Loro Parque y el cautiverio de animales

El pasado mes de julio publicamos el artículo “Cárceles de agua: historia y consecuencias del cautiverio de mamíferos marinos” (www.todoporhacer.org/carcelesdeagua), en el que hacíamos un repaso al origen yblack-fish actualidad de este tipo de centros en el mundo y en el Estado español. Pocos días después de su publicación, recibíamos en el correo electrónico un comunicado de Loro Parque, la empresa gestora del zoo-acuario del mismo nombre situado en Tenerife, en respuesta al artículo. Hemos decidido publicar en nuestra web dicho comunicado junto con la respuesta al mismo redactada por la autora, porque creemos que deja bastante claro tanto el interés de la empresa por defender su negocio por encima de todo, como nuestra postura frente a un negocio que se basa en el encarcelamiento y la tortura.

Comunicado de Loro Parque

El 1 de julio de 2016 apareció una nueva publicación denominada Cárceles de agua: historia y consecuencias del cautiverio de mamíferos marinos en el portal www.todoporhacer.org.

Respecto a las afirmaciones realizadas a lo largo del texto, que consideramos infundadas y fruto del desconocimiento, deseamos informarles de nuestra postura:

  • La historia del suicidio de la primera orca en cautividad no refleja fielmente lo que sucedió. En primer lugar, habría que explicar que encontrar una orca solitaria no es nada habitual, y que se pueda capturar de forma sencilla tampoco. Así tiene sentido que se tratara de una orca enferma y desorientada, por lo que la muerte en unos pocos días no resulta sorprendente. Los resultados de la necropsia hablan de neumonía y gastroenteritis como causas de la muerte, y no heridas traumáticas. En este sentido, la explicación del suicidio es, cuando menos, absurda.
  • La afirmación de que Morgan yace inerte durante «largos periodos» es inexacta, salvo que le redactor considere unos minutos como un largo periodo de tiempo.
  • De igual modo, la afirmación de que esa acción representa apatía es una suposición, y se ha explicado que el animal lo hace de forma voluntaria y no tiene que ver con este estado de ánimo.
  • Decir que «podría llevarla a la muerte» es una afirmación incoherente con el conocimiento científico, ya que existen registros de cetáceos varados varios días que se reflotaron exitosamente. La idea de que colapsan sus órganos internos por la presión que soportan de su propio peso es ridícula en animales que soportan presiones de más de 30 atmósferas cuando se sumergen para cazar.
  • Declarar que Morgan «se extravió» de su familia cuando apareció a más de 2.000 km del lugar donde se supone debería estar su grupo original parece un intento de minimizar el hecho de que probablemente estaba sola desde hacía meses.
  • Afirmar que las razones por las que Morgan no podía ser devuelta al mar eran porque «hacía demasiado frío para seguirla en barco» demuestra un total desconocimiento del caso de esta orca. La decisión fue tomada por 7 científicos expertos y ninguno de ellos adujo una razón tan absurda. La razón fundamental era el desconocimiento del grupo familiar de Morgan y la imposibilidad de localizarlo.
  • Decir que se localizó al posible grupo de orcas del que Morgan se había extraviado es completamente falso. Nadie, ni siquiera Free Morgan Foundation, ha afirmado jamás tal logro.
  • Otra muestra total del desconocimiento del caso es decir que la sentencia final fue se sustentó en la sordera de Morgan. La sordera no fue un factor valorado en la apelación del Tribunal Supremo de Holanda porque en ella se evaluó que las autoridades Holandesas hubieran tomado la decisión adecuada con las pruebas que se conocían en ese momento. Y así fue, el Tribunal Supremo de Holanda dio la razón a la Administración cuando se determinó que Morgan no era liberable.
  • La afirmación de que «salió convenientemente a la luz que Morgan podría padecer sordera» parece insinuar de manera insidiosa que esa información es falta y fue creada intencionadamente. El redactor debería consultar la información científica respecto a la sordera de Morgan antes de atreverse a hacer insinuaciones de este calibre.
  • El lugar a donde finalmente se envió a Morgan fue decidido por el Gobierno de Holanda; no había ninguna otra alternativa ya que no existe ningún santuario para orcas o cetáceos en ningún lugar del mundo. La única alternativa que contemplaba el gobierno de Holanda era la eutanasia de Morgan.

