‘Los Sonidos de mi Barrio’: Entrevista a Yassine

“Los Sonidos de mi Barrio” es un programa de Radio Enlace (107.5 FM) y la Fundación Raíces, un espacio donde l@s chaval@s hablan y son escuchados.

En esta entrevista Yassine nos habla de su viaje desde Tánger hasta Madrid, de rap, de policía, de peleas. A través de sus palabras descubrimos la fuerza que lleva al ser humano a superar todos los obstáculos que malnacidos de aca y de allá imponen a los/as que nada tienen.

A los 18 te tiran del centro
durmiendo en el metro
te juzgan sin tener conocimiento
nadie te abre la puerta y te dice pa’ dentro.
El juez te mira con cara de marroquí
ya te quiere meter pa’ dentro
yonkis bebiendo tinto,
niños esnifando pegamento,
el rico esnifando perico.
Crecí entre maleantes,
ahora robo sólo para que nadie cante,
por la pasta te falla tu gente.
Calabozos llenos de pobres,
es agobiante. Olíamos bastante
rumanos y moros, carteristas.
Salgo y sigo con mis boxeadores
y ladrones fumando en todos los rincones.
Pensando en hacer mansiones
o camiones llenos de iPhones,
menores con cerebro de mayores.
Se mueven como ratones
haciendo money.
Con tu panda te crees oso panda.

En menos de un minuto, en tu canción, has hablado de muertes de niños, de pegamento, del riski, que es subirse al barco para cruzar el estrecho ¿No?, palizas de la policía, pero ¿A qué edad comienza esto?

Yo empecé a bajar a los 11 años.

¿Cómo empezaste a rapear?

Yo escucho rap y sé cuando una persona está cantando algo real o cuando se lo está tirando, a mí me gusta el rap real en el que las historias son reales, no en el que se habla de dinero, bitches, coches, fama, glamour…

¿En que te ayuda el rap?

Todo lo que pasé de pequeño, toda la mierda, nunca me ha salido soltarlo y me ha gustado soltarlo en el rap porque esta música viene de este mundo, de la pobreza, de la gente que lo pasa mal, la gente que está metida en las drogas.

Vamos a empezar desde el principio si te parece, tú vivías en Tánger, cuéntame un poco

A nosotros en el colegio los profesores nos pegaban, así normal que odies los estudios, al mismo tiempo escuchábamos de gente que bajaba al puerto, se iba, pasaban años y volvía mejor así que pensé ‘a tomar por culo los estudios’.

Claro, tú relacionabas los estudios con el sufrimiento y el dolor ¿no?

Claro, además llegué hasta 4º de primaria y los libros eran caros así que mi madre me dijo que yo sabría lo que hacía.

Y me decías que a los 6 años ya bajabas al puerto.

Claro es que con 6 años ya hay gente que sabe lo que hay, depende mucho de la situación, con que gente vives, lo que escuchas y ves diariamente, te hace abrir la mente.

¿Cómo era un día en el puerto?

Nosotros nos metíamos en el puerto y cuando la policía nos empezaba a perseguir y al primero que enganchaban lo metían al furgón y le metían de palizas, así todos los días.

¿Perdiste a algún amigo?

Si perdí a un amigo de 11 años, un día se estaba escapando de la policía y venía un autobús que no frenó y le pasó por encima.

¿Y dónde os metíais? ¿En los camiones?

Yo me solía meter en los autobuses porque tienen escondites más jodidos pero es más difícil que te pillen, aunque ya se las saben. Al final lo conseguí aunque estuve dos veces cerca de morir porque una vez me caí del autobús mientras estaba arrancando y me tuve que meter en medio y escaparme de las ruedas.

Nosotros nos metiamos en el autobús cuando aún estaba en la ciudad y una vez en el puerto salíamos para buscar otros huecos.

Es peligroso porque te puedes caer en marcha o también hay buses que bajan la suspensión y te puede aplastar.falta

Y lo conseguiste al final

Sí, estuve 3 años intentandolo hasta que conseguimos llegar a Algeciras, tuvimos suerte porque en el camino salimos y una gente del barco nos dio comida. Cuando llegamos a Algeciras, que yo iba con mi primo, nos llevaron al centro de menores.

¿Aquí empiezan otros problemas?

Si, nosotros cuando lo escuchamos pensábamos que era la ostia, pero al llegar vimos que hay educadores que son buenos y algunos chavales que son problemáticos y que hay peleas diarias, porque les miras mal, te volcaban la cama. Yo me acabé escapando porque habia mucha gente y teníamos que pelearnos todos los días. Mi primo se fue a Barcelona porque un paisano le ayudó y le compró un billete. Yo conseguí dinero y 4 días después me fui a Madrid.

Madrid me gustó al principio, me pilló la policía y me llevó al centro de hortaleza, esto fue en 2007, ahí estaba bien pero en todos los centros hay chavalines que no tienen la cabeza centrada y siempre hay peleas.

Tus letras hablan mucho de violencia y rechazo: en el colegio, en el puerto con la policía, en el centro de menores, en el juzgado y parece que el único sitio que le queda al niño es la calle dónde está libre de la sociedad adulta.

Así es, la gente muchas veces juzga sin tener conocimiento, ven a un niño tirado en la calle y dicen que es malo, que es un ladrón, el chaval pide y no le dan y ¿cómo va a conseguir comida? Si es que somos personas, no somos animales tio.

Hay un momento de la canción en la que hablas del calabozo y no dices delincuentes sino que dices un “calabozo lleno de pobres”

Claro, digo pobres porque esa gente ha seguido ese camino, no porque ha querido sino porque necesitaban dinero, porque no tenían otra forma, una vez que ves una forma de hacer dinero…

¿Tienes pensado seguir rapeando?

Si, cuando me dijeron de venir a hacer la entrevista pensé en hacer otro tema contando mis historias ya que os ha gustado mi música.

Éramos cuatro todo el día bajando al puerto
todo el día nos sacaban del pescuezo
todo el día queríamos cruzar el estrecho
todo el día nos dejaban sin almuerzo.
de lo que he vivido no me olvido.
entre esas ruedas he perdido un amigo.
El que estaba al lado tuvo suerte,
que Dios hizo al policía no verle.
A mi me sacan delante de los turistas
como siempre una sonrisa, al giro de la esquina me daban de palizas.
El que corre y corre te aseguro que es el hijo del pobre.
Estoy en busca de pan
aunque haya bang bang
[…]
Mi madre me decia
hijo deja de esnifar esa porquería,
le digo: así aguanto golpes de la policía
esa gente tiene más que sangre fría

Comparte y difunte