Docentes baleares en pie de guerra

En el anterior número del Todo Por Hacer hablábamos sobre la elitización de la enseñanza, de cómo la educación es un arma ideoló­gica al servicio del poder y de la necesidad de aumentar el conflicto abierto para tener alguna posibilidad de acabar con este proceso de destrucción de la enseñanza. Pues bien, la primera chispa frente a esta barbarie se ha producido en las Islas Baleares, las asambleas han hablado: Huelga Indefinida hasta vencer.

Para comprender cómo se ha llegado a esta situación hay que re­troceder en el tiempo, repasar las dinámicas movilizadoras, las nue­vas leyes, prohibiciones y ataques tanto a la enseñanza como a los/ as profesores/as. Parte de la batería de reformas que se han llevado a cabo en la enseñanza balear han sido la no sustitución de las bajas si ésta no supera los 15 días, el descuento del sueldo de los días de baja por enfermedad, despedir a los interinos en julio y agosto para con­tratarlos (o no) en septiembre, la LOMCE o que se hayan eliminado las becas de comedor y transporte y 300.000€ menos en becas (de un total de 800.000€). Con estos recortes se empezó el curso pasado, pero ahí no acaba la cosa.

Negar la realidad, prohibiendo la cultura propia

Es un hecho que, aunque no entre dentro de nuestras preferencias, no podemos negar, y es la importancia de la identidad cultural a la hora de conformar una comunidad capaz de organizarse para hacer realidad sus demandas. Vemos cómo a través de la comunidad cultural se le está dando cuerpo y fuerza a una gran cantidad de reivindicacio­nes. En el caso balear, territorio catalano-parlante, se han realizado dos ataques explícitos a dicha cultura popular: La prohibición de sím­bolos propios de la cultura catalana en edificios públicos y la Ley de Tratamiento Integral de Lenguas, TIL, que resta importancia al catalán frente al inglés. La primera prohibición, Ley de símbolos y convivencia, ya provocó las primeras insumisiones en colegios e institutos, pero la TIL, junto con la LOMCE, fue la gota que colmó el vaso.

Autoorganización para la acción

La TIL aparece en abril y para marzo se crea la Assamblea de Do­cents Illes Balears, con representantes de la amplia mayoría de CEIP e IES de las islas y de los sindicatos mayoritarios en educación. Como primeros puntos de esta asamblea estará la creación de asambleas de centro y el debate de qué tipo de huelga se llevará a cabo. Desde el primer momento se pone énfasis en la necesidad de actuar ya y de manera contundente para parar los recortes y las leyes lesivas. Para julio ya están creadas las asambleas, un comité de huelga y la caja de resistencia. A partir de aquí se llevará una inmensa labor de debate e informativa centro a centro, encuestas y recogidas de firmas para realizar los sondeos de cara a la posible huelga indefinida. Esta tarea dura todo el verano y finalmente para septiembre se decide convo­car huelga indefinida, apoyada y avalada por la inmensa mayoría de trabajadores/as.

Con la huelga ya lista, suceden varios hechos; primero las amena­zas por parte del gobierno insular, después el primer éxito de la huel­ga: los juzgados tiran abajo la TIL, pero inmediatamente el gobierno la rescata y la impone a través de un Real Decreto. El autoritarismo y la soberbia del gobierno caldean aun más el ambiente de los/as tra­bajadores/as, el no-inicio de curso ya llega.

100000 personas en Mallorca, la mayor movilización de la historia

Resistir para vencer

De inicio la huelga es un éxito, en los primeros días el seguimien­to rondó entre el 80-90%. Tras dos semanas se ha rebajado en tor­no al 60-70%, cifra igualmente alta y que mantiene el pulso con la administración. La movilización es diaria y constante, las asambleas continúan reuniéndose para valorar cada día cómo va la huelga, las muestras de solidaridad llegan desde todos los ámbitos de la socie­dad, el apoyo de padres y madres es fundamental y la caja de resisten­cia ha llegado a los 200.000€.

Aun con todo, el gobierno de Baleares sigue en su empeño de sacar la TIL adelante, sacando la ley en solitario en el parlamento, incluso con el rechazo de destacados miembros de su partido. Pero la Huelga Indefinida es un órdago, con sus pros y sus contras, la vic­toria vendrá de la convicción de los/as huelguistas en sí mismos y su colectivo, de la solidaridad y el apoyo externo, de resistir y no dar el brazo a torcer.

Una lucha ejemplar

Vemos esta huelga desde la distancia con gran entusiasmo, las fac­tores son varios y diversos. Lo primero, y de lo que quizás más ten­gamos que aprender, es el cómo las asambleas han desbordado a los sindicatos y es la asamblea la que ha llevado el timón en todo momen­to. Por otra parte, la apuesta por la huelga indefinida como herramien­ta para la victoria. Las huelgas de un día son ya meros espectáculos, para vencer hay que ir con fuerza, pero esta fuerza es imposible de obtener sin organización y compromiso, algo que parece que han he­cho muy bien en las islas. Y por último, extender la lucha más allá de la educación, lo cual han conseguido a través de la identidad cultural. Un ataque a la lengua es un ataque a toda la población, pasando de ser un problema sectorial a un problema social de contenido político.

Mandamos toda nuestra fuerza y apoyo a los/as compañeros/as en huelga, esperemos que vuestro ejemplo se refleje en el resto del Es­tado, que la represión no se cebe con el movimiento y que la victoria llegue pronto.

Más información actualizada: www.assembleadocentsib.blogspot.com.es

Tabla reivindicativa:

• Suspensión de todos los expedientes sancionadores que se inicien con clara intención represiva previamente y durante la huelga

• Retirada del decreto TIL

• Retirada del decreto de Convivencia y la Ley de Símbolos

• Becas de transporte y comedor

• Recuperación de la plantilla de profesorado de atención a la diversidad

• Sustitución inmediata de las bajas

• Bajas 100% remuneradas

• Contratación de los interinos durante los meses de julio y agosto

• Recuperación de los complementos perdidos y cumplimien­to del acuerdo salarial

• Retirada de la LOMCE

 

Comparte y difunde