Recomendaciones

Navegando por las cloacas del Estado

El Estado de Derecho también se defiende en las alcantarillas” – Frase atribuida a Felipe González

El Estado no solo trabaja a plena luz del día, ante las cámaras, con una relajada sonrisa en la boca y ejecutando las injustas leyes que aprueba (ésas que mantienen los privilegios económicos, patriarcales y racistas que de sobra conocemos). También se introduce en el subsuelo, se reboza en el fango y lleva a cabo actos extralegales que sus propias leyes no podrían tolerar. Las cloacas del Estado se encuentran en las salas de interrogatorios manchadas de la sangre de los/as torturados/as, en las filtraciones interesadas a periodistas, en la fabricación de pruebas falsas y en las operaciones judiciales contra activistas.

Durante los primeros años de la democracia española el Ministerio del Interior controló a los GAL. Ahora emplea métodos quizás menos graves, pero no por ello más sutiles. Para entender mejor el funcionamiento alcantarillero de la Policía Nacional y el CNI, recomendamos un documental, un ensayo y un programa de televisión como fuentes de información, que nos permitirán vislumbrar, superficialmente, cómo funciona esa red de actividades ilegales promovidas y financiadas por el Estado. No ofrecen más que la punta del iceberg (primero, porque no es fácil investigar un tema que todo el mundo se calla y, segundo, porque las empresas de información también ponen límites al trabajo de sus empleadas/os), pero esa punta da mucho miedo.

Pero antes de comenzar con cualquiera de las tres, recomendamos encarecidamente el visionado de la comparecencia de la periodista Patricia López ante el Parlament de Catalunya sobre las cloacas del Estado.

[Documental] Las cloacas de Interior

Dirigido por Jaume Roures. Producido por Mediapro. 2017. Duración: 78 min.

En junio de 2016, el diario Público destapó la existencia de la Operación Catalunya, una trama sobre el uso partidista del Ministerio del Interior (y su Policía Nacional) durante el mandato de Jorge Fernández Díaz para perjudicar e incriminar a los independentistas catalanes. Tras nueve meses de investigación, Roures aborda este tema y otras malas prácticas en torno a la corrupción, la policía política (o patriota) y a una estructura opaca dentro del Estado, en este documental.

Las Cloacas de Interior no nos revela nada que no nos hayan contado ya antes. Su mayor logro no es la sorpresa, sino el orden. En la era de la información en la que vivimos no pasa una sola semana en la que no se desencadene algún escándalo que afecte de alguna manera a políticos/as, policías y altos cargos de la Administración Pública y al cabo de un tiempo es normal que se nos vuelvan farragosas. Este documental, a través de entrevistas a periodistas, funcionarios/as de Interior, guardias civiles, policías nacionales y políticos/as, se encarga de dotar a estos escándalos de un hilo conductor y de un cierto sentido. ¿Por qué se filtró una determinada noticia en un determinado momento? ¿Quizás porque afectaría a las elecciones catalanas? ¿Qué papel jugó El Mundo en todo ello? ¿Y el CNI? ¿Y el Pequeño Nicolás? ¿Por qué acabó defenestrado el Jefe de Asuntos Internos? Todas estas dudas se ven aclaradas.

[Ensayo] La Casa II: Agentes, operaciones secretas y acciones inconfesables de los espías españoles

Autor: Fernando Rueda. Edita La Roca Editorial. Septiembre 2017. 368 páginas

Tiempo antes de que ETA anunciara el abandono de la lucha armada, la División Técnica del CNI desarrolló un sistema de espionaje masivo (similar al que Snowden reveló al mundo en 2013) con la autorización del magistrado del Tribunal Supremo Ramón Trillo y con la intención de vigilar a decenas de vascos/as sospechosos/as de realizar actividades terroristas. El problema con el que se encontraba el CNI es que recopilaba más información de la que podía procesar, por lo que fue estableciendo colaboraciones con Estados Unidos y Gran Bretaña, facilitando los inmensos paquetes de datos que recopilaba (y que interesaban tremendamente a la NSA y a la CIA) y a cambio recibió las herramientas informáticas que necesitaba para profundizar en el espionaje masivo, como la que permite seleccionar entre millones de mensajes almacenados aquéllos que son relevantes para una operación concreta. Así es cómo los servicios secretos españoles comenzaron a espiar sobre todas nuestras comunicaciones sin que nos diéramos cuenta.

Historias como ésta y otras (como la entrega de un maletín lleno de dinero procedente de los fondos reservados a las autoridades senegalesas para reprimir la inmigración de subsaharianos/as a España) se relatan en La Casa II, la segunda parte de una investigación sobre las operaciones secretas llevadas a cabo por los servicios secretos españoles (CESID hace 25 años, cuando se publicó la primera parte, CNI en la actualidad).

[Programa de televisión] Salvados: La versión de Villarejo

Presentado por Jordi Évole. Producido por La Sexta. Junio 2017

El comisario Jose Manuel Villarejo ha sido un policía que desde los años 90 se ha convertido en un hombre útil para todos los gobiernos. Como una especie de Sr. Lobo de Pulp Fiction, soluciona problemas. En los últimos años se ha visto implicado en las investigaciones a Ignacio González, ha realizado favores al Pequeño Nicolás, ha impulsado la Operación Catalunya y se le ha acusado de apuñalar a la doctora Elisa Pinto por orden de Javier López Madrid, consejero delegado del Grupo Villar Mir y amigo íntimo de Felipe VI y Letizia (la que lo llamó “compiyogui”) y uno de los detenidos en la operación Lezo, sobre corrupción en la gestión del Canal de Isabel II.

De su entrevista en el programa de Évole trasciende que Villarejo miente más que habla, pero revela algunos datos de interés: acusa al director del CNI de ser el mayor poder en la sombra de este país, al antiguo director de la Policía Ignacio Cosidó de haber intentado torpedear la investigación sobre Bárcenas, y al periodista de El País Javier Ayuso de trabajar para el CNI. Le creas o no, parece evidente que el Ministerio del Interior es un pozo séptico de corrupción y que nada bueno flota en él.

Curiosamente, una de las personas que sale en defensa de Villarejo y alaban su trabajo es nada menos que el flamante Baltasar Garzón, fundador de un nuevo partido de izquierdas y futurible alcalde de nuestra capital. ¿Hace mucho que hablaron ustedes?, pregunta Évole. “Hace un mes, bueno veinte días, bueno diez que hablamos”. Parece evidente que Villarejo es confidente de Garzón y es que, conociendo su pasado como juez (salpicado por denuncias por mirar hacia otro lado ante torturas y coacciones), un tipo tan oscuro y siniestro parece encajar en el perfil de persona de su confianza.

 

Comparte y difunde