un estado de necesidad, en un mundo en el que la vida humana y la vida del planeta pueden ser destruidas por actos de terrorismo perpetrados por hombres omnipotentes que son analfabetos sentimentales. Frente a ese estado de necesidad, y una vez que se ha comprobado que todas las formas de respuesta pacífica resultan inútiles, se impone la legítima defensa contra esos responsables para que cambien de actitud. Más que legítima, la defensa se vuelve una obligación moral, a pesar de que no se encuentre respaldada por los estamentos legales, los cuales aspiran a la posesión del monopolio de la violencia.

Si no lo hacemos, si no luchamos por librarnos de nuestras cadenas y ayudar a los/as desamparados/as, corremos el riesgo de convertirnos en una suerte de Adolf Eichmann, el principal responsable del transporte y exterminio de judíos a Auschwitz durante los años del nazismo alemán. Cuando Eichmann fue juzgado en Jerusalén en 1960, declaró que no se sentía responsable de su participación en el Holocausto, ya que era un mero ejecutor de órdenes amparado por la legalidad del Tercer Reich. Alegaba que era un funcionario competente, germano, pero que al vivir en un mundo objetivamente envilecido, no era culpable de llevar a cabo actos moralmente viles. Su famosa postura de que tan sólo obedecía la legalidad del ordenamiento jurídico nazi inspiró posteriormente las interesantísimas obras Nosotros los hijos de Eichmann, del propio Anders y Eichmann en Jerusalén: un informe sobre la banalidad del mal, de Hannah Arendt.

Anders argumenta que si adquirimos conciencia de lo que ocurre a nuestro alrededor, de quiénes causan las mayores miserias a nuestra sociedad, podemos imaginar y ver las consecuencias de sus actos. Una vez llegados a este punto, si no hacemos nada para evitarlo, dejamos de ser un “culpable sin culpa” como alegaba (falsamente) Eichmann que era. Viene a decir que si lo monstruoso pudo – y puede – darse en nuestra sociedad, si es posible la destrucción de la vida, nuestra tarea de acabar con esta trágica situación no se salda con la protesta solamente.

Este texto ha sido editado en formato fanzine por la Biblioteca Anarquista La Revoltosa (Alcorcón) y se puede descargar en www.bibliotecalarevoltosa.wordpress.com/materiales
Asimismo, también queríamos reseñar que las editoriales vascas Besatari (www.besatari.com) y DDT (www.ddtgatazka.com) han editado y publicado recientemente un libro titulado Si estoy desesperado ¡a mí qué me importa!, que recopila seis textos de Anders y profundiza en su imposibilidad para tolerar la amenaza nuclear y sus posibilidades apocalípticas, la frivolidad del mundo ante esto y la inutilidad de la protesta no-violenta ante la imposición atómica.

Comparte y difunde