Nos mantenemos a su disposición por si desean conocer más detalles del caso de Morgan y quieren acceder a documentación científica elaborada por profesionales y expertos independientes.

Atentamente,

El equipo de Loro Parque

Respuesta de la autora

Estimados/as explotadores/as de orcas de Loro Parque:

Soy la persona que ha redactado el artículo aparecido en el portal www.todoporhacer.org, acerca del cual emitieron ustedes recientemente un comunicado. Les respondo a título personal, asumiendo que cualquier inexactitud que se haya podido cometer es imputable a mí y no a la publicación Todo por Hacer. Afortunadamente, los principios y características de dicha publicación no me requieren rendir cuentas a nadie, guiarme por ningún tipo de estrategia de marketing ni de lavado de imagen, ni he de acogerme a ninguna clase de fingida objetividad. Por tanto, pueden dar por hecho que, tanto mi artículo como mi respuesta hacia su comunicado, constituyen de principio a fin un juicio de valor hacia las actividades que su negocio lleva a cabo. Esto no implica, no obstante, que las afirmaciones realizadas en el artículo no estén basadas en hechos demostrables o fuentes fiables, y que no esté dispuesta a rectificar en caso de que alguno de los datos ofrecidos sea incierto. No soy científica, pero conozco el caso y su versión pública de los hechos. Sencillamente, dudo de su veracidad y de su motivación como compañía explotadora que son, y considero que la duda es un problema político que debería resolverse siempre a favor de la oprimida y nunca a favor de una empresa millonaria.

Obviamente, al igual que ustedes, tomamos la información que nos resulta interesante para avalar nuestra tesis y nuestras opiniones. Pero, al contrario que ustedes, no ganamos nada, no tenemos ningún interés egoísta en juego, no disponemos de un equipo de Relaciones Públicas ni lo necesitamos. Por todo ello, no pueden pretender, por muchos comunicados que nos envíen, que estemos en igualdad de condiciones al expresar nuestra opinión. La nuestra no se compra ni se vende.

Dicho esto, y aunque entiendo que ustedes ya cuentan con los suficientes recursos para obtener esta información sin mi ayuda, voy a dedicar un valiosísimo tiempo de mi vida a recopilar las fuentes consultadas durante la realización del artículo, así como a desglosar y matizar para ustedes cada punto que citan en su comunicado:

  • La historia del suicidio de la primera orca en cautividad no refleja fielmente lo que sucedió. En primer lugar, habría que explicar que encontrar una orca solitaria no es nada habitual, y que se pueda capturar de forma sencilla tampoco. Así tiene sentido que se tratara de una orca enferma y desorientada, por lo que la muerte en unos pocos días no resulta sorprendente. Los resultados de la necropsia hablan de neumonía y gastroenteritis como causas de la muerte, y no heridas traumáticas. En este sentido, la explicación del suicidio es, cuando menos, absurda.

Como ustedes sabrán, no siempre la información que se hace pública sobre un animal no humano capturado se corresponde al cien por cien con la realidad, y siempre será mejor para la imagen de un negocio reportar una neumonía que un suicidio. Si bien la autopsia de Wanda reveló varias enfermedades que probablemente preexistían -incluyendo una fractura de mandíbula, por cierto, aunque se afirma que era previa al incidente-, el propio informe reconoce que el estrés de la captura y confinamiento pudo agravar la condición. Del mismo modo, Marineland of the Pacific publicó lo siguiente sobre los últimos momentos de la vida de Wanda: At 8:30 AM on 20 November, the whale became violent and after encircling the tank at great speed and striking her body on several occasions, she finally swam into a flume way, convulsed and expired”.

