Encuentro internacional “La economía de los trabajadores”

El pasado 31 de enero y 1 de febrero tuvo lugar en Marsella(Francia) el primer encuentro de “La economía de los trabajadores” en el que alrededor de 200 personas de una docena de países se dieron cita para compartir experiencias en el campo de la autogestión obrera y el empleo cooperativo, desarrollando los debates bajo la premisa de la posibilidad de extender esta práctica a modo de alternativa al modelo capitalista de producción en Europa. Los/as organizadores/as toman el ejemplo de este tipo de encuentros a los ya celebrados en Sudamérica al calor de las Fabricas Recuperadas argentinas, un conjunto de empresas que durante la crisis de 2001 pasaron a ser controladas y gestionadas por sus trabajadores/as, en la actualidad son cerca de 300 empresas y 15000 trabajadores/as bajo régimen de autogestión. Desde España acudieron la Red de Colectivos Autogestionados(RCA) de Madrid, el Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión(ICEA) y el sindicato CGT. Entre los participantes del evento, además de los/ as trabajadores/as y sus respectivos proyectos, encontramos organizaciones sindicales, académicos/as y organizaciones que promueven y estudian la autogestión.

¿Puede este modelo también constituir una solución viable en Europa, no sólo para el crecimiento del desempleo y la pobreza, sino también a la propia explotación y la alienación que se encuentran en el núcleo de la producción capitalista?

Esta sería la cuestión principal que se trató de abordar en el encuentro, por lo que va más allá de la mera promoción de otro modelo de gestión empresarial, poniendo los proyectos de autogestión como eje de una alternativa real y actual al modelo productivo capitalista al completo, una respuesta integral desde los centros de trabajo. Una postura que al calor de la crisis, los despidos, EREs y cierres de fábricas cobra más sentido que nunca. Una alternativa que no está exenta de riesgos y sacrificios, pero que se aparece como una necesidad ante la problemática del paro y la exclusión social.

El espacio donde tuvo lugar el encuentro no podía haber sido mejor escogido: Fralib, una fábrica de procesamiento de hierbas(tés) y empaquetado, cuyo propietario (el gigante Unilever) trasladó hace 3 años toda la producción al extranjero para abaratar costes. Ante ello la respuesta de los 80 trabajadores/as fue la ocupación, campañas de boicot y protestas. Tras el encuentro, los/as trabajadores/as reanudaron la producción y ahora se encuentran estudiando la manera de llevar la capacidad de producción al máximo. Fralib es una de un puñado de fábricas europeas que, con o sin un discurso radical o de transformación, se han desplazado hacia la autogestión de los/as trabajadores/as de la producción.

Además de Fralib también podemos mencionar la presencia de Pilpa, una fábrica ocupada de helados, Officine Zero y Rimaflow en Italia y el conocido proyecto griego de Vio.me dedicado a la producción de detergentes ecológicos. Quizás sea Vio.Me uno de los ejemplos más sonados a nivel europeo en los últimos años. Una empresa recuperada tras una lucha de los/as trabajadores/as que supieron además socializar su conflicto, siendo la solidaridad de los movimientos sociales en general y del libertario en particular uno de los puntos fuertes de este proyecto. Todo esto bajo el contexto de una situación económica y política como la griega, quizás el país europeo que más ha sufrido la crisis.

Quien no arriesga no gana

encuentroReanudar la producción de una fábrica ocupada es un proceso complicado, tanto a nivel burocrático como a nivel político, haciendo de estos proyectos algo más que una gestión económica distinta, si no un proyecto político de transformación social. De ahí la importancia de este tipo de encuentros, en los que la experiencia propia de cada proyecto tanto puede aportar a los demás a la hora de superar las distintas trabas que aparecen por el camino. Las experiencias de ocupación de fábricas y autogestión son tan diversas como los contextos políticos, económicos e históricos en los que ocurren. Usualmente, los/as trabajadores/as deben lidiar con una unidad de producción obsoleta o que produce mercancías que no tienen ninguna demanda. El ingenio y la creatividad de los/as trabajadores/as en estos casos, y lo que es más importante, la estrecha cooperación con la comunidad, puede ayudar a reconvertir la producción hacia productos más útiles y respetuosos con el medio ambiente. Algunos de los desafíos habituales que deben enfrentar las fábricas ocupadas son la represión estatal, grandes trabas burocráticas, falta de un marco institucional apropiado, y la hostilidad de los/as antiguos/as dueños/as, los partidos políticos y los sindicatos burocráticos.

Control obrero y socialización comunitaria

¿Cómo pueden los/as trabajadores/as proteger el carácter radical del experimento y evitar convertirse en una empresa capitalista cooperativa guiada por el principio de ganancia o usando trabajo asalariado?

En torno a esto, muchos/as participantes resaltaron la importancia de las relaciones cercanas con la comunidad. No es suficiente que la producción esté bajo control de los/as trabajadores/as, aunque sí es un primer paso necesario para romper el círculo vicioso de explotación capitalista. La producción también debería ser controlada socialmente; debería ser sensibilizada en materia de política del medio ambiente y fundada en los valores del respeto y la solidaridad. Un puente se construye así entre el control obrero y el control social de la producción.

Cuando se trata de crear una actividad económica humana basada en la igualdad y en la solidaridad, no hay reglas preestablecidas. La imaginación de los/as trabajadores/as y su voluntad de luchar por un mundo mejor son los límites. El evento de “La Economía de los Trabajadores” en Fralib inspiró y motivó a todos/as los/as involucrados/ as, y quizá haya desencadenado la creación de un movimiento europeo amplio por la ocupación de los medios de producción y por una auténtica autogestión obrera.

Por ahora, todos los contenidos y grupos colaborativos que han surgido de este encuentro han creado el portal en internet www.workerscontrol.net, un recurso multilingüe dedicado al estudio y promoción de la autogestión obrera.

Comparte y difunde