Alfon ingresa en prisión

El pasado 17 de junio el Tribunal Supremo confirmó la sentencia que condenaba a Alfonso Fernández, Alfon, a cuatro años de cárcel por portar un artefacto explosivo casero el día de la huelga general del 14 de noviembre de 2012, ordenando su busca y captura para su ingreso en prisión.

Esta ha sido la última etapa de un proceso en el que se han denunciado multitud de irregularidades, desde el momento de su detención hasta su ingreso en prisión. Alfon siempre ha negado que llevara la mochila con explosivos (que, a fin de cuentas, sólo contenía una pequeña botella con gasolina y algún petardo) y ha denunciado que se trata de un montaje policial enmarcado en la persecución sufrida por el grupo Bukaneros, a cuyos miembros le pidieron señalar para no ser encausado. Durante el juicio, en el que salieron a relucir los ficheros ilegales que tiene la policía de activistas y los seguimientos a los que se someten a militantes, fue preguntado numerosas veces sobre su ideología (e incluso se tuvo en cuenta la proximidad a los movimientos sociales de su abogado), valorándose más su compromiso político que la existencia de pruebas.

alfondetencion-muro00También se ha denunciado la celeridad del Tribunal Supremo en confirmar la sentencia condenatoria, mucho más rápido que en la mayoría de otros casos, y que la Audiencia Provincial dictara la orden de ingreso en prisión el mismo día que se conociera la sentencia sin dar lugar a que Alfon se entregara voluntariamente, como es habitual.

Ante esta orden de ingreso, compañeros/as, amigos/as y familiares de Alfon dieron un emotivo ejemplo de solidaridad creando un muro humano, al estilo de los Herri Harresia vascos, con el que le arroparon y visibilizaron la detención. Medio millar de personas esperaron en la Parroquia de San Carlos Borromeo de Vallecas, al grito de ¡Alfon somos todos/as! a que aparecieran veinticuatro furgones de antidisturbios a llevárselo.

Alfon

Como expresó Bukaneros en su comunicado, “Un sentimiento contradictorio, ha presidido estos días para todos los que hemos vivido este caso de cerca. Al enorme sentimiento de rabia e injusticia, le ha correspondido uno igual de superlativo de orgullo y compañerismo. Son situaciones que definen a un barrio, a un colectivo, a una persona. Toparse con la realidad de que un amigo, un compañero, va a verse privado de libertad por unos años, no es sencillo de asimilar. Pero en Vallekas, aprendimos a luchar contra las injusticias y a levantarnos una y otra vez; y esta vez, por muy injusta que nos parezca no va a ser menos.”

El último ejemplo de esa noche, nos lo dio el propio Alfon, cuando al ser introducido en el coche policial para ser trasladado a prisión gritó a sus compañeros/as: ¡No tengáis miedo!

Carta de la familia de Alfon

Esta carta va dedicada a quienes defendieron a Alfon sin un vínculo de sangre, a quienes pasaron las noches en vela realizando acciones, sin presentarse ni dar su nombre, a quienes escribieron comunicados, realizaron cada foto y cada video, a aquellos que organizaron conciertos y compusieron canciones, va dedicada a aquellas personas anónimas que desde el 14 de noviembre de 2012 hasta el 17 de junio de 2015 resistieron a nuestro lado sin condiciones.

Este pasado miércoles nos arrebataron a nuestro hijo, hermano, sobrino, primo y nieto, nos arrancaron a Alfonso de nuestros brazos pero, recordad, tuvieron que arrancárnoslo porque ninguno de vosotros, de todos los que os convertisteis en Alfon ese día, disteis un paso atrás, porque todos y cada uno de vosotros ese 17 de junio escribisteis parte de la historia de este pueblo ese día hicisteis de un bloque un puño, de la tristeza lucha y de la rabia, rebeldía.

Gracias diría cualquier persona, pero esa palabra no abarca lo que merecéis al haber demostrado tanto coraje y amar, gracias no sirve para todos vosotros, quienes llenasteis nuestra casa, nuestro corazón y nuestras calles. Gracias es una palabra minúscula para quienes luchan día a día por la libertad, la justicia y la igualdad. Y es que  vosotros habéis sido nuestro motor y apoyo, y nuestra fortaleza, será el resultado de vuestro esfuerzo. No daremos un paso atrás, no callarán nuestras voces porque nos habéis dado piernas con las que avanzar y voces con las que gritar ¡Alfon libertad!

 

Comparte y difunde