Efectivamente, afirmar que la causa de la muerte de Wanda fue un suicidio es una interpretación de estos datos. Pero no es ni más ni menos “absurda” que la interpretación de ustedes de que no pudo serlo.

FUENTE:

http://www.marinelandofthepacific.org/animalcollection/killerwhales.html

  • La afirmación de que Morgan yace inerte durante «largos periodos» es inexacta, salvo que le redactor considere unos minutos como un largo periodo de tiempo.

Sí, esta redactora considera que unos minutos fuera del agua para un animal acuático son un largo periodo de tiempo.

  • De igual modo, la afirmación de que esa acción representa apatía es una suposición, y se ha explicado que el animal lo hace de forma voluntaria y no tiene que ver con este estado de ánimo.

Efectivamente, afirmar que Morgan sufre apatía es una suposición. También es una suposición afirmar que no la sufre. En este último caso, una suposición que, de ser errónea, conduciría a la prolongación de su sufrimiento. Puesto que el sufrimiento físico y emocional son experiencias individuales y solitarias, la capacidad para comprenderlo y compartirlo cuando es ajeno es limitada. Ni ustedes ni yo podemos sacar conclusiones exactas sobre los sentimientos de otro individuo. Solo podemos aspirar a empatizar con él y a hacer suposiciones basadas en la observación y en nuestra propia experiencia como mamíferos, animales sociales e individuos sintientes -tres condiciones que compartimos con las orcas y nos pueden ayudar a ponernos en su lugar-. En mi caso, las suposiciones que hago son completamente desinteresadas. Dudo que puedan atreverse a decir lo mismo de las suyas.

Como expuse anteriormente, opino que la duda sobre el sufrimiento debería ser tenida en cuenta siempre a favor de quien podría estar sufriendo y no de quien podría estar beneficiándose de esa duda.

No obstante, admiten ustedes la voluntariedad en los actos de Morgan, le reconocen agencia, aunque ni ustedes ni yo sepamos a ciencia cierta por qué su voluntad le lleva a quedarse varada, que es el “comportamiento natural” que según ustedes reproduce. Como consecuencia a este reconocimiento de la voluntariedad del acto, y dado que en la naturaleza muchos “varamientos voluntarios” conducen a la muerte, se podría inferir que existe la posibilidad de que Morgan estuviera voluntariamente intentando acabar con su vida, o al menos con su sufrimiento y cautiverio. Yo podría admitir la posibilidad de que Morgan se varase voluntariamente por puro gozo como ustedes intentan transmitir, y aún así la sola duda me inclinaría éticamente a darle más importancia a la posibilidad de que sea un signo de sufrimiento.

  • Decir que «podría llevarla a la muerte» es una afirmación incoherente con el conocimiento científico, ya que existen registros de cetáceos varados varios días que se reflotaron exitosamente. La idea de que colapsan sus órganos internos por la presión que soportan de su propio peso es ridícula en animales que soportan presiones de más de 30 atmósferas cuando se sumergen para cazar.

Como acabo de decir, mi enfoque es ético y político, no tengo ningún reparo en admitir que carezco de conocimientos avanzados sobre la fisiología de las orcas y que por tanto puede haber inexactitud en los datos reflejados sobre la manera en la que una orca puede morir. Me limito a recoger manifestaciones aparecidas en múltiples medios, si bien es cierto que en ellos no se cita una fuente científica concreta. Entiendo que la información publicada en periódicos y webs procede en gran parte de organizaciones animalistas que, en cualquier caso, me merecen mucho más respeto y credibilidad que ustedes. A modo de ejemplo, algunos de los medios que han citado la posibilidad de que los órganos internos de Morgan pudieran verse dañados por el peso de su cuerpo son: elcomercio.pe, noticias.terra.es y lavanguardia.com.

No obstante, en el protocolo de actuación para varamientos de animales marinos publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se incluye como primer factor biológico a tener en cuenta en los varamientos de animales vivos el tamaño del animal: “en el varamiento de animales de gran tamaño (…), la integridad física de estos animales se ve gravemente comprometida por el aplastamiento de la cavidad torácica”.

FUENTE:

www.magrama.gob.es

  • Declarar que Morgan «se extravió» de su familia cuando apareció a más de 2.000 km del lugar donde se supone debería estar su grupo original parece un intento de minimizar el hecho de que probablemente estaba sola desde hacía meses.

Desde mi punto de vista, son ustedes quienes están minimizando mi posicionamiento sobre el extravío de la orca. Bajo cualquier lógica posible, cuantos más kilómetros y más meses de soledad, más extraviada estaba y más me duele e importa el sufrimiento que haya podido experimentar. Supongo que desde su perspectiva antropocéntrica les costará comprender que para alguien la historia de Morgan previa a la intervención de Loro Parque sea importante por sí misma. Independientemente de las circunstancias en las que se produjera la separación de Morgan de su familia, el hecho en sí constituye para mí una potencial tragedia importante en la vida de esta orca, una tragedia de la cual ustedes están sacando tajada.

  • Afirmar que las razones por las que Morgan no podía ser devuelta al mar eran porque «hacía demasiado frío para seguirla en barco» demuestra un total desconocimiento del caso de esta orca. La decisión fue tomada por 7 científicos expertos y ninguno de ellos adujo una razón tan absurda. La razón fundamental era el desconocimiento del grupo familiar de Morgan y la imposibilidad de localizarlo.

  • Decir que se localizó al posible grupo de orcas del que Morgan se había extraviado es completamente falso. Nadie, ni siquiera Free Morgan Foundation, ha afirmado jamás tal logro.

En este punto me limito a citar una de las explicaciones que los expertos esgrimen en el informe que ustedes mismos/as publican: “Transporting and releasing her to a once found and followed pod would be hazardous to impossible (especially in rough winter weather conditions)”. Conozco perfectamente la versión de Loro Parque del caso. Como comprenderán, no son ustedes la fuente más desinteresada del mundo. Aun así, con toda prudencia y desconfianza, podríamos asumir que las personas que realizaron esta investigación y sacaron estas conclusiones lo hicieron con sus mejores intenciones y no esperaban ni deseaban para Morgan este destino. Por tanto, aunque las variables éticas no sean muchas veces tenidas en cuenta en el método científico, puedo admitir que no estoy en posición ni cuento con el conocimiento suficiente para rebatir los argumentos de este informe, aunque algunos no me parezcan muy convincentes –el menos convincente para mí es el que cito, y por ello lo escogí a modo de ejemplo para exponer mi postura-.

Con todo, considero que la utilización de dicho informe -y de todos los demás argumentos científicos- por parte de Loro Parque, responde a intereses económicos y no de bienestar de la orca, tal y como se trata de mostrar. Incluso asumiendo que todo lo que afirman los científicos fuera cierto y fueran razones empíricas para hacer imposible la liberación de Morgan, seguirían sin justificar de ningún modo su exhibición y utilización en espectáculos.

FUENTE:

http://www.loroparque.com/morgan/descargas/2010_11_ConsultaExpertos/Wetenschappelijk_rapport_orka_Morgan15_2.pdf

Respecto a la posible localización del grupo de Morgan, una de mis principales fuentes es, de nuevo, la propia web de Loro Parque. Ustedes explican que Orca Coalition encontró una coincidencia del 65% entre el lenguaje de Morgan y el de un grupo de orcas del Atlántico Norte. Según la propia organización, esta coincidencia era del 77%. Es por esta inexactitud por lo que en mi artículo se califica la localización de la familia de Morgan como algo “posible” y no como un hecho consumado.

FUENTES:

http://www.loroparque.com/morgan/

www.orkacoalitie.nl/2011/09/28/family-of-morgan-found-with-77-certainty/

  • Otra muestra total del desconocimiento del caso es decir que la sentencia final fue se sustentó en la sordera de Morgan. La sordera no fue un factor valorado en la apelación del Tribunal Supremo de Holanda porque en ella se evaluó que las autoridades Holandesas hubieran tomado la decisión adecuada con las pruebas que se conocían en ese momento. Y así fue, el Tribunal Supremo de Holanda dio la razón a la Administración cuando se determinó que Morgan no era liberable.

  • La afirmación de que «salió convenientemente a la luz que Morgan podría padecer sordera» parece insinuar de manera insidiosa que esa información es falta y fue creada intencionadamente. El redactor debería consultar la información científica respecto a la sordera de Morgan antes de atreverse a hacer insinuaciones de este calibre.

En ningún momento se sugiere, puesto que no se cuenta con una base para hacerlo, que la sordera de Morgan sea falsa. Sí se manifiesta de forma implícita y totalmente legítima una desconfianza hacia las instituciones jurídicas y las grandes corporaciones como la suya -¿Qué parte de que este artículo aparece en una “publicación anarquista” no han entendido?-. Ustedes mismos/as en su cronograma del caso relacionan en el tiempo la confirmación de la sordera de Morgan con el rechazo a los últimos recursos de Orca Coalition.

FUENTE:

http://www.loroparque.com/morgan/

Aunque la sentencia final no se sustentara explícitamente en la sordera de Morgan –cosa que no se afirma en ningún momento en mi artículo o al menos no se pretende así-, desde mi punto de vista existe la posibilidad de que esta coincidencia en el tiempo se debiera a un uso estratégico de la información por parte de Loro Parque y que esto influyera de manera más o menos determinante en el desarrollo de los acontecimientos.

  • El lugar a donde finalmente se envió a Morgan fue decidido por el Gobierno de Holanda; no había ninguna otra alternativa ya que no existe ningún santuario para orcas o cetáceos en ningún lugar del mundo. La única alternativa que contemplaba el gobierno de Holanda era la eutanasia de Morgan.

Respecto al último punto, en vista de su altruista compromiso en el cuidado de los animales y su preocupación por el bienestar de los mismos, sólo puedo hacerles una sugerencia: si tan benevolentes son sus intenciones, y tan límpido y cristalino su negocio, dejen de gastar dinero en RRPP y lavado de imagen y gástenlo en construir ese santuario de orcas que aún no existe en el mundo. Curiosamente, si el mundo necesita santuarios de orcas es en gran parte porque existen negocios como el suyo que les roban la libertad, las reproducen y las reducen a objetos de exhibición. Para esta misión de construcción de santuarios, quizá, también podrían serles de ayuda los más de 50 millones de Euros anuales que facturan explotando animales.

FUENTE:

ranking-empresas.eleconomista.es/LORO-PARQUE.html

Sin más, quedo eternamente agradecida por el comentario de texto que me han hecho, que probablemente en una clase de literatura del sistema LOGSE les habría otorgado un aprobado raso; pero sepan que carecen ustedes de la capacidad para dilucidar mis verdaderos propósitos y sentimientos hacia su negocio, y que como autora de este artículo no he reflejado ni la mitad de los mismos. Así que, para disipar toda duda, les aclararé que sí soy insidiosa, soy tendenciosa y soy subjetiva, que no les debo ni les tengo ningún respeto. No pueden esperar menos, haciendo lo que hacen. Lo que tendría que extrañarles es que aún quede gente que les crea, gente que confíe en sus intenciones y las de las instituciones que les avalan y que no espere lo peor de ustedes y de cada palabra que dicen. Quedo a su entera disposición para seguir intentando con todas mis fuerzas que esa gente abra los ojos y vea en ustedes lo que realmente son, hasta que todo lo que quede en este mundo de su industria sea un doloroso recuerdo.

Y saludos cordiales también al Gobierno de Holanda.

 

Comparte y difunde
  • 2
    Shares