El criminal sistema alternanza scuola-laboro en Italia: Movilizaciones estudiantiles ante la muerte de un compañero en una fábrica

A finales del mes de enero y principios del mes de febrero de 2022 tuvieron lugar en Italia relevantes protestas estudiantiles que han sido silenciadas en el propio país, y por supuesto internacionalmente. Una ola de ocupaciones de escuelas por parte de estudiantes que denunciaban la situación que viven entre los 17 y 19 años en el sistema educativo italiano, obligados a realizar prácticas no remuneradas en unas condiciones laborales y de seguridad que acaban en situaciones criminales. En el sistema de prácticas, los estudiantes están obligados a trabajar sin remuneración para las empresas en sus últimos tres años de escuela, los de las escuelas licei, de carácter más académico, deben hacer 200 horas de trabajo y los estudiantes de las escuelas técnicas deben hacer 400 horas en el mismo período.

Mano de obra gratuita aportada por estudiantes en manos de las empresas

En el año 2015 se introdujo en Italia esta norma conocida como alternanza scuola-laboro, traducido como una alternancia entre la escuela y el centro de trabajo, en que se restan horas al estudio para introducir unas prácticas en adolescentes que les ‘orienten’ en el mercado laboral. Las empresas que se adhieran a este sistema tienen derecho a ventajas fiscales e incentivos económicos, una experiencia que muchas veces se traduce en una explotación institucionalizada y legitimada por el Estado.  Desde los años 90 el neoliberalismo ha establecido una estrategia de enfocar a gran parte de los hijos e hijas de la clase trabajadora a la formación profesional, como única salida ‘digna’ de un sistema educativo fallido y que responde a los intereses capitalistas en nuestra sociedad. Cuanto antes sean destinados los jóvenes al trabajo embrutecedor y desprovistos de cualquier conocimiento sobre sus derechos laborales y sociales reales, mucho mejor. La estructura laboral ya no es la misma que en el siglo XX, y por supuesto algunas conquistas educativas como entender la formación crítica de la juventud tenían un cierto aroma a izquierdismo y a Mayo del 68.

Las empresas italianas reciben una mano de obra gratuita totalmente manipulable a merced de sus intereses, y sobre la que ponen unas nulas medidas de seguridad y voluntad en formales. Esa es una letra no tan pequeña que se repite en todos los países europeos, y se vende la explotación como oportunidad de lograr experiencia. Disfrazan de formación un abuso laboral, y además nos hacen creer que debemos estarles agradecidos.

Oleada de protestas tras la muerte del joven Lorenzo Parelli

El pasado 21 de enero un chico de Udine (nordeste italiano) de 18 años llamado Lorenzo Parelli murió mientras se encontraba en la planta de ingeniería, trabajando en las prácticas de esta alternanza scuola-laboro. Era su último día para terminar sus prácticas en una fábrica del metal cuando le cayó encima una enorme viga de acero de 150 kg. que lo aplastó matándolo en el acto. Habrá quienes se centren exclusivamente en lo trágico del suceso, invisibilizando toda la violencia estructural que se encuentra detrás de estos hechos. Los estudiantes italianos reaccionaron con un gran temor ante la muerte de su compañero, obligados igual que el joven Lorenzo a realizar esta actividad laboral totalmente gratuita y poniendo en riesgo sus vidas.

Este suceso, unido al descontento por otros motivos educativos y estructurales, determinaron que estudiantes de todo el país se movilizaran masivamente. En Roma hubo una gran marcha estudiantil que trataba de alcanzar el Ministerio de Educación para exigir la investigación y la responsabilidad empresarial en esta muerte. Sin embargo, la marcha no llegó a su destino porque la policía italiana embistió a la juventud, y aunque solo un pequeño grupo de estudiantes llegaron frente al Ministerio, desplegaron una pancarta en la que estaba escrito: “Tu escuela mata. Lo pagarás caro, lo pagarás todo. Detener la alternancia entre la escuela y el trabajo». Mientras tanto, otro joven gritaba con un megáfono: «Nosotros no somos los delincuentes, los delincuentes son los que mataron a Lorenzo, ellos son los que están en el gobierno».

Ya vemos que la respuesta del gobierno italiano de Mario Draghi, ex presidente del Banco Central Europeo entre 2011-2019, fue la decisión de enviar a la policía para abrirles literalmente la cabeza a chavales y chavalas menores de edad en la ciudad de Turín pocos días después igualmente. El desarrollo de estas cuestiones de contratos de prácticas y formativos, tienen distintas expresiones según el país europeo, aunque habitualmente son los países mediterráneos quienes cumplen unas condiciones más sangrantes de explotación a la juventud empujada al abismo laboral sin ninguna clase de conocimiento para defender sus derechos.

Este es otro capítulo más de cómo el capitalismo obtiene beneficios económicos a cualquier precio, incluido, por supuesto, el de nuestras propias vidas. El neoliberalismo solo funciona como sistema generador de riqueza a costa de pobreza y muerte, y conocer estas situaciones en otros países nos ayuda a establecer alianzas y solidaridad con otras personas estudiantes y obreras.

Comparte y difunde